sábado, 30 de mayo de 2015

Las vacaciones en familia perfectas (¡y con un bebé!)

Las vacaciones sin hijo eran bastante sencillas, mirábamos en el mapa un país o ciudad que nos apeteciese visitar y con unos días de antelación hacíamos las reservas e íbamos. Visitábamos la ciudad, paseábamos, mirábamos museos, probábamos la comida típica y sobre todo descansábamos e íbamos a nuestro ritmo.

Con la llegada de Víctor todo esto cambió. Cambió por varios motivos, pero el principal eran los viajes. Eso de viajar durante horas, en coche, tren o avión con nuestro terremoto era todo un suplicio, lo pudimos comprobar las pocas veces que nos hemos atrevido a salir con él.

Cuando era más bebé porque no podíamos estar sentados con él en brazos sin que llorase, luego cuando empezó a caminar era imposible estar quietos en el asiento más de 10 minutos, con lo que los viajes en avión los descartamos. Tanto es así que el año pasado después de que se nos cruzaran los cables hacer una reserva para viajar en avión, con hotel y todo, en los últimos días vimos que iba a ser tan traumático (para Víctor, pero sobre todo para nosotros) que al final nos arrepentimos y cancelamos todo.

Este año va a ser distinto. Se puede negociar con Víctor, entiende las cosas y es más comprensivo y aunque sigue siendo un culo inquieto ya no tenemos tanto miedo de viajar con él.

Ahora sí podemos soñar con unas vacaciones ideales en familia. Esas vacaciones en las que todos disfrutamos: Miguel descansando (que ya viaja lo suyo a lo largo del año por trabajo) y Víctor y yo disfrutando de experiencias nuevas. Si nos dan a elegir siempre hemos sido más de ciudad que de playa o montaña, nos gustan las excursiones, programadas o por nuestra cuenta y por supuesto conocer lugares diferentes cada vez... aunque no negaré que algún sitio merece una segunda y tercera visita, ¡nunca hay tiempo para verlo todo!.
Piscina de Artur Martorell
Madresfera y la Fundación Pere Tarrés (creadores de Ningún niño sin colonias) han organizado un concurso donde podemos ganar unas vacaciones este verano en una de las seis casas de colonias que disponen. Así que voy a soñar despierta a ver si nos toca disfrutar de esas vacaciones en familia que tanto nos merecemos todos.

De entre todas las casas disponibles de las Vacaciones en Familia de la Fundación Pere Tarrés la que más me llama la atención es la de Artur Martorell en la Costa Dorada por todas las actividades que ofrece, la playa (¡Víctor no ha estado nunca en la playa!),  la Ciudadela Ibérica, el castillo medieval de Calafell, excursión a la playa natural Muntanyans de Torredembarra, y un montón de actividades del club náutico de Calafell. Una delicia de vacaciones para disfrutar en familia, con piscina, pista deportiva y espacio recreativo infantil. ¿Se le puede pedir más a unas vacaciones?.

Si no funciona el vídeo puedes verlo en este enlace.
¿Cómo son tus vacaciones ideales?, ¿ya las tienes planeadas?.
Si te gusta lo que escribo puedes seguirme en Facebook.

miércoles, 27 de mayo de 2015

El Efecto Demostración

Seguro que alguna vez os ha pasado: estáis peleados con el ordenador porque algo no funciona como debería, no os sale algo, se ha roto y por mucho que intentéis arreglarlo no hay manera. Sudáis la gota gorda intentando arreglarlo, os cabreáis, tenéis ganas de lanzar el ordenador por la ventada, y llamáis a alguien para que os ayude, un compañero de trabajo, un técnico, vuestra pareja... después de explicarles lo que pasa, justo cuando les vais a enseñar el ordenador, ¡resulta que funciona de maravilla!. Ni rastro del error, ya podéis hacer lo que estabais intentando, y se os queda la cara de tonto delante de la persona a la que habéis pedido ayuda. O bien puede ocurrir cuando estáis jugando a un juego, pongamos que a encestar canastas, se os está dando de cine, no falláis ni una; de cerca, de lejos y hasta con los ojos cerrados, todas entran. Se acerca alguien a mirar y todo son errores, tropiezos y fallos. Esto es el "Efecto Demostración", ¿os suena?.

Pues con los niños pasa algo parecido, o al menos a nosotros nos ha pasado en varias ocasiones con Víctor.

Nuestro hijo no duerme más de 15 minutos y llora un montón. Cuando Víctor tenía 7 meses unos familiares nos invitaron a cenar en su casa, nosotros ya les advertimos de que el peque iba a dar la noche, pero la verdad es que nos apetecía mucho cenar con ellos, así que nos arriesgamos. Pasamos una noche estupenda, Víctor fue todo sonrisas hasta que se durmió... ¡¡y despertó después de 2 horas de larga siesta!!, en toda la noche no salió ni una lágrima de sus ojos. Mi marido y yo no nos lo creíamos... los familiares debieron de pensar que éramos unos exagerados... Esa misma situación se repitió un par de veces más con distintas personas... eso sí, si estábamos a solas con él la cosa cambiaba, volvía a ser él, a no dormir y a llorar a todas horas.

