lunes, 8 de agosto de 2016

Quitando el miedo a la piscina

Nunca he ido a natación con Víctor. A mí me encanta nadar y chapotear en la piscina pero me da una pereza terrible ir, y no te cuento si además voy con mi hijo.

Tengo amigas que llevan a sus peques a matronatación desde que eran muy bebés (creo que lo ideal es llevarles a partir de los 4 meses que es cuando empiezan a regular mejor su temperatura corporal). Me han dado mucha envidia siempre y me han animado a apuntarme, pero nunca me he decidido a ir.

Mi hijo no está acostumbrado a las piscinas. Los años anteriores habíamos ido unas pocas veces en todo el verano. Cuando nos metíamos en la piscina siempre estábamos con él y él siempre agarrado a sus padres como un koala. No había manera de que se despegase de nosotros, ni siquiera le podíamos coger de la cintura para que moviese pies y brazos.

El año pasado le compramos un chaleco-salvavidas para nadar (leí que era una opción más segura que un flotador o que los manguitos). Aunque nosotros no nos íbamos a separar de él (siendo tan pequeño es una locura dejarle solo) pero así si me despistaba unos segundos estaba convencida de que no le iba a pasar nada.

Si buscas chalecos para tu peque los puedes mirar aquí.

Este año todavía le servía el chaleco y para animarle a nadar usé el truco de la pelota. Nos bajábamos a la piscina con una pelota y si quería jugar con ella dentro del agua tenía que despegarse un poco de mí. Primero iba con él encima a buscar a la pelota, luego le animaba a soltar un brazo para alcanzarla. Siempre sujetándole continuamos agarrándole de la cintura... ya se iba despegando.

El siguiente paso era decirle que se agarrase a las escaleras de la piscina. Primero le llevaba yo sujeto de la cintura. Después me acercaba con él y cuando faltaba un palmo le soltaba y le decía "¡¡¡Has nadado!!!, ¡has llegado hasta las escaleras solo!". Así fue cogiendo confianza hasta que me pidió que le soltara del todo para ir él solo. Como vio que podía (con el chaleco no se hunde) ya se animó a nadar él solo conmigo a cierta distancia. ¡Conseguido!

Ahora me meto yo a la piscina y Víctor se mete sin mi ayuda, nada por donde él quiere, jugamos a pasarnos la pelota, sale por las escaleras y se vuelve a meter. Sólo nos costó un par de días el quitarle el miedo a la piscina.

¿Qué usas con tu peque para que se anime a nadar?
Si te gusta lo que escribo puedes seguir mis desvaríos en Facebook.

6 comentarios:

  1. Nosotros hemos hecho natacion desde peques, el objetivo como tú dices mantenerse en el agua sin sentir miedo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que puedan disfrutar de la piscina, eso es ;)

      Eliminar
  2. A mi peque no le acaba de convencer, asi que tomo nota de tus trucos. Gracias!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Espero que os funcione! Y si no le va bien este año pues seguro que lo conseguís al siguiente.

      Eliminar
  3. Yo hasta los 3 años no empecé con ninguno y es verdad que es lo que definitivamente les ha soltado. Antes de eso, las burbujas espalderas han sido fundamentales para estar en el agua, eso si, siempre con nosotros alrededor...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los chalecos son estupendos y a mí me dan menos miedo que cualquier otro flotador. Besos.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...