miércoles, 14 de septiembre de 2016

Empezando el cole - La adaptación con 3 años

El curso escolar ya está en marcha. Aquí en Madrid, Víctor empezó el jueves 8 de septiembre y hoy es el primer día que ha entrado con horario completo de mañanas (a partir de octubre ya saldrán por la tarde). He oído muchas cosas acerca de la adaptación, que si no deberían tener, que si debería durar más días, que si la adaptación es para los padres, que si es para los profes... En mi opinión la adaptación es muy necesaria para los niños.

Empiezan en un colegio que no conocen, con una profesora que no conocen y con compañeros de clase (y de otras clases, que al final se juntan todos en el recreo) que tampoco conocen. Dejarles ahí de repente toda la mañana después de haber pasado el verano con los padres o familia... o dejarles ahí sin haber ido nunca a la guardería, es tremendo de asumir para la inmadurez un niño de unos 3 años.

Tema aparte es la conciliación y lo pesado que es organizarse cada día con horarios distintos para esa adaptación. No todos los trabajos tienen flexibilidad, no todas las familias tienen el apoyo de los abuelos, tíos o vecinos que les puedan echar una mano esos días de horarios tan complicados.

LA PREPARACIÓN PREVIA A LA ENTRADA AL COLE

A Víctor le hemos preparado durante meses para que el empiece del cole sea menos duro.

En la guardería hicieron una fiestita de fin de curso, donde ya las profes les decían a los niños que éste era su último año de guarde y que ahora empezaban "el cole de mayores". Igual no eran muy conscientes pero algo les iba calando.

Nosotros cuando pasábamos delante de la guardería le decíamos que ya no iba a volver porque ahora era mayor y la guardería es para niños pequeñitos y si hubiésemos pasado delante del cole le habríamos dicho que iba a empezar ahí, pero el cole no nos pilla de camino, así que esa parte de concienciación no la pudimos aplicar.

Le hemos leído a Víctor varios cuentos con la temática del cole, su favorito (y el mío) es el de Aprendo Las Horas Con El Pequeño Lupo. Ya te hablé de éste cuento en éste post. Se lo leemos muchas noches (intercalándolo con otros cuentos que también le gustan mucho).

También le hemos hablado de todas las cosas que va a aprender en el colegio: va a aprender a leer, va a aprender a hablar inglés (bueno, un poco, ya sabes...), va a aprender sobre el espacio y los planetas que tanto le gustan, sobre los dinosaurios, va a aprender algún deporte (le apuntaremos a una extraescolar para que se desfogue, que tiene más pilas que sus padres). En fin, le hablamos muy positivamente del colegio.

En este colegio también iba a tener algún compañero conocido, de la guardería, vecinos... lo que no sabíamos era si iban a coincidir o no en la misma clase, pero al menos alguna cara conocida hace más agradable la adaptación a un sitio nuevo.

LA ADAPTACIÓN

Unos días antes de empezar el curso los padres tuvimos una reunión en el colegio donde nos dieron el horario de la adaptación y nos dijeron a qué clases iban nuestros peques. El colegio de Víctor es de línea 3 (es decir, iban a ser 3 cursos de niños que comenzaban Infantil). Son 20 niños por clase, así que en total 60 niños iban a empezar primaria.

Para la adaptación cada clase la dividieron en 4 grupos de 5 niños: A, B, C y D. Cada grupo iba a tener un horario distinto para que los peques se vayan conociendo poco a poco y lo lleven mejor.

Víctor preparado para empezar el cole

Jueves 8 (primer día):

Salimos muy contentos de casa (yo algo nerviosa, pero lo disimulaba por el bien de Víctor). Sólo iban a ser 45 minutos y sólo iban a estar 5 niños en cada clase. A Víctor le tocó entrar a primera hora (a las 9 con el grupo A) los otros grupos entrarían a las 10, a las 11 y a las 12. Víctor entró con una sonrisa en la boca, encantado y además de su clase ya conocía a un niño, así que estaba muy tranquilo. Algún peque entró serio, otros hicieron pucheros y otros entraron fatal, con lloros y gritos, pobres. Como sé que los lloros son muy contagiosos, ya le avisé a Víctor de que podía pasar que algún niño llorase, así no le pilló de sorpresa y no le afectó tanto. Yo me quedé por la zona con otros papás a esperar que pasasen los 45 minutos. Salió muy contento... y yo más, ¡qué alivio! ¡Se lo pasó muy bien el primer día de cole!.

Viernes 9 (segundo día):

El viernes iban a estar 1 hora y 45 minutos (también el lunes 12 y el martes 13). Este día en vez de 5 niños iban a ser 10. Juntaron el grupo A con el B y en el siguiente turno fueron el C y el D juntos. También entró muy contento. Yo me quedé por la zona con otra mami. Salió muy contento e incluso se enfadó un poquito cuando le dije que nos teníamos que ir para que entrasen otros niños... "No te preocupes, cariño, el lunes volveremos".

Lunes 12 (tercer día):

Esta vez juntaban al grupo A con el C (y el B con el D). 10 niños en cada turno, se iban conociendo poco a poco. También entró y salió muy contento... ¡¡la adaptación está chupada!!

Martes 13 (cuarto y último día de adaptación):

Juntaron al grupo A con el D (y el B con el C). 10 niños en clase y ya se conocen todos.

Miércoles 14 (mañana completa):

Hoy le he dicho a Víctor que le recogería después de comer (para que no se asuste si ve a otros niños salir antes que él). Ha entrado más serio e incluso en un momento me ha dicho que no quería ir al cole, pero ha entrado bien. Se da cuenta de que va a pasar más tiempo y además había más jaleo a la entrada y eso le ha afectado. Ahora sí que estaban los 20 niños por clase y para entrar estaban los 3 grupos de primaria en el patio... más jaleo y nerviosismo que otros días. Más niños llorando al entrar.


Estoy segura de que hubiera sido mucho peor si no hubiéramos hecho una adaptación así. Aún me acuerdo de lo duras que fueron las adaptaciones en la guardería y lo mucho que ha llorado mi peque cada vez que le dejaba. Ahora tiene 3 años y medio, es más maduro, se puede razonar mejor con él, no sé cómo irá el resto del curso, te iré contando, pero espero que siga entrando igual de contento que estos días y que disfrute mucho en el cole con sus nuevos amigos.

¿Qué tal la vuelta al cole de tus peques?
Si te gusta lo que escribo puedes seguir mis desvaríos en Facebook.

2 comentarios:

  1. La de mis oeques fue muy oarecida, aunque el primer día nos quedamos en clase con ellos para poner la foto del perchero, jugar en los rincones.... Creo que es necesaria (aunque entiendo que difícil para los padres que trabajen). En el caso de los míos la jornada es intensiva y solo van por la mañana, no se quedan a comedor, con lo cual yo creo que infantil se les pasa rápido, jajajaja. Ya primaria es otro tema. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me hubiera encantado poder entrar con mi hijo, pero por suerte no hizo falta. Lo de la jornada intensiva está genial para ellos, ¡qué suerte! :)

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...