martes, 17 de mayo de 2016

La Biblioteca de Víctor: Aprendo las horas con el pequeño Lupo

Éste cuento se lo regalamos a Víctor para su cumpleaños. Buscábamos uno con reloj porque ya vimos que le hacía gracia. Había estado jugando con uno en una librería donde dejan cuentos (hechos polvo) para que los niños se entretengan mientras los padres compramos libros (o descansamos un rato).


Había varias opciones de cuentos con reloj de los que se pueden mover las manecillas pero elegimos este por varios motivos:

1º El protagonista es un lobo, al fin un cuento donde el lobo no es un personaje malo y oscuro.
El cuento relata un día normal de colegio de un lobito pequeño. Está bien para explicar cómo podría ser un día en el cole ya que le va a tocar ir al curso que viene.
De todos los cuentos que vimos éste era de los pocos que se adaptaba el horario al nuestro. Las horas de las comidas, de entrar y salir del cole, la hora del baño... Había otros cuentos donde, por ejemplo, se cenaba a las 6 de la tarde.
Las saetas se mueven con facilidad para un niño pequeño y además hace ruiditos (clac, clac, clac) en cada movimiento.
En el cuento tanto el padre como la madre de Lupo están implicados en la crianza del peque (en otros cuentos sólo aparece la madre). La madre le lleva al cole, el padre le va a buscar, la madre prepara la cena, el padre le acuesta...

Nos pareció un libro estupendo para poner hora a las rutinas diarias y a Víctor le encanta. Antes de ir leyendo cada página va poniendo las manecillas en la hora que se indica, identificando los números escritos con los que se marcan en el reloj.

Es un cuento que se puede leer a cualquier hora del día, pero nosotros lo leemos por la noche, en la cama, ya que así es como finaliza el cuento, con el padre de Lupo leyéndole un cuento y deseándole buenas noches.

¿Conocías estos cuentos con reloj?
Si te gusta lo que escribo puedes seguir mis desvaríos en Facebook.

14 comentarios:

  1. Me encanta, estoy buscando recursos para enseñarle las horas al mayor (están con eso en clase) y aunque va bastante bien, siempre viene bien algo de refuerzo visual, y así lo va aprendiendo el pequeño también. Gracias por la recomendación. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes un montón de cuentos de este estilo que se pueden mover las saetas, pero de entre todos los que vimos este fue el que más nos gustó ;)

      Eliminar
  2. Que chulo. Reúne muchos puntos a favor. Me encanta que aparezcan papá y mamá :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un cuento muy completo... Lupo también tiene hermanos, pero no son los protas del cuento :)

      Eliminar
  3. La verdad es que no lo conocía, pero si ayuda a poner hora y orden en las rutinas me parece muy didáctico e interesante. Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Víctor lo tiene desde enero y es uno de sus cuentos favoritos para irse a dormir :)

      Eliminar
  4. Me parece super útil, porque las rutinas son fundamentales. y eso de que el papá y la mamá estén implicados en la crianza, me parece genial. Gracias por compartirlo, guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace tiempo que tenía en mente hablar de éste cuento. Me alegro de que te haya gustado.

      Eliminar
  5. Me ha encantado y me has convencido completamente con tus motivos. Ya era hora de que el lobo no sea malo 😊

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un cuento estupendo. Lo de los lobos es que me toca la fibra, jeje, yo siempre le explico a Víctor que los pobres no pueden comprar la comida en los supermercados y comen carne, como nosotros :P

      Eliminar
  6. ¡Pues me gusta mucho! La verdad es que tu exposición de argumentos es inapelable. Jejeje... Genial, ¿eh? Me lo anoto si lo veo en la biblioteca o la librería.

    ResponderEliminar
  7. Respuestas
    1. Gracias, ya verás cómo le gusta a tu peque ;)

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...