jueves, 31 de julio de 2014

¡El tren, el treeeen!

Víctor adora los trenes y los metros y como vivimos al lado de un metro ligero se vuelve loquito viéndolos pasar, saludando y despidiéndose. Esto pasa desde siempre, casi casi desde que nació. Le encantan, totalmente embobado, se emociona, grita, se ríe... y lo mejor de todo, se entretiene y me deja unos minutillos para respirar, jeje.

Y no es el único al que le gustan los trenes, Víctor tiene dos primos, mayores que él, que también adoran los trenes, a sus primas en cambio no les hace tanta gracia... ahh y no nos olvidemos de sus tíos, sus tíos conocían hasta los modelos de trenes que había en la flota de Renfe (¡verídico!) debe ser cosa de varones, digo yo.

Ahora los tenemos al alcance de un clic y ¡gratis!, bendito YouTube y bendita Smart TV que permite verlos a gran tamaño (aunque a falta de tele están los móviles y las tablets). El abuelo de la criatura nos lo descubrió, y yo pensando que sólo los disfrutaba viéndolos en directo.

Sí, ya sé que no es muy correcto que un bebé o niño de menos de 3 años vea la tele, a mi tampoco me gustaba la idea, pero sucumbí, esos minutos de paz valen oro.

¿Tendrá la misma afición por los trenes de juguete?, tenemos la casa llena de juguetes así que si de mí depende lo averiguaremos para Navidad o su cumple.

Por si alguien no lo ha probado aun, aquí os pongo un par de ejemplos del YouTube, Trenes de Asturias y Metro Madrid, ya me contaréis.

¿Habéis descubierto esta afición en vuestros hijos?, ¿esto está en los cromosomas XY?, ¿acaso es algo que le viene de familia?.
Si te gusta lo que escribo puedes seguir mis desvaríos en Facebook.

lunes, 28 de julio de 2014

¿Siempre he querido ser madre?

Pues no, no es algo que me rondase mucho por la cabeza, claro que te lo planteas, ¿qué mujer no se lo ha planteado alguna vez?, pero definitivamente la maternidad no me llamaba. No notaba esa llamada de la naturaleza, ese reloj biológico cuyas saetas van en sentido inverso advirtiéndote de lo poco que queda para que se te pase el arroz.


Nunca he sido "chiquera", como dicen en mi pueblo, no me acerco a los bebés para decirles cursilerías ni para cogerles en brazos, pero siempre he tenido claro que si algún día era mamá iba a adorar a mi hijo. Y así ha sido y así es.

Hola a todos, me presento, soy Maricarmen, la mamá de Víctor, un bebé de altísima demanda (si no sabéis lo que es eso no sabéis la suerte que tenéis) de 18 meses.

Pues sí, soy madre, ¿quién me lo iba a decir?, resulta que me casé con 33 años y que mi marido siempre ha querido hijos, no sé si muchos pero sí varios y... después de planteármelo y replanteármelo me decidí y nos animamos a ser papás. Y no me lo pude pensar mucho porque resulta que mi marido tiene puntería y al primer intento... ¡Bingo!, digooo "¡bombo!", vamos que no me dio tiempo a pensármelo mucho o a echarme atrás en la idea, así que a tragar saliva y seguir adelante... y mi marido contentísimo, claro. Y yo también, ¿eh?, no veas qué lagrimones (¡de alegría!) cuando vi las dos rayitas rosas.


No me lo creía, aunque los síntomas y la primera falta estaban ahí desde hacía días y mi marido ya me lo decía antes de hacer la prueba y yo convencida que no podía ser, que era muy pronto, que estas cosas entre que te pones y no pasan meeeses. Esas eran mis experiencias con amigas y conocidas, pero la naturaleza es así, cada persona es distinta y nosotros tuvimos esa suerte.

¿Cuál es vuestra experiencia?, ¿siempre habéis querido ser padres?, ¿vino de sorpresa?.
Si te gusta lo que escribo puedes seguirme en Facebook.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...