Víctor sólo se duerme a la teta. Esta era una de mis mayores preocupaciones cuando le llevé a la guardería, la hora de la siesta. Víctor sólo se dormía a la teta y muy pegadito a mí y así se lo hice saber a las profes de la guardería, pero es que lo que no consigan ahí... He de decir que no les resultó nada sencillo; los primeros meses le tuvieron que dormir en brazos y con el chupete puesto, más adelante le ponían en la camita y se quedaban a su lado mientras se dormía y finalmente cuando ya no usaba chupete ya se dormía él solito. Les costaba pero se durmió sin teta desde el primer día. En casa es bien distinto.

Se pone las zapatillas solo desde antes de los 18 meses. Las de velcro, claro, y también se pone los calcetines y los pantalones solito (a veces del revés) y se sabe meter la camiseta por la cabeza (con las mangas le ayudo yo)... es bastante autónomo desde muy pequeño, siempre ha tenido interés por hacer las cosas él solito, pero basta que haya alguien delante como para que me pida ayuda para hacerlo. Nada, así no hay quien me crea.

No se deja tocar por los médicos. Ya os he contado como las revisiones médicas son todo un espectáculo, así que pediatra nuevo que conoce, pediatra al que le voy advirtiendo. Hasta que nos topamos con uno con el que no se cumplió la profecía. Era un pediatra muy muy alto, puede que midiese más de dos metros, mayor y con voz profunda... y hombre (hasta entonces a Víctor sólo le habían visto mujeres). No sé si por ser hombre, o por ser tan alto, o con esa voz... o por todo en conjunto, el caso es que Víctor casi ni se meneaba en las revisiones con este doctor. Nos duró pocos meses, con la mudanza cambiamos de centro de salud y de pediatra, claro.

Habla por los codos. Mi hijo habla muchísimo, se lanzó a hablar con año y medio y desde entonces ha ido a más, las expresiones que usa te dejan alucinado. Conozco a varias personas que leen el blog, pero con las que no tengo trato diario. A veces nos encontramos, yendo Víctor conmigo, y me dicen "Vaya lo que habla tu hijo, ¿no?" y yo les contesto que sí, que habla un montón, así que se dirigen a mi hijo para que les diga algo y él esconde su carita entre mis piernas. Nada, no dice ni una palabra, como máximo dirá un "adiós" o un "hasta luego" un minuto después de que se haya marchado la persona con la que había estado hablando... y por supuesto esa persona ni se entera de su saludo.

¿Habéis sufrido el efecto demostración con vuestros hijos?
Si te gusta lo que escribo puedes seguirme en Facebook.

domingo, 24 de mayo de 2015

¡El cine con amigos es más divertido!

Parece que nos estamos aficionando al cine con Víctor y es que después del éxito de su primera película me he venido arriba y nos hemos atrevido con una segunda visita al cine.

Teníamos vales de entradas a 4€ que nos dieron con las anteriores entradas de la Fiesta del Cine, pero caducaban enseguida así que me animé a ir, pero esta vez con un amiguito de Víctor; Marco.

La película que elegimos fue la de La Oveja Shaun, no había más opciones en cartelera que pudieran gustar a niños de 2 años. La peli de Home ya no estaba, no me hubiera importado repetir y ya sabéis que a los peques les encanta ver las pelis una y otra y otra vez... y otra vez y otra más, sin cansarse. Creo que es porque les da seguridad saber lo que va a pasar con antelación y si les gustó la primera vez, ¿por qué no les va a gustar verla 20 veces (por decir un número)?.

Víctor casi no conocía estos dibujos, creo que la primera vez que los vio fue el día anterior a ir al cine (él elige qué ve y qué no ve en la tablet, yo no le pongo los dibujos). Pero me pareció ver que le gustaba, estuvo muy atento siguiendo el capítulo, así que me animé a llevarle a ver esa peli.
Víctor y Marco en la entrada de los cines.
La emoción para esta segunda peli era la misma que para la primera, pero ahora Víctor era el "experto" y le podía contar a Marco todo lo que sabía de los cines; era la primera película de Marco.

Rompimos todas las normas: hubo palomitas y refrescos para las mamis y gusanitos para los peques. Mientras Vero, la mamá de Marco, y yo comprábamos el avituallamiento para el cine los peques se entretenían con las máquinas de la entrada (sólo se subieron a la moto, no jugaron partidas, je je).

