viernes, 22 de enero de 2016

Fin del colecho

Creo que ya puedo decir que ya hemos terminado con el colecho. Al menos ya llevamos varias semanas durmiendo solos, mi marido y yo, en la cama de matrimonio.

Ha sido un proceso largo, sin prisa pero sin pausa.

Cuando nos mudamos (hace un año) teníamos una habitación reservada para Víctor, pero los primeros meses la usamos como habitación de los trastos. Primero las cajas de la mudanza que nos quedaban por colocar, luego los objetos que no sabíamos dónde poner: la cuna de Víctor (que estaba casi sin estrenar), una silla de paseo, cajas de trastos y ropas que hemos ido dando y tirando... Nos ha costado un montón vaciar ese cuarto (¡casi un año!).

Desde el primer día que llegamos a la casa, cada vez que pasábamos por la puerta le decíamos a Víctor, "Ésta es tu habitación", y cuando íbamos a la otra habitación le decíamos "Ésta es la habitación de los papás". Queríamos que le quedase claro.

Cuando empezamos a tener un hueco en la habitación de Víctor nos decidimos a ponerle una cama. Optamos por una cama nido, por si algún día los papás nos tenemos que quedar con él o por si por el motivo que sea necesitásemos una cama extra. Y ahí estuvo durante semanas, la cama de Víctor sin usar mas que por los papis si alguna noche necesitábamos más espacio para dormir, estábamos malitos o lo que fuera.

Finalmente dejamos totalmente despejada la habitación y nos hicimos algún que otro viaje a Ikea para decorarla con una mesita pequeña, cajas para juguetes, alfombra de carreteras para jugar, etc. ¡La habitación ya estaba lista!


A Víctor le encantó el resultado. Las primeras noches me acostaba con él en la cama, le contaba cuentos, le daba teta y cuando se quedaba dormido me iba a mi cama. Víctor se despertaba tempranito (sobre las 6 de la mañana) y me llamaba para que le diese teta. Era un poco reticente a dormir solo, así que había días que no le podíamos convencer de quedarse en su cama y dormía con nosotros.

Más tarde probamos de otra manera, yo me iba a dormir pronto y Víctor se quedaba con su padre. Cuando estaba cansado, Miguel le llevaba a la cama y se quedaba con él haciéndole caricias hasta que se quedaba dormido. Se seguía despertando pronto pero en vez de llamarnos venía a nuestra cama a tomar teta.

Actualmente le acostamos indistintamente su padre o yo. Cuando le acuesto yo le doy teta, cuando le acuesta su padre le hace caricias o simplemente le deja tapadito en la cama para que se duerma solo. Ya tiene asumido que esa es su habitación y ahí tiene que dormir él, aunque todavía algún día puntual se empeña en dormir con nosotros y si no logramos convencerle de lo contrario pues duerme y no pasa nada, pero por lo general duerme en su cuarto y nosotros en el nuestro.

Se acabó el colecho, después de 3 años por fin hemos recuperado nuestra habitación, por fin podemos dormir con algo de espacio, sin sus patadas nocturnas, sin apretujarnos, sin despertarnos por los movimientos de unos y otros. Echo de menos el calorcito de su cuerpo pegadito al mío (más ahora en invierno) y el poder darle besitos y achuchones por la noche... pero tengo todo el día para hacerlo así que no me voy a quejar.

¿A qué edad conseguiste pasar al peque a su propia cama?
Si te gusta lo que escribo puedes seguir mis desvaríos en Facebook.

4 comentarios:

  1. EL mío sigue en la nuestra, pero porque así lo queremos los tres. Tiene 3 años y medio, y tiene su habitación montada entera pero ni él quiere, ni nosotros tampoco jaja, así que de momento seguirá ahí. Tenemos una cama pequeña en nuestra habitación y el decide si quiere dormir en ella o en la nuestra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros tenemos una cama de 1,35m y Víctor se mueve mucho, pasa por encima de nosotros, se coloca atravesado... en fin, que nos hacía falta espacio y no tenemos sitio en la habitación para otra camita, así que ya deseábamos que se independizase de nosotros por las noches, jiji.

      Eliminar
  2. Mi gordi duerme en su cama desde el año, pero su caso es especial. No pudimos hacer colecho porque ella tiene que hacer dos tomas nocturnas de leche por vía enteral, así que los tubitos nos molestaban. Durante el primer año compartimos habitación, con su minicuna al lado, pero cuando ya no cabía la pasamos a su cunita.

    Ella cae dormida enseguida, sólo de forma puntual tenemos que quedarnos con ella en su cuarto. Tenemos un sillón al lado y la dormimos en brazos. Después a dormir del tirón en su cuna. Seguramente el año que viene,o cuando ya se le quede pequeña la cuna, tendremos que ponerle una camita con protección.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros hemos tenido bastantes problemas con el sueño de Víctor, los primeros meses no dormía más de 15 minutos seguidos y tomaba teta a todas horas, así que lo del colecho fue más un tema de supervivencia. Ahora que le destetamos por la noche y vemos que aguanta más horas dormido (unas 6 horas) es cuando nos hemos planteado pasarle a su propia habitación. Pobrecita tan pequeñita y estar con tubitos.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...