jueves, 21 de agosto de 2014

¿Zapatos?, no, gracias

Uno de los primeros regalos que me hicieron para Víctor cuando estaba embaraza fueron un par de zapatillas monísimas de bebé. Si no recuerdo mal era de Adidas y eran iguales que unas de adulto pero en tamaño mini, una pocholada. No fueron las únicas que me regalaron, luego algún par más de zapatitos cayeron.

Y nació Víctor y los rechazó todos. Pero contundentemente, con llantos rabiosos y desconsolados, y yo no quería que lo pasara mal y no insistía. A las semanas volvía a probarlo y misma reacción, llorar y negarse a usarlos, desde que nació lo ha tenido claro, no quería zapatos. Y yo que lo paso mal cuando llora pues tampoco le forzaba. Y es que para qué, ¿para qué le he de poner zapatos cuando no anda?, para lucirlos sí, pero para presumir YO de bebé con zapatitos bonitos, 'para presumir hay que sufrir', pero ¿he de hacer sufrir a mi bebé para presumir yo?, PUES CLARAMENTE NO.


Mi bebé lo tenía claro y yo también, nada de zapatos. En los meses de invierno (Víctor nació en enero) con unos calcetines gorditos era más que suficiente, en verano no necesitaba calcetines y usaba unos finitos para los días que hacía algo de fresco. No se necesitan zapatos.

Al año Víctor ya andaba y seguía sin querer zapatos, bueno, es verdad, ahí me empecé a estresar un poquito. En casa seguía usando calcetines, pero con goma antideslizante, con eso era suficiente, pero para la calle si quería andar era más peligroso ir sin zapatos. Como era invierno y hacía mucho frío tampoco le sacaba al parque a andar, por la calle le paseaba en el carrito y que andase por casa, así que no había problema.

Cuando empezó en la guardería, con 13 meses, me pedían zapatos para él, porque en clase andaban descalzos pero tienen un patio con arena para jugar, un pequeño huerto... y ahí ya me estresé algo más. El primer mes no conseguí que aceptase los zapatos, así que nos seguíamos apañando con los calcetines. Por suerte no tardó en aceptar los zapatos, en parte porque veía a los demás niños ponérselos todos los días cuando salían al patio y en parte porque el contacto con la arena le asustaba y con los zapatos ya no lo notaba tan raro.

Actualmente es él el que me pide que le ponga los zapatos, los ha aceptado muy bien, pero en casa sigue yendo descalzo o con calcetines la mayoría de las veces. ¿Acaso no nos descalzamos nosotros y nos ponemos las zapatillas de casa para estar más cómodos?, para mi los zapatos son un sufrimiento y no creo que haya que abusar de ellos.

Por si os quedan dudas aquí hablan de un estudio que dice que los niños descalzos son más felices e inteligentes.

¿Vuestros peques han aceptado los zapatos sin problemas?.
Si te gusta lo que escribo puedes seguirme en Facebook.

6 comentarios:

  1. Cuando son pequeñitos es verdad que están mejor con calcetines y si a el no le gustaba no hay más que hablar. Creo que a todos los niños les encanta estar descalzos y desnudos!!!, ya lo comprobarás más adelate, nosotras estamos ahora en esa fase nudista total,jajaja a la calle puede salir desnuda pero descalza no porque "mami quemo o pes" pero en cuanto puede tira de zapatos, ayer nos lo hizo en una tienda para tumbarse en una tumbona jajajaja.
    El estudio me ha sorprendido en cuanto a que sean más inteligentes porque felices solo hay que mirarles para saberlo.
    Bsss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy sí, yo temo esa fase exhibicionista... ya sabes, a los niños les encanta enseñar la colita, ainsssss :P

      Eliminar
  2. Nosotros no hemos tenido problema con los zapatos nunca aunque es cierto que en casa vamos descalzos.
    Siempre les he comprado calzado bueno y no se quejan ni protestan. Cada niño es un mundo!
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es cierto, cada niño es un mundo y somos nosotras las que nos tenemos que parar a escucharles. A mi peque ni le podía acercar el zapato al pie, se ponía histérico, no era porque le rozase o le apretase o le incomodase, es que ni me daba la posibilidad de meterle ahí los pies :S

      Eliminar
  3. Hoy día, yo, sigo prefiriendo ir descalza...
    me meto en el arenero a jugar con la peque y es una excusa perfecta para descalzarme jejejeje.
    Hasta por el jardín de la urbanización voy sin ellos, es maravillosa la sensación de andar sobre césped todavía húmedo.

    mi niña nunca ha querido carrito, así que siempre iba en brazos. en su primer invierno (5 meses) llevaba zapatos aunque el padre se quejaba porq no le gustaban (pero no era por estética, era porque estaban más calentitos sus pies y evitaba el aire).
    si x mí fuese no se los hubiese puesto.

    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué gustazo sentir las texturas de la hierva, la arena, el fresquito de las baldosas... es que los niños son muy listoooos :D

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...