lunes, 26 de septiembre de 2016

Deberes, exámenes y Técnicas de Estudio

No me gustan los deberes en el colegio. Recuerdo, aún con sudores, las tardes y tardes que me pasaba haciendo deberes en mi casa cuando iba al cole. El peor año para mí fue 6º de EGB (sí, lo sé, ¡EGB! ya soy algo viejuna). Teníamos una profesora a la que le encantaba poner deberes y trabajos, ese año me tocó en 3 o 4 asignaturas... ¡el infierno! Al final acabas cogiendo una manía horrorosa al colegio... ¡Ahora hasta la ONU recomienda eliminar los deberes en los colegios!

Odiaba estudiar y ahora, en cambio, me encanta aprender y hacer cursos. Me apuntaría a mil cosas, pero me faltan horas. ¿Qué ha cambiado? Que en el cole me obligaban y ahora lo hago por placer. Todos, desde niños, tenemos esa necesidad de aprender, pero en los colegios se encargan de aplastar esos deseos sobrecargando a los peques. 

Una de las cosas que me habrían ayudado en el colegio es haber tenido unas buenas técnicas de estudio. Ahora ha llegado a mis manos esta guía visual para ayudar a mi hijo con las técnicas de estudio


Víctor es muy pequeño aún y espero que tarde mucho en llegar a la época de exámenes y deberes (igual con suerte los colegios lo plantean mejor y cambian la manera de hacerlo). Pero como nos cuesta taaaanto cambiar, este libro seguro que nos ayuda a llevarlo mucho mejor.

Técnicas de Estudio es un libro lleno de colorido y gráficos que ayuda a la comprensión y facilita la consulta. Además está encuadernado de una manera que permite que, se abra el libro por la página que se abra, quede totalmente plano, así no necesitas sujetar ni aplastar el libro para que no se cierre mientras lo lees o tomas notas.


Es un libro muy completo que nos enseña la manera que tenemos de aprender, ayuda a definir y establecer obejetivos, a obtener información y trabajar con ella, a cómo se estudia en línea (cada vez hay más cursos y material online y éste tema es muy necesario), técnicas de estudio y de exámenes, da pautas para gestionar la ansiedad y un montón de recursos para llevar a cabo todo lo que nos va enseñando el libro.


Ésta guía visual da pautas sencillas para reducir el estrés de los estudios, aumentar la confianza de nuestros hijos y mejorar su aprendizaje. Es un libro de tapa dura de 256 páginas y con un precio estupendo (en Amazon está ahora por 18,90€).



Estoy empezando a ponerla en práctica con los cursos online que estoy haciendo, seguro que así los puedo aprovechar mejor y luego le podré enseñar a mi peque cómo hacerlo cuando le toque.

¿Qué piensas de los deberes en los colegios? ¿También te ha tocado sufrirlos?
Si te gusta lo que escribo puedes seguir mis desvaríos en Facebook.

viernes, 23 de septiembre de 2016

La Biblioteca de Víctor: El Lobo Hace Huelga

¿Qué te parecería si el personaje más malvado de todos los cuentos hiciera huelga? Pues ha pasado, el lobo feroz dice que está harto de ser el malo de la historia... ¿Cómo puede dejar tirados a todos los personajes de los cuentos?, ¿Qué ocurre con esos niños que están deseando que aparezca el lobo en las historias?


Boolino nos ha mandado éste cuento tan original: El Lobo Hace Huelga con unas manualidades y actividades para acompañar la lectura.


El cuento es de tapas duras y es para niños a partir de los 5 años. A Víctor le ha gustado mucho (¡¡¡ayer se lo leímos 3 veces!!!), aunque tiene un vocabulario un poco enrevesado para su edad: negociaciones, manifestación, consignas, mediador, parlamentar, delegación, huelguista... Son palabras que no conoce, pero que seguro acabará aprendiendo conforme le vayamos leyendo éste cuento.

Las manualidades le encantaron (la plastilina mola) y estuvimos entretenidos haciendo torres y figuras geométricas con los palillos y la plastilina.


Nosotros tenemos en casa varios cuentos donde el lobo es el protagonista y no hace el papel de malo, ¡hace bien en ponerse en huelga!

