viernes, 19 de diciembre de 2014

"¡Yo solo!". Señales de independencia.

No quiero reconocerlo, me cuesta admitirlo, pero la verdad es que se nota que se hace mayor y ahora me lo está mostrando con su independencia.

Ya hace tiempo que se quiere poner las zapatillas él solo. Le cuesta, alguna vez lo consigue, la mayoría se frustra y otras veces me pide ayuda, pero lo intenta y lo vuelve a intentar, día tras día, sin rendirse.

También se pone los calcetines, es muy entretenido, se los quita él solo y se los pone una y otra vez, en casa, en el coche, en el metro cuando va en la silla de paseo, donde tenga la oportunidad, se descalza y se quita los calcetines para volver a ponérselos, le encanta.

Sabe desabrocharse y quitarse el abrigo y los pantalones él solo.

Para comer no le gusta que le metamos nosotros la cuchara o el tenedor, mejor si lo puede hacer él solo... y siempre que puede nos da de comer a su padre y a mí mientras dice: 'Come papá', 'Come mamá'.

Hace meses que se niega a usar la trona (la he puesto a la venta, aprovecho por si alguien la quiere...) y se sienta en una silla normal para comer o para jugar. Le subimos nosotros y para bajar de la silla nos pide ayuda porque hay mucha altura... aunque estos días sólo quiere que estemos cerca por si acaso, pero no deja que le bajemos, se desliza hasta el borde la silla y se deja caer, ya sabe bajar él solo.

Su última hazaña ha sido conquistar el tobogán, hasta ahora yo le subía, le sentaba arriba y le agarraba de las manos y se deslizaba hasta abajo agarrado. Ahora sabe subir él solo por las escaleras, se sienta sin ayuda me pide la mano para deslizarse pero en cuanto se la acerco me dice que no, que puede él solo y se desliza hasta abajo del tobogán, me tiene alucinada.
En los toboganes, "Mami, la mano".
Los berrinches que también sufrimos hace meses son otra prueba más de su independencia, nos pide algo y cuando se lo vamos a dar se cabrea y llora y dice que no quiere. A grito pelado y con los lagrimones resbalándole por las mejillas nos lo vuelve a pedir y lo mismo en bucle hasta que conseguimos calmarle. Es su independencia, nuestros deseos no son los suyos. Su negación continua es por la rabia que le da tener que pedir algo, o porque todo lo que le ofrecemos (comida, abrigo, agua, un juguete...) no ha salido de él, sino de nosotros, es su forma de reafirmarse. Es una fase, sí, todos la pasan, sí, pero es duro.

Lo mejor de esta fase es su cara de satisfacción cuando logra algo sin nuestra ayuda y dice: "Mamá, ¡yo solo!".

Y tú, ¿qué tal llevas su independencia?
Si te gusta lo que escribo puedes seguir mis desvaríos en Facebook.

6 comentarios:

  1. Eso dicen...que cuando crees que más o menos tienes controlada una fase, pasan a otra!!! Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y según dicen, cuanto más mayores son más grandes son los problemas y preocupaciones, glup.

      Eliminar
  2. Por lo que puedo ver en la foto, tu pequeñito tiene alrededor de dos años?... yo no recuerdo que edad tenía mi peque cuando empezó a sacarme la mano para ayudarlo en algo, creo que al año y medio, y hasta ahora vengo disfrutando ese deseo de independencia... son muchas veces las que una quisiera hacer las cosas más rápido o simplemente se tiene que hacer otra cosa, pero inmediatamente pienso en que frenando su deseo de independencia cómo ¿puedo esperar que aprenda a hacer las cosas? así que sólo respiro y me concentro en observarlo y ayudarle sólo si él me lo pide. Y como dices, la recompensa es ver esa carita de satisfacción cuando logra algo y sino saber que mamá estará siempre para ayudarlo es también una lección muy importante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me encanta ver sus avances, ahora tiene 23 meses y cada día hace más cosas solico, es muy gracioso, sólo hay que tener un poco de paciencia y planear las cosas con mucho tiempo :P

      Eliminar
  3. Qué mayores se sienten cuando hacen las cosas por sí mismos. Ese gran avance les hace crecer en autoestima y es un paso fundamental. Yo aún hoy tengo que girarme para no pensar en que se va a caer y echarme encima enseguida ... Pero merece la pena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, pero si son de goma!!, no pasa nada si se "abollan" un poquito, de todo se aprende ;)

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...