Compramos sólo dos entradas pero intentamos ponernos cada uno en una butaca (la sala estaba casi vacía). Marco aguantó en su butaca toda la peli, Vero hizo contrapeso en la butaca para que no se plegase, pero a Víctor no le parecía un método muy seguro y prefirió verla en mi regazo.

Víctor probó por primera vez las palomitas. Yo tenía miedo de que se atragantase, pero mientras yo me las comía a puñados a él se las iba dando de una en una y no hubo problemas.

Al final los dos acabaron la peli como unos campeones, aunque Marco tuvo que salir un par de veces (es lo que tiene el no llevar pañal) y Víctor se durmió en la teta los últimos minutos de la película.

Me llamó la atención que en esta peli no había niños, todos los demás de la sala eran adultos y esta vez si que hubo alguna mirada de reproche por lo que habían hablado los peques. Al ser los únicos niños fueron los únicos que hablaron durante la peli. La vez anterior había más niños hablando y nadie se molestó.
Lo importante es que los peques se lo pasaron muy bien y que ya no tengo miedo a volver al cine con Víctor. Es posible que algún día no le apetezca ver la película entera y si pasa eso nos iremos, pero sé que es capaz de aguantar hasta el final y de disfrutar del cine, como disfrutamos sus padres.

¿Vuestros peques también son cinéfilos?
Si te gusta lo que escribo puedes seguir mis desvaríos en Facebook.

jueves, 21 de mayo de 2015

La Biblioteca de Víctor: Zas, el elefante.

Como ya sabéis me he apuntado al #Reto1000 de Boolino para conseguir mil niños leyendo con Boolino book box. Uno de los libros que venía en la caja de abril de entre 1 y 3 años es el de "Zas, el elefante".

A Víctor le ha encantado, tanto es así que se lleva todas las noches el cuento a la cama. No se lo he leído muchas veces, sólo tres o cuatro, pero ahora lo que prefiere es "leerlo" él solito. Coge el cuento, y empieza "Había una vez..." (aunque en el cuento no pone eso, je je), empieza a pasar las páginas y cuenta la historia a su manera. El libro tiene bastantes páginas y, aunque son gorditas, a Víctor le cuesta pasarlas de una en una, así que el cuento que cuenta Víctor es un poco más abreviado que el real.

La parte que más le gusta es la de "la oscuridad", pero no quiero revelar el hilo de la historia, así que os pongo una foto para qué veáis el libro por dentro. Víctor pasa las páginas adelante y atrás hasta que encuentra a Zas en la oscuridad.

Lo que me gusta de este libro es que es una historia sencilla pero que capta la atención, con presentación, nudo y desenlace. La tapa es dura y las páginas resistentes. El texto es claro y con letras grandes y el fondo blanco, con lo que les será fácil de leer más adelante, cuando aprendan. Los dibujos son sencillos y ayudan a seguir la historia.


Ya os conté en su día que Víctor "devoraba" libros, pero parece ser que ahora lo hace de una manera menos destructiva. Este cuento es el que más ha llamado la atención de Víctor de todos los que tiene (le fascinan los elefantes).

Os recuerdo que si os apuntáis a Boolino book box con el código desvariosdeunam, o a través del banner del blog, hasta el 1 de junio además de tener un 5% de descuento participáis en el sorteo de un iPad mini.

Además la guía de lectura de Boolino nos sugiere ideas de cómo leer la historia para captar la atención de los niños, qué preguntas hacerles, qué actividades se pueden realizar basadas en la historia... es la manera perfecta de completar la lectura de cuentos.

Si te ha gustado el libro y prefieres comprarlo suelto puedes hacerlo en este enlace.

¿Tu peque también devora libros?
Si te gusta lo que escribo puedes seguir mis desvaríos en Facebook.

lunes, 18 de mayo de 2015

Su primera peli en el cine

Teníamos muchas ganas de ir a cine con Víctor pero no sabíamos si aún era demasiado pequeño para aguantar, así que en previsión de que nos tuviéramos que salir a mitad (o principio) de la peli y con lo caro que es, decidimos aprovechar La Fiesta del Cine para hacer la primera prueba. 

La Fiesta del Cine dura normalmente 3 días, aunque esta vez han sido 4 días (a causa del fútbol, creo), y las entradas están a un precio más reducido del normal, 2'90 € para los adultos, gratis para los menores de 3 años.

Preparación antes del cine:
Peli infantil en casa: nosotros hemos probado con varias, pero la que más hemos puesto ha sido la de Cars, porque los coches le encantan y ya conocía a los personajes por juguetes que tiene.
Ambiente de cine: persianas bajadas, luz tenue, todos sentados en el sofá, sin juguetes por el medio ni distracciones
- Palomitas: no se recomiendan para menores de 3 años por peligro de atragantamiento, así que nunca comemos delante de él para que no nos pida.
- Bebida: agua. No hay nada mejor para quitar la sed por mucho que los publicistas nos digan lo contrario.