¿Qué cuentos conoces donde el lobo sea el malo? ¿Conoces alguno donde sea el personaje amable de la historia?
Si te gusta lo que escribo puedes seguir mis desvaríos en Facebook.

martes, 20 de septiembre de 2016

Los niños y el paso del tiempo

Para los niños es muy difícil situarse en el tiempo, controlar cuando es hoy, ayer, mañana, cuando será invierno, primavera, cuando es la hora de comer o la hora de cenar, o incluso lo que es una hora o 5 minutos.


Cada vez que Víctor me cuenta alguna vivencia suya siempre empieza por "Esta mañana...", da igual que haya ocurrido hoy, como ayer, como si ha ocurrido hace varias semanas o el año pasado, siempre es "Esta mañana". "Esta mañana cuando hemos ido al cine...", "Esta mañana cuando vinieron los Reyes Magos...", "Esta mañana cuando hemos cenado...".

Para ayudar a Víctor con eso, y además con las rutinas, estoy usando un calendario, un reloj y un temporizador.

El calendario lo tengo que hacer más bonito, lo sé, pero de momento me estoy apañando imprimiendo uno que viene con el word. Lo imprimo en blanco y negro porque mi impresora no es a color (snif) pero lo importante es que es grande y claro y para lo que lo uso me sirve.


Todos los días a la hora del desayuno le enseño el calendario, le digo mira, ayer fue lunes 19 y lo tacho con una X y hoy estamos a martes 20 y lo rodeo con un círculo. Aunque no se ve muy bien, he hecho una línea de puntos para separar el fin de semana y que así distinga cuando tiene colegio y cuando no. También voy marchando de manera especial los días que va a ocurrir algo, por ejemplo el día 8 que fue el primer día de cole, o el día 16 que volvía su padre de un viaje de trabajo (estuvo de viaje una semana), así también podemos contar los días que faltan para que llegue ese día especial. Es muy entretenido y didáctico.

El reloj lo uso sobre todo para la hora del desayuno y la hora de la cena (esta idea se la copié a mi amiga Vero, ji ji). Víctor entra en el cole a las 9, así que le voy indicando el tiempo que falta para que no tarde mucho con el desayuno. Las cenas eran desesperantes y se hacían eternas porque se entretenía mucho, se levantaba, hablaba y tardaba horas... ¡HORAS! en cenar. Ahora con el reloj es más fácil, a las 8 empezamos a cenar y a las 9 se recogen los platos, si no nos ha dado tiempo no pasa nada, mañana desayunaremos más.


El reloj es de los más baratos del Ikea, lo abrí y le metí un papel, de una pintura que hizo Víctor, para que destacase la franja importante: de 8 a 9. Le he explicado que la saeta importante es la pequeña, la que marca las horas. Cuando está en las 8 es hora de desayunar/cenar y cuando llega a las 9 ya tenemos que estar en el cole o tenemos que terminar la cena. No he querido cargarlo con más rutinas para que sea claro, igual más adelante pinto la hora del baño, la hora de la comida... de momento no lo he visto necesario.

Lo de mirar las horas más o menos lo controla por las veces que hemos leído el cuento de Aprendo Las Horas Con El Pequeño Lupo (no me cansaré de recomendar éste cuento, ¡nos encanta!).

Por último el temporizador, ya te conté que el truco de "cuando suene la alarma" nos va genial. Cuando compramos el reloj en Ikea aproveché la visita y cogí este reloj-temporizador (que también dice la temperatura y es despertador) que estaba muy barato y para lo que lo iba a usar me servía.


Cuando le digo "En cinco minutos vamos a merendar", pongo el temporizador y cuando suena la alarma viene a merendar sin peleas ni discusiones, deja de jugar y se pone a merendar. Además aunque todavía no controla el tiempo, cada vez es más consciente de lo que es 1 minuto, 5 minutos, 1 hora... al menos sabe lo que dura más y lo que dura menos.

Igual Víctor es todavía muy pequeño pero con estos pequeños trucos se sitúa mejor con el tiempo y a nosotros nos va mejor con sus rutinas.

¿Usas algún truco para que tu peque entienda el paso del tiempo?
Si te gusta lo que escribo puedes seguir mis desvaríos en Facebook.

sábado, 17 de septiembre de 2016

La caja que debería estar en todos los hogares

Este año Víctor ha empezado el colegio y aunque es muy pequeño hay varios temas que me rondan la cabeza y de lo que oigo mucho en las noticias: los abusos sexuales y el bullying. Son muchas horas las que voy a dejar a Víctor solo, sin mi supervisión, con muchos otros niños y profesores a los que todavía no conozco.

