miércoles, 27 de agosto de 2014

Primera separación, la guardería

Los primeros meses nos estuvimos pensando mucho lo de llevar a Víctor a la guardería, aunque había veces que yo necesitaba algo de cobertura ya que a todas partes a donde iba tenía que ir con él. Es lo que tiene tener a la familia lejos y al marido trabajando y viajando cada dos por tres, que no tengo a nadie con quién dejarle un par de horitas y al final no tengo ni un minuto libre.

Nos costó mucho, estuvimos mirando y remirando, preguntando por aquí y por allá, pero está claro que al final te tienes que fiar de tu instinto y elegir la guardería que más se acerque a tus expectativas.

En mi caso lo que más miedo me daba era la adaptación de Víctor. Nunca se ha dejado coger por nadie mas que por sus padres, nunca. Llora, chilla, se retuerce y hasta vomita cuando alguien ajeno le coge en brazos. Ha pasado hasta con sus tías y sus abuelos y cada vez menos pero aún pasa. Con esta perspectiva veía complicado lo de la guardería, pero también era otro de los motivos por los que queríamos llevarle, para que se acostumbrase a estar con más gente que con papá y mamá.

Al final encontré una con un periodo de adaptación ilimitado, duraba lo que fuese necesario, tenía muy buena pinta, así lo que lo iba a intentar.

Víctor entró con 13 meses y medio y yo entré con él. Los primeros días estábamos sólo un par de horas, yo estaba en su clase, en un rinconcito para que me sintiese a su lado pero sin interferir en la clase, sin interactuar con el resto de niños ni con la profe. Como os podéis imaginar Víctor no se separaba de mí.

Una de las razones por las que estábamos tan poco rato era porque Víctor tenía unos horarios de siestas (¡con lo que me había costado acostumbrarle a esos horarios!) que se trastocaban completamente ya que en la guardería no hacían siesta por la mañana, así que al poco rato de entrar se empezaba a caer de sueño y nos teníamos que marchar.

Así estuvimos un par de semanas, luego fuimos aumentando las horas y Víctor se iba haciendo a los horarios y a la profe (a los demás niños no, ya que a esa edad los niños no juegan entre sí, sólo se quitan los juguetes, porque lo que tiene uno le apetece al otro). Poco a poco yo hacía salidas cortas de la clase, salía fuera y empezaba a llorar... otra vez adentro.

Nos costó, pero después de un mes vimos que ya no iba a sufrir tanto la separación así que le dejaba con la profe, lloraba un par de minutos y en seguida se le pasaba. Así estuvo un par de meses más, y aun ahora, con 19 meses, se agarra a mi pierna cuando llegamos y a veces llora y otras se queda contento. Pero veo que una vez ahí está feliz, baila, pinta, come, luego duerme siesta y cuando le voy a buscar corre contento hacia mí y se lanza a mis brazos.
¡Es un artista!


¿Habéis llevado a vuestros peques a la guardería?, ¿tuvisteis periodo de adaptación?, ¿se os hizo muy dura la separación?
Si te gusta lo que escribo puedes seguir mis desvaríos en Facebook.

14 comentarios:

  1. Si, yo lo llevé a los 5 meses porque se me terminó la baja maternal, que pena, se enfrentaba mucho al principio. Me hubiera gustado haberme quedado más Tiempo con mi hijo, pero es lo que hay, un abrazo. Te dejó mi blog pásate cuando quieras www.deorugasymariposas.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué pena lo de las bajas maternales, a ver cuándo se mejora eso, 4 meses no son nada, los bebés necesitan más tiempo de dedicación completa de sus padres, de los dos.
      Te he hecho una visita a tu blog :)

      Eliminar
  2. Yo llevé a Adri con 22 meses y como siempre ha sido muy sociable lo dejé a las bravas. Sólo hubo un par de veces que protestó un pelín pero por lo general iba encantado.
    A la peque la llevaré con 2 años, el curso antes de ir al cole, igual que Adri.
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que suerte tuviste con Adri,yo ahora temo por la vuelta a la guardería, después de un mes sin ir a ver cómo se lo toma, con este chico igual se lleva el berrinche de su vida como se queda tan contento y sin acordarse de su madre jajajaja.

