jueves, 19 de mayo de 2016

Yo me sumo a contramarcha

Hoy me uno a la Campaña A Contramarcha. Si no sabes lo que es eso de a contramarcha te lo cuento brevemente. Los sillas para el coche de los bebés y niños pequeños se pueden colocar de dos maneras: a favor de la marcha y a contramarcha. El usar un sistema de retención infantil u otro podría salvar la vida de tu hijo o al menos evitarle lesiones graves.

Antes de ser madre no tenía mucha idea sobre cuál sería la mejor silla para el coche para mi hijo. Primero usé una de tipo maxi-cosi grupo 0+ (mucho más seguro que el capazo, sin duda), que es la que venía con el carrito de paseo, no tuvimos que pensar mucho. Estas sillas se colocan siempre a contramarcha, pero llega un momento en el que el peque ya no cabe ahí y hay que pensar en comprar otro tipo de sillas y ahí empiezan las dudas: Comprar grupo 1, comprar silla que abarcan los grupos 1/2 o comprar una que le sirva hasta que ya no necesite silla grupos 1/2/3. Además está el poder elegirlas con anclaje Isofix o no, las de arnés de 5 puntos o las de cojín o escudo frontal, las que van a favor de la marcha o a contramarcha.

Al final te dejas aconsejar por la tienda de puericultura que te cuenta lo que les interesa y te dejan tranquila diciendo que todas las que venden son sillas homologadas. Fin de los problemas. Te relajas, les haces caso y compras la que crees que va mejor según tu presupuesto. Algunos piensan que cuanto más cara es la silla, más segura para el peque y a esa que van. Error.

Las tiendas de puericultura lo que quieren es vender, muchas veces tienen distintas marcas porque son las que reclama la gente y tienen variedad para que los padres se sientan a gusto eligiendo, así que tendrán de todos los tipos que he comentado más arriba y cuanto más cara sea mejor para ellos, claro.

Pues te voy a dar una mala noticia: las sillas no son igual de seguras tan solo por el hecho de estar homologadas. Si tienes que comprar una silla para tu peque lo mejor, hasta los 4 años, son las sillas que van a contramarcha.


Nosotros cometimos el error de principiantes y la silla que le compramos era a favor de la marcha y para colmo de grupos 1/2/3 y sin Isofix. Lo del Isofix es algo para lo que mi coche no está adaptado, así que ahí no tuve opción, lo de elegir del grupo 1/2/3 era para que lo pudiese amortizar bien después de el pastizal que cuestan (aunque si son de varios grupos son las menos adaptadas para un peso y edad determinados) y lo de a favor de la marcha era porque ni siquiera conocía la otra opción. Luego gracias a toda la información que leo en los blogs, gracias a que me intereso en estos temas y me gusta contrastar noticias, descubrí nuestro error y lo subsanamos.

Ahora mi peque viaja a contramarcha. No le ha supuesto ningún trauma el estar de espaldas, de hecho le encanta. Otro día escribiré otro post más extenso sobre esto, si veo que tienes interés ;)

Te dejo un extracto de la web www.acontramarcha.com para que veas la diferencia de llevar a tu peque a favor de la marcha o a contramarcha. Si te interesa saber más te puedes informar ahí, en el grupo de Facebook A Contramarcha Salva Vidas o en muchos otros sitios y luego decides.

"Teniendo en cuenta que a 50 kms/h la cabeza de un bebé de 6 meses (2 kgs aprox.) aumenta su peso hasta los 60 kgs (aprox.) en una silla colocada de cara a la marcha en la que el niño está sujetado con un arnés que bloquea sus hombros, la cabeza es lanzada con una fuerza que el cuello incapaz de soportar, causando por ello lesiones de extrema gravedad o incluso la muerte del menor

Con una silla instalada a contramarcha esto no ocurre, pues la cabeza, el cuello y la espalda están alineados sobre el respaldo y la fuerza del impacto es absorbida por la propia silla salvaguardando al máximo las zonas más vulnerables del niño y reduciendo considerablemente la presión sobre su tórax y abdomen."

Con éste vídeo de 1 minuto de duración lo puedes ver más claro:


No hay que ser alarmistas, ojalá jamás tengamos un choque con el coche y estas sillas sólo se usen para sujetar al peque, pero si nos damos algún golpe, aunque solo sea a 50 km/h, al menos ya estamos informados y haremos lo posible para asegurar la vida de nuestros peques.

Esta campaña bajo el lema "Ni un peque más en peligro" surge del blog Una Mamá de Otro Planeta. Ayúdanos a difundir la campaña compartiendo los post en tus redes sociales con los hashtags #niunpequemasenpeligro #yomesumoacontramarcha

¿Y tú te sumas a contramarcha?
Si te gusta lo que escribo puedes seguir mis desvaríos en Facebook.

6 comentarios:

  1. Yo soy de "acontramarcha", pero le hemos tenido que cambiar la dirección de la sillita porque iba muy a disgusto y se pegaba cada llantina que para qué. No sé si era por la silla o porque es alto y quedaba encogido...besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo no tenía claro si iba a aceptar ir a contramarcha porque el adoraba mirar los coches, las motos, como cambia el semáforo... Eso lo hemos solucionado poniendo un espejo, aunque su función es la de tenerle yo controlado de un vistazo, jeje. Lo de ir encogidos es una postura que en general les molesta menos que ir con las piernas colgando, pero claro, cada niño es un mundo.

      Eliminar
  2. Brutote también va a contramarcha, la silla nos costó un pastón pero no me duele nada gastar el dinero en la seguridad de mi hijo. Ojalá llegue el día en el que todos vayan a contramarcha y eso sea lo normal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, que son caras estas sillas. Yo ya ves, pagué la novatada por estar mal informada y compré dos sillas. Besos.

      Eliminar
  3. Sería lo ideal y he luchado por ello hasta el fds pasado, que a mitad de nuestro finde largo tuvimos que girar las sillas, porque la niña empezó a marearse y a vomitar como pocas veces la he visto; y de ver a su padre o a mí acercarnos al coche, romper en llanto...
    Tienen 23 meses y unos 15kg, me da miedo, si, pero confío y ruego a Dios de que no nos pase nada.

    ResponderEliminar
  4. Sería lo ideal y he luchado por ello hasta el fds pasado, que a mitad de nuestro finde largo tuvimos que girar las sillas, porque la niña empezó a marearse y a vomitar como pocas veces la he visto; y de ver a su padre o a mí acercarnos al coche, romper en llanto...
    Tienen 23 meses y unos 15kg, me da miedo, si, pero confío y ruego a Dios de que no nos pase nada.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...