Cuando dejamos a nuestros peques en el cole no queremos pensar en que algo malo les vaya a pasar, pero no somos ciegos, las noticias aparecen día tras día... me pongo enferma solo de pensarlo.

Para prevenir que nada malo les ocurra debemos tener una buena comunicación con nuestros peques, para poder detectar los posibles problemas y ayudarles a solucionarlos.

Educo, una ONG de cooperación global a favor de la infancia y en defensa de sus derechos, acaba de sacar el Kit de Protección Educo para prevenir este tipo de violencia: abuso, acoso, bullying, ciberbullying... Nos presentaron el kit en un evento junto con Madresfera en la Ludoteca Veo Veo de Madrid.

Kit de Prevención Educo para familias con niños de entre 6 y 9 años

Acudí al evento con Víctor que se quedó encantado jugando en la ludoteca mientras yo escuchaba la presentación de la psicóloga Rocío Ramos-Paúl (la supernanny) y Educo. Lo primero que nos pusieron fue este impactante vídeo


Y es que los niños están cada vez más conectados y expuestos en las redes sociales, ya os contaba sobre esos peligros en el post del Encuentro de Familias Digitales y hay que saber hacer frente a esos peligros.

Educo ha sacado dos kits enfocados a familias con hijos de entre 6 y 9 años y niños de entre 10 y 12 años. Estos kits nos dan información, consejos y estrategias para que nuestros hijos expresen sus emociones, sepan detectar situaciones de violencia y sepan a quién dirigirse (personas de confianza y servicios de profesionales) si necesitan ayuda.

Kit de Protección Educo para niños de entre 10 y 12 años

Nosotros tenemos el kit para niños de entre 6 y 9 años. Víctor aún no ha cumplido los 4 años pero ya estamos poniendo en práctica algunos de los consejos. Los cuentos que vienen en el kit se los estoy leyendo todas las noches (varias veces) a petición suya.  Cada vez que se lo leo vamos hablando de los temas que trata, ampliando información, resolviendo dudas, preguntándole qué es lo que está entendiendo él del cuento... Y el mensaje va calando poco a poco.


También hemos pegado en la pared El Árbol De Las Emociones y cuando Víctor vuelve del cole le pregunto ¿qué tal has pasado el día? ¿qué pegatina ponemos en el árbol?. El primer día pusimos una pegatina amarilla: carita sonriente, lo había pasado genial y estaba contento. Al siguiente día una roja: carita triste/enfadada, un niño le había pegado y había llorado en el colegio así que estaba triste. Otro día me dijo que quería poner la pegatina gris: ni triste, ni contento, aunque se lo pasó muy bien en el cole le apetecía poner el color que faltaba, je je. Así con la excusa de las pegatinas me va contando su día en el cole y al finalizar el año podremos ver si el póster está lleno de caritas sonrientes, de caritas tristes o de las grises, de ni fu ni fa.

Hay mucho material para tratar todos los temas de violencia infantil en los kits
Aún no me he leído todo, pero en cuanto vea algún tema que me preocupe puedo consultar en las guías del kit como prevenirlo o afrontarlo de la mejor manera. Estos kits no está enfocado sólo a los niños que sufren, por ejemplo el bullying, también a los padre de niños que lo provocan o a los que simplemente lo observan y no saben cómo actuar en esas situaciones.

Si estás interesado en éste kit puedes conseguir la caja física con todos los materiales o la versión online. Con éste kit no solo estarás protegiendo a tus pequeños, además estarás colaborando con la ONG Educo y, si te interesa, puedes colaborar con más donativos que luego te podrás desgravar (en la web te lo explican muy bien) y así ayudarás a que más niños del mundo estén protegidos.

Estos kits deberían estar en todos los hogares, para entre todos atajar los problemas de violencia tanto dentro como fuera de los colegios.

