martes, 29 de septiembre de 2015

Me da miedo el muñeco

Hace ya casi dos años la abuela de Víctor le regaló un gusiluz. ¿Quién no los recuerda de su infancia?, yo no tuve o no recuerdo haber tenido, pero sí que recuerdo que unas amigas lo tenían y me gustaba mucho. A Víctor no le hizo nada de gracia el muñeco.
Un "inofensivo" gusiluz
No sé qué es lo que menos le gustaba, si el hecho de que se le iluminase la cara o la cancioncilla que suena al apretarle. He de reconocer que esa cancioncilla suena como en las pelis de terror cuando se escuchan canciones infantiles cantadas por niños que te ponen los pelos de punta.

La primera vez que se lo enseñé lloró y me hizo saber que no le gustaba nada (creo que por entonces no hablaba). Guardé el muñeco y cada cierto tiempo lo sacaba del armario para enseñárselo a ver si le daba menos miedo, pero lo tenía muy muy claro, le asustaba aún sin encenderlo.

El muñeco lo tenía guardado en el armario de la ropa de Víctor, en la parte de arriba donde yo creo que desde su altura no alcanzaba a ver... pero él se acordaba que estaba ahí y cada vez que habría el armario, estando él delante, se escondía detrás de mí.

Yo le explicaba que sólo era un muñeco, que no se movía ni hacía nada, pero los miedos son irracionales. Me daba pena y tenía esperanzas de que tarde o temprano se le fuesen los miedos y lo aceptara, ya que su abuela se lo regaló con mucho cariño.

Casi dos años más tarde (sí, ya sé que he tardado mucho) he llegado a un acuerdo con Víctor de regalar el gusiluz a otro niño para que juegue con él. Por supuesto Víctor ha aceptado encantado.

El gusiluz que tanto miedo le daba ya no está en nuestra casa.
Ya no asustarás más a mi hijo.
¿Hay algún muñeco o regalo que no le haya hecho gracia a tu hijo?
Si te gusta lo que escribo puedes seguir mis desvaríos en Facebook.

8 comentarios:

  1. La verdad que un poquito de miedo si que da el gusiluz, eh?
    El mío también tuvo uno y nunca lo usó. Lo debo tener guardado en algún sitio!
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé qué da más miedo, si la cabeza que se ilumina o la cancioncilla que suena, glup!

      Eliminar
  2. Jajajaja, a mí de pequeña sí me gustaba el gusiluz pero ahora viéndolo entiendo que a algún niño le pueda dar yuyu. Nosotros tuvimos ese problema con un juguete de cuerda que andaba. Le tiene pánico así que se lo hemos guardado para más adelante aunque igual terminamos por regalarlo también

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también lo guardé con esa intención, pero aunque mi hijo no lo veía SABÍA que estaba ahí, así que se lo di a otra persona delante de él, para que cerrara este capítulo tan terrorífico de su vida :D

      Eliminar
  3. A mi hija no
    Pero a mi si me daba miedo una granja que sonaba sola cada vez q le daba ma gana!!!
    Y si... vale... haria contacto o lo q sea pero que estes sola en casa y de prontl suene y se ilumine ... jajajjaja no era capaz de pasar por delante

    ResponderEliminar
  4. La carita encendida del gusiluz sí que da miedo... A mi pequeño, recién se le está pasando el miedo a los ruidos fuertes, será porque se ha dado cuenta que él puede pegar tremendos gritos que no hay quien le gane, ni el juguete más bullero jejejeje.
    Una navidad pasada cuando tenía él año y medio, sus abuelos le regalaron un camión de bomberos que además de hacer ruido soltaba burbujas (en ese tiempo a él le encantaban las burbujas) y pensamos todos que le encantaría el regalo, pero bastó que empezara a sonar a sirena del camión para que él le cogiera pánico, se escondía, y lloraba, no quería verlo.
    Escondí el camión pero accidentalmente él lo encontró y no quería acercarse ni a dos metros. Pasó el tiempo y ahora le encantan los juguetes ruidosos, encontramos por casualidad el camión y cuando quiso jugar con él, se le rompió una llanta, pero de forma que no hay arreglo y pues si no puede andar el camión ya no tiene gracia... Creo que no estaban destinados a estar juntos jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohhh, qué pena lo del camión. Es verdad que las burbujas les encantan a todos, pero los sonidos fuertes ya es otro tema. Lástima que ahora no pueda usarlo, los juguetes de ahora se rompen enseguida. Víctor aún ha heredado algún juguete de cuando yo era bebé, aunque he de decir que lo que yo no rompí él no tardó nada en destrozar, jajajaja.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...