jueves, 6 de abril de 2017

Por favor y cuando puedas. Enseñarle a esperar

Esta frase de "Por favor y cuando puedas" ya la usaban mis suegros con sus hijos cuando eran más pequeños. Y es que eran familia numerosa y con tantos niños como eran no se podía atender a las necesidades de todos de inmediato.

Los niños cuando quieren algo lo quieren, a ser posible, ya mismo, y no siempre es posible esa inmediatez. A veces se está atendiendo a otro hijo que te ha reclamado con anterioridad, o se está cocinando algo y tienes que estar pendiente de que no se queme, o estás en el baño... En fin mil situaciones se pueden dar en las que no puedes estar ahí, en ese mismísimo momento, atendiendo las peticiones de tu retoño.

Y es que hay niños que pueden ser muy exigentes y muy impacientes... Y ya ni te cuento si estamos hablando de un niño de "alta demanda".

Así que cuando me enteré que mis suegros usaban esta frase no dudé en ponerla en práctica en casa. Pero no caló mucho, o igual es que Víctor era muy pequeño (tendría 2 añitos). El caso es que la teníamos casi olvidada y hace poco se me ocurrió volver a usarla. ¡Ha sido un éxito! Parece que con 4 años funciona bastante mejor.

Lo de enseñarle a esperar a ser atendido ya hace mucho que lo hacíamos. Lo aplicábamos a la hora de las comidas. Le decíamos, "Ahora me voy a sentar a desayunar/comer/merendar/cenar, si quieres algo pídemelo antes de que me siente o si no te tendrás que esperar a que termine para levantarme y atenderte". Es importante avisar antes de sentarnos, así no se siente desatendido o despreciado.

Esto lo he hecho no sólo para enseñarle a ser paciente, también lo hago por respeto a mi misma, ya que era capaz de levantarme 20 veces todos los días a la hora del desayuno para atender las peticiones de mi hijo. "Tengo que ir al baño, acompáñame", "dame una pajita para la leche", "tráeme un juguete", "súbeme a la silla" además de que la mayoría de estas cosas (todas, más bien) las sabe hacer él solito. Con lo que yo me agobiaba, me agotaba y se me enfriaba el té del desayuno. Era mucho estrés para mí y al final acababa siempre de mal humor, porque encima si no le atendía en el momento era un drama de gritos y lloros.

"No hay tiempo, no hay tiempo, ¡lo quiero YAAAAA!"

Con la norma de esperar a terminar de comer, me liberé de estos malos ratos en las comidas, pero acabadas las comidas volvían las prisas y las exigencias, con lo que nos ha venido muy bien aplicar esta frase de "Por favor y cuando puedas".

Ahora cuando me pide las cosas le atiendo en el momento si puedo, pero si no puedo le digo, "Mira cariño, estoy haciendo esto, cuando termine voy y te llevo lo que me pides".

Desde luego si es algo urgente dejo lo que estoy haciendo por ayudarle, pero no suelen haber urgencias reales en la mayoría de las peticiones que me hace.

Esto, como todas las nuevas rutinas con los niños, no funciona de un día para otro, ni siquiera de un mes para otro. Requiere su tiempo, pero se notan cambios desde los primeros días. Es importante ser constante y mantenerse firme. También es importante predicar con el ejemplo y pedirle a él las cosas "Por favor y cuando puedas".

¿Tu peque es capaz de esperar cuando quiere algo? ¿Me cuentas cómo lo has gestionado tú?
💖Si te gusta lo que escribo puedes seguir mis desvaríos en Facebook.

👇👇¡No olvides dejar tu comentario! Me hace mucha ilu leerte 😊 👇👇

2 comentarios:

  1. Voy a empezar a utilizarla, a ver qué tal nos va, porque llevamos una temporadita que parece una metralleta pidiendo... puuuuffff

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...