¿Qué te parecen estos kits que ha sacado Educo?
Si te gusta lo que escribo puedes seguir mis desvaríos en Facebook.

miércoles, 14 de septiembre de 2016

Empezando el cole - La adaptación con 3 años

El curso escolar ya está en marcha. Aquí en Madrid, Víctor empezó el jueves 8 de septiembre y hoy es el primer día que ha entrado con horario completo de mañanas (a partir de octubre ya saldrán por la tarde). He oído muchas cosas acerca de la adaptación, que si no deberían tener, que si debería durar más días, que si la adaptación es para los padres, que si es para los profes... En mi opinión la adaptación es muy necesaria para los niños.

Empiezan en un colegio que no conocen, con una profesora que no conocen y con compañeros de clase (y de otras clases, que al final se juntan todos en el recreo) que tampoco conocen. Dejarles ahí de repente toda la mañana después de haber pasado el verano con los padres o familia... o dejarles ahí sin haber ido nunca a la guardería, es tremendo de asumir para la inmadurez un niño de unos 3 años.

Tema aparte es la conciliación y lo pesado que es organizarse cada día con horarios distintos para esa adaptación. No todos los trabajos tienen flexibilidad, no todas las familias tienen el apoyo de los abuelos, tíos o vecinos que les puedan echar una mano esos días de horarios tan complicados.

LA PREPARACIÓN PREVIA A LA ENTRADA AL COLE

A Víctor le hemos preparado durante meses para que el empiece del cole sea menos duro.

En la guardería hicieron una fiestita de fin de curso, donde ya las profes les decían a los niños que éste era su último año de guarde y que ahora empezaban "el cole de mayores". Igual no eran muy conscientes pero algo les iba calando.

Nosotros cuando pasábamos delante de la guardería le decíamos que ya no iba a volver porque ahora era mayor y la guardería es para niños pequeñitos y si hubiésemos pasado delante del cole le habríamos dicho que iba a empezar ahí, pero el cole no nos pilla de camino, así que esa parte de concienciación no la pudimos aplicar.

Le hemos leído a Víctor varios cuentos con la temática del cole, su favorito (y el mío) es el de Aprendo Las Horas Con El Pequeño Lupo. Ya te hablé de éste cuento en éste post. Se lo leemos muchas noches (intercalándolo con otros cuentos que también le gustan mucho).

También le hemos hablado de todas las cosas que va a aprender en el colegio: va a aprender a leer, va a aprender a hablar inglés (bueno, un poco, ya sabes...), va a aprender sobre el espacio y los planetas que tanto le gustan, sobre los dinosaurios, va a aprender algún deporte (le apuntaremos a una extraescolar para que se desfogue, que tiene más pilas que sus padres). En fin, le hablamos muy positivamente del colegio.

En este colegio también iba a tener algún compañero conocido, de la guardería, vecinos... lo que no sabíamos era si iban a coincidir o no en la misma clase, pero al menos alguna cara conocida hace más agradable la adaptación a un sitio nuevo.

LA ADAPTACIÓN

Unos días antes de empezar el curso los padres tuvimos una reunión en el colegio donde nos dieron el horario de la adaptación y nos dijeron a qué clases iban nuestros peques. El colegio de Víctor es de línea 3 (es decir, iban a ser 3 cursos de niños que comenzaban Infantil). Son 20 niños por clase, así que en total 60 niños iban a empezar primaria.

Para la adaptación cada clase la dividieron en 4 grupos de 5 niños: A, B, C y D. Cada grupo iba a tener un horario distinto para que los peques se vayan conociendo poco a poco y lo lleven mejor.

Víctor preparado para empezar el cole

Jueves 8 (primer día):

Salimos muy contentos de casa (yo algo nerviosa, pero lo disimulaba por el bien de Víctor). Sólo iban a ser 45 minutos y sólo iban a estar 5 niños en cada clase. A Víctor le tocó entrar a primera hora (a las 9 con el grupo A) los otros grupos entrarían a las 10, a las 11 y a las 12. Víctor entró con una sonrisa en la boca, encantado y además de su clase ya conocía a un niño, así que estaba muy tranquilo. Algún peque entró serio, otros hicieron pucheros y otros entraron fatal, con lloros y gritos, pobres. Como sé que los lloros son muy contagiosos, ya le avisé a Víctor de que podía pasar que algún niño llorase, así no le pilló de sorpresa y no le afectó tanto. Yo me quedé por la zona con otros papás a esperar que pasasen los 45 minutos. Salió muy contento... y yo más, ¡qué alivio! ¡Se lo pasó muy bien el primer día de cole!.