      Eliminar
  3. Yo lleve a mi hijo mayor desde los 6 meses y no resulto nada duro ni para el ni para mi. Tambien debe influir el caracter del niño y los padres, ya que a nosotros nos fue genial y estuvimos muy contentos los 3 cursos. Con Miniyo he tenido que buscar una canguro( estoy preparando un post sobre mi aventura para encontrar la adecuada) porque no me podia permitir pagar guarderia, colegio mas comedor y niñera de fin de semana. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está claro que cada peque es distinto, espero no asustar a las mamás primerizas con eso de que el mió tardó un mes, porque no tiene por qué ser así con todos, como tú dices depende mucho de su caracter. Lo de la canguro es una opción buenísima :)

      Eliminar
  4. Yo lleve a Paula con 5 meses y ni lo notó. Yo lo pasé peor, el día que se quedaba todo el día llamé llorando y pasé a buscarla. Eso era un viernes, le lunes comenzaba a trabajar así que ya no había opción, lo mejor es que con el estrés del trabajo ni me enteré. Así llevamos ya casi 4 años ella en el cole desde las 7:30 a 15:00 mientras nosotros trabajamos. Lo mejor el momento en que la recogemos y pasamos la tarde juntos.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando no queda otra posibilidad porque se empieza el trabajo digamos que es lo que hay y se tiene que asumir, lo bueno es que tu peque se adaptó muy bien con 5 meses, pero qué penica da dejarles tan pequeños.
      Yo me adelanto a la hora de recogerle porque estoy deseando verle, jiji, y los abrazos que me da son lo mejor del mundo :D

      Eliminar
  5. Yo estoy como tú, sin familia cerca que nos eche una mano y con Vikingo allá dónde vaya. De momento como trabajo desde casa hemos preferido no llevarlo a la guarde, pero de cara al próximo año que tendrá el añito ya sí queremos hacer la introducción, a ver que tal nos va. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de la guardería hay que pensárselo mucho, pero sin familia y con trabajo es difícil. ¡Eres una campeona!.

      Eliminar
  6. Ayyyy, qué guapo es tu peque!
    El Santo el lunes empieza. No me apetece nada. Sé que no se va a enterar mucho y que yo lo voy a sufrir más que él. Al menos tiene seis meses y una semana y he tenido la suerte de no verme obligada a llevarle a lo cuatro y poco, como a algunas mamás les pasa. Pero... le veo tan peque. Nosotros tenemos aquí a mis suegros, que nos darán cobertura una tarde y media en la que yo trabajo. Y también la primera semana ya que la adaptación implica ir solo una o dos horas a la guarde y yo me tengo que incorporar al trabajo sí o sí. A ver qué tal nos va. Ahora, a preparar las cositas de la guarde. ¿Algún consejo?
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues calma, seguridad y mucha tranquilidad, todo se transmite a los peques, pero como tú dices "consejos vendo y para mí no tengo", a mí se me hace cuesta arriba dejarle.
      ¡Ánimo!.

      Eliminar
  7. La emperatriz con 5 mesecitos fue...Este jueves empieza de nuevo y vamos a tener el jueves y viernes para adaptación..yo llevo enseñándole la foto de la profe y los compis unos días ya..esta semana haremos incursiones vespertinas a la escuela infantil y quedaremos con algún compi en el parque..a ver si así no nota mucho el cambio... Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no me había planteado lo de la adaptación, lleva un mes sin guarde y yo ya llevo varios días hablándole de los profes, espero que lo lleve bien, pero a pocas horas de llevarle me está entrando el pánico. Qué duro es :(

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...