miércoles, 26 de octubre de 2016

La mamá tiene que hacer un recado

Unas de las características de los bebés/niños de alta demanda es que son muy absorbentes, necesitan el contacto físico (de las personas de apego), son muy sensibles a la separación y muy demandantes, con lo que salir de casa y dejarles con otras personas (incluso aunque sea con su padre) se hace muchas veces complicado.

Nosotros en casa utilizamos la expresión "Salir a hacer un recado" ya sea para ir a comprar sin él, ir a la peluquería, ir a un evento de Madresfera, al cine o incluso cuando le dejamos un fin de semana con los abuelos para tener un fin de semana de novios (de vez en cuando va bien dedicar tiempo a la pareja).

Al principio eran siempre lloros, rabietas y ponerse imposible, pero iba bien que se quedase con su padre y así tener esos momentos padre e hijo. Con el padre hace planes que con la mamá no hace, como ver pelis en la tele mientras comen palomitas. Con los abuelos hacen planes que con los papás no hacen, como salir a pasear y conocer Madrid, tomar gusanitos, galletas con chocolate, helados, patatas fritas... etc.


Así que al final lo de salir a hacer recados ya no lo asocia solo a "mamá no va a estar en casa conmigo" o "los papás me van a dejar solo" también lo asocia a "vamos a hacer planes diferentes y divertidos".

Además algunas veces cuando vuelvo a casa le llevo algo (sobre todo cuando he ido a algún evento de Madresfera), algún detallito que nos dan, un cuento, un muñequito, una piruleta, un globo... Con lo que el recibimiento a la vuelta es "¿Me has traído algo?", aunque no siempre le traiga cosas o lo que le traiga no sea muy interesante para él, pero el hecho de que sea sorpresa ya es emocionante.


Tanto es así que muchas tardes Víctor me pregunta "¿Hoy no tienes que salir a hacer un recado?".

¿Cómo lleva tu peque que salgas de casa sin él?
Si te gusta lo que escribo puedes seguir mis desvaríos en Facebook.

4 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...