Viernes 9 (segundo día):

El viernes iban a estar 1 hora y 45 minutos (también el lunes 12 y el martes 13). Este día en vez de 5 niños iban a ser 10. Juntaron el grupo A con el B y en el siguiente turno fueron el C y el D juntos. También entró muy contento. Yo me quedé por la zona con otra mami. Salió muy contento e incluso se enfadó un poquito cuando le dije que nos teníamos que ir para que entrasen otros niños... "No te preocupes, cariño, el lunes volveremos".

Lunes 12 (tercer día):

Esta vez juntaban al grupo A con el C (y el B con el D). 10 niños en cada turno, se iban conociendo poco a poco. También entró y salió muy contento... ¡¡la adaptación está chupada!!

Martes 13 (cuarto y último día de adaptación):

Juntaron al grupo A con el D (y el B con el C). 10 niños en clase y ya se conocen todos.

Miércoles 14 (mañana completa):

Hoy le he dicho a Víctor que le recogería después de comer (para que no se asuste si ve a otros niños salir antes que él). Ha entrado más serio e incluso en un momento me ha dicho que no quería ir al cole, pero ha entrado bien. Se da cuenta de que va a pasar más tiempo y además había más jaleo a la entrada y eso le ha afectado. Ahora sí que estaban los 20 niños por clase y para entrar estaban los 3 grupos de primaria en el patio... más jaleo y nerviosismo que otros días. Más niños llorando al entrar.


Estoy segura de que hubiera sido mucho peor si no hubiéramos hecho una adaptación así. Aún me acuerdo de lo duras que fueron las adaptaciones en la guardería y lo mucho que ha llorado mi peque cada vez que le dejaba. Ahora tiene 3 años y medio, es más maduro, se puede razonar mejor con él, no sé cómo irá el resto del curso, te iré contando, pero espero que siga entrando igual de contento que estos días y que disfrute mucho en el cole con sus nuevos amigos.

¿Qué tal la vuelta al cole de tus peques?
Si te gusta lo que escribo puedes seguir mis desvaríos en Facebook.

sábado, 10 de septiembre de 2016

¿Y si mi marido fuera "la madre"?

¿Qué ocurriría si los hombres fueran madres? 

   ¿Se enterarían del embarazo?: "Uy uy uy, parece que me está saliendo barriga cervecera"

Vaya tripón se me está poniendo.
   ¿O de las pataditas?: "Otra vez con los gases..."

A mí no me miren, que yo no he sido.
   Aunque con éste invento ahora los hombres ya pueden saber lo que siente una embarazada.

   ¿Sobrevivirían a un parto?: pero no porque no estén preparados anatómicamente, sino porque no sé si podrían superar el dolor de las contracciones aquí un ejemplo y aquí otro (muy machotes, pero luego...).

   En cuanto a la lactancia...: "Papi... hay pelos en mi leche".


   ¿Alimentarían a sus peques por la noche?: "¿Que ha estado llorando toda la noche?, pues no me he enterado".


De momento sólo la ficción nos puede aclarar estas dudas ;)

¿Cambiaría la forma de crianza de los padres si pasasen por todo eso?
¿Deberían pasar los hombres por esta experiencia, aunque sea virtualmente? 
Si te gusta lo que escribo puedes seguirme en Facebook.

miércoles, 7 de septiembre de 2016

Tratos y turnos

Jugar con Víctor es agotador, ya está, ya lo he dicho. Supongo que todos los niños son iguales, muy activos e incansables. Necesitan gastar sus energías y tienen bastante más que nosotros (o al menos que yo). Qué mayor me siento.

Lo de pintar no le va mucho (no aguanta ni 5 minutos), los puzzles le cansan enseguida, en general cualquier cosa que sea estar tranquilo. A Víctor le va la marcha, gastar energías en la calle, en la piscina, con una pelota, con un globo, con un frisbee, jugar al pilla pilla... Todas esas actividades que haría genial con otros niños, pero prefiere hacerlas con su cansada madre. Pongo todas mis esperanzas en el cole para que gaste ahí sus energías con los amigos que haga. Mientras tanto, me toca a mí.

Bueno, vale, de vez en cuando su padre también juega con él

Una de las cosas que peor llevo es ir a buscar la pelota, el globo, o el frisbee cuando ha salido fuera de la zona donde jugamos. Siempre la voy a buscar yo y cuando le digo que vaya a buscarla él (que tiene más energías que yo) se niega en rotundo y empieza una rabieta tras otra: tarde estropeada, niño enrabietado, mamá cansada.

Esto no podía seguir así, así que una tarde antes de empezar a jugar le propuse un trato (en casa hacemos muchos). "Cada vez que se salga la pelota iremos a buscarla por turnos". ¡¡¡Parece una tontería, pero nos funcionó!!! Primero iba yo, la siguiente vez él, siempre respetando los turnos. Va contento y hasta dice "¡¡Mi turnoooo!!".

En fin, de momento me funciona (y yo me canso menos).

¿Me cuentas cómo lo solucionáis vosotros y si esto de los tratos y turnos te funciona?
Si te gusta lo que escribo puedes seguir mis desvaríos en Facebook.

domingo, 4 de septiembre de 2016

3 juegos con sombras para jugar en la calle y en casa

Un juego muy socorrido y que a Víctor le encanta es el de jugar con las sombras. A los peques les encanta no sólo por la sencillez del juego y la magia de las sombras, también les gusta porque es un juego que necesita la plena atención de los padres: jugamos con ellos y los peques lo agradecen.


Nosotros tenemos 3 formas de jugar con las sombras:

Pisar Sombras: a esto jugamos mucho en los paseos de casa a la guardería y de la guardería a casa. Tenemos una distancia de unos 8 minutos a ritmo adulto... más de media hora a ritmo Víctor. Para acelerar esto usamos el juego de pisar sombras. Le digo a Víctor "¿A que no me pisas mi sombra?" y corro un poquito delante de él esquivándole para que no me pise la sombra, cuando la pisa soy yo la que le persigo a él para pisar la suya. Nosotros tenemos mucho cuidado de parar siempre delante de las entradas a garajes que hay en nuestro camino y también nos paramos antes de llegar a los pasos de peatones para pasar juntos y luego continuar jugando. Si ves que tu peque no va a pararse mejor jugar en espacios menos peligrosos, como dentro de un parque o en el patio de casa.

Animales: en éste juego soy bastante torpe, a mí me encantaba jugar de pequeña y recuerdo que sabía hacer muchos animales con las manos, ahora sólo me salen los básicos: el conejo, el perro, la paloma, una serpiente... en fin, seguro que por Internet es fácil de buscar más animales, pero mi peque es muy conformado y si me pide un cocodrilo yo hago lo que puedo y le gusta lo que sale. Para esto sólo se necesita una linterna (yo uso la del móvil), la habitación a oscuras y algo de imaginación. Jugamos mucho por las noches antes de dormir.

Imagen sacada de cinicosdesirope.com

Grande/pequeño: este juego lo saqué de la obra de teatro de Alicia en el País de las Maravillas de La Maquineta que fuimos a ver recientemente. Ahí para simular que Alicia se hacía grande y pequeña comiendo de una seta mágica se ponía detrás del escenario y se proyectaba su sombra. Según se alejaba o acercaba el foco que había detrás de Alicia la proyección de su sombra se hacía más grande o pequeña. Nosotros hacemos algo parecido, pongo la linterna enfocando a Víctor y proyecto su sombra contra la pared, acerco y alejo la linterna para que cambie de tamaño la sombra. Cuando su sombra crece hasta el techo hago un ruido como de golpe "¡Plonc!" "Ay!! perdón!, que te has dado con la cabeza en el techo" y se parte de risa. Cuando se hace grande también le gusta simular que es un monstruo gigante y ruge y mueve los brazos para asustarme, entonces yo juego a encogerle para que no me de miedo.

¿Conoces más juegos para hacer con sombras?
Si te gusta lo que escribo puedes seguir mis desvaríos en Facebook.

jueves, 1 de septiembre de 2016

Etiquetas para el cole StuckOnYou

En unos días Víctor empezará el cole. En parte tengo ganas; ganas de conocer a sus profesoras, de conocer a sus compañeros y de saber cómo serán sus padres y esos tan temidos grupos de Whatsapp de los que todos los padres hablan. También de conocer el funcionamiento del colegio, ya que sólo he estado ahí un par de veces, para visitarlo cuando estábamos eligiendo colegio y para matricular a Víctor.

Aún no he comprado los libros ni los uniformes que necesitará durante el curso, pero lo que sí que he hecho ha sido encargar las etiquetas para marcar sus cosas.

Imagen sacada de StuckOnYou.es

Gracias a Madresfera he conocido la web StuckOnYou donde tienen mucha variedad y a muy buen precio. Ha sido muy fácil hacer el pedido y lo hice junto con Víctor para que él eligiese los dibujos y los colores que más le gustasen: piratas (diseño Gelati), estrellas y cohete (diseño Classic).

Yo quería variadas, para libros, ropa, material escolar, mochilas... así que me decidí por los packs de ahorro que tienen de todo: "Pack para comenzar el colegio" 16,95€ y "Paquete súper ahorro gelati" 12,95€. Los gastos de envío cuestan 2€ y es gratuito en envíos superiores a 14,95€.

Estas etiquetas adhesivas aguantan el lavavajillas y el microondas y las de la ropa (las termoadhesivas) se pueden meter en la lavadora y la secadora. Ahora podemos marcar libros, cuadernos, material escolar, ropa, vasos, juguetes y hasta los zapatos. ¡Listos para empezar el cole!

Packs ahorro personalizables

Mi valoración de StuckOnYou (del 1 al 5) en el Sello de Calidad de Madresfera:

*Apariencia/Diseño de las etiquetas , así como la variedad disponible  de diseños, iconos y tipos de letra: hay mucha variedad de colores, tipos de letra y dibujos para elegir. A mí me ha gustado mucho cómo han quedado las etiquetas que he diseñado entre las opciones que hay en la web, así que le doy un 5.

*Facilidad para distinguir los diferentes tipos de etiquetas: en la web hay menús dónde se puede seleccionar los distintos tipos de etiquetas que te pueden interesar: identificativas, para la ropa, para el calzado, manuscritas, packs de ahorro y también se pueden elegir por tamaños y formas. Hay todo tipo de opciones y están muy bien indicadas. También le doy un 5.

*Calidad de las etiquetas: son muy duraderas y resisten a la lavadora, la secadora, el microondas y el lavavajillas. Le doy un 5.

*Facilidad de aplicación: las adhesivas súper fáciles de poner, para las termoadhesivas de la ropa sólo se necesita pasar la plancha 10 segundos SIN agua (para mí sacar la plancha ya es sufrimiento) por eso aunque es sencillo de hacer le doy un 4. También está la opción de coserlas, pero esa ya está descartadísima, jejeje.

*Tiempo de entrega: han tardado 17 días desde que hice el pedido. Es la primera vez que pido online etiquetas, no sé si otras webs serán más rápidas o más lentas. Aquí tardan unos 4 días en preparar el pedido y luego la empresa de transporte tarda entre 3 y 14 días laborales. Le doy un 2.

*Facilidad de uso y manejo de la web: al principio no me registré y no me reconocía el código de promoción que me dieron en Madresfera para que probara la web, ese fue el único problemilla que tuve, en cuando me registré pude hacer el pedido sin problemas. La navegabilidad es muy intuitiva. Le doy un 5.

*Apariencia y diseño de la web: es muy clara, con menús para todas las opciones e imágenes de sus productos en la página inicial para no tener que mirar uno por uno todos los apartados para ver los diseños. Claramente un 5.

* Servicio de atención al cliente: No he tenido que usar el servicio de atención al cliente, pero te dan opción de contactar por teléfono y por correo electrónico.

¿Ya tienes etiquetas para marcar la ropa del cole? ;)
Si te gusta lo que escribo puedes seguir mis desvaríos en Facebook.

sábado, 20 de agosto de 2016

Vacaciones de verano ¡Nos leemos en septiembre!

Un post cortito para decir que empiezan nuestras vacaciones. Al igual que el año pasado, en el mes de agosto Víctor tiene vacaciones. Terminó la guardería y en septiembre empezará el colegio (¡qué nervios!).


Ahora se merece un descanso, vamos a aprovechar para ir a la piscina, para visitar museos, para estar con la familia y para desconectar.

Seguiré activa en Facebook dejando post interesantes que descubro en esa red social, vídeos divertidos, manualidades fáciles para los más peques y foticos que iré subiendo a Instagram.

En septiembre volveremos con más fuerza y más post.

¡Feliz verano y felices vacaciones!
Si te gusta lo que escribo puedes seguirme en Facebook.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...