Resultado: aguanta unos 10 minutos sentado. Al principio sigue la peli, está emocionado, habla y pregunta un montón, luego se empieza a levantar y al poco rato pierde todo el interés y se va a jugar con sus juguetes y finalmente nos reclama y no nos deja terminar de ver la película. Todos los intentos fracasados.
Entrando al cine, ¡qué emoción!.
Vamos al cine:
- Le estuvimos hablando de ir al cine ese día unas horas antes de entrar, contándole todo lo que iba a ocurrir.
- Llegamos con algo de antelación. Para llegar fuimos en metro y luego teníamos un pequeño paseo así que mejor ir con tiempo por si el metro se retrasaba o por lo que le pudiera costar a Víctor llegar desde el metro al cine andando (ya sabéis: un pasito p'alante dos p'atrás).
- Una vez dentro del cine elegimos la última fila y cerca de las escaleras. Ahí estuvimos a nuestras anchas y con más espacio para que Víctor se diera paseos.
- Por si acaso compramos 3 entradas, para Miguel, para Víctor y para mí. Si Víctor no paga entrada no tiene asiento y queríamos probar a que se sentase en una butaca. ¡Error!: estaba vacío más de medio cine, aunque no le hubiéramos comprado entrada habría tenido asiento libre. Además, con lo poquito que pesa Víctor, al sentarle en la butaca el asiento se plegaba de nuevo... la cosa no mejoraba con el alzador, así que pasó toda la película en mi regazo.
- No compramos chuches, ni palomitas, ni bebida. Llevamos una bolsa con agua para Víctor y galletas de las que le gustan.
- Antes de empezar la peli le enseñamos todo lo que tenía la sala: los altavoces, las luces, las butacas, la numeración, la ventanita por donde se proyecta la película, la pantalla. Su padre le explicó cómo funcionaba todo, de dónde salía el sonido, cómo se iban a apagar las luces al inicio de la peli... Estuvo muy atento a todas las explicaciones.
- Habló un montón, pero habló bajito para no molestar (como ya le habíamos pedido que hiciera). No había mucha gente y no era el único que hablaba, así que nadie nos miró mal. Era una peli infantil y había otros niños de edades similares, con comportamientos similares.
- Teta, teta y más teta. Así se pasó media peli, pero aun con todo no perdía ojo a la historia.
- La elección de la peli: "Home. Hogar, dulce hogar" fue un éxito. El personaje principal ya lo conocía, porque tenemos muñequitos en casa. La historia es bastante fácil de seguir, el prota cambia de color según sus sentimientos (amarillo: miedo; rojo: enfadado; naranja: contento...), eso ayuda a entender mejor la historia. 

- El volumen no está muy alto (lo bajan en las pelis infantiles). 
- Lo peor: los anuncios. Más de 15 minutos de anuncios, teniendo en cuenta que llegamos al cine con mucha antelación, la espera se nos hizo eterna.
La pantalla es enoooorme.
Resultado: disfrutó un montón de la experiencia, aguantó la película hasta el final (yo no me lo creía). Días más tarde aún se acuerda del cine y nos pide volver a ir. ¡Éxito total!.

¿Habéis probado a ir al cine con vuestros peques?
Si te gusta lo que escribo puedes seguir mis desvaríos en Facebook.

jueves, 14 de mayo de 2015

Concurso Mama Pig: Pompas

Ya os he contado lo mucho que le gusta a Víctor Peppa Pig y lo bien que se lo pasó cuando la conoció en persona, así que pintar una escena que nos represente a Víctor y a mí en formato "Peppa Pig" para celebrar el día de la madre nos ha parecido una idea genial.

La escena de Peppa Pig con la que más identificados nos sentimos es la de hacer pompas. A Víctor le vuelven loco las pompas de jabón se pasaría hoooooras y horas explotándolas, pero yo no tengo fuelle suficiente como para estar toda la tarde soplando, así que es una actividad que hacemos de ciento a viento. El pompero lo tenemos muy escondido y fuera de su alcance, peroVíctor es muy listo y siempre lo localiza... y aunque no esté a la vista nos lo pide. 
Víctor Pig y Maricarmen Pig haciendo pompas
Hace unos días le enseñé a Víctor a hacer pompas. Aprendió muy pronto, sujetaba el pompero con cuidado para no tirar el jabón, mojaba el palito y soplaba haciendo un montón de pompas. ¡Cómo se reía!. Se lo pasó genial, hacía pompas grandes y pequeñas, pompas que se explotaban enseguida y pompas que aguantaban más. No sé cuanto tiempo estuvimos, yo creo que más de una hora, hasta que al final se le cayó el jabón al suelo y dimos por finalizado el juego. Si no hay jabón no hay pompas.

Es increíble la resistencia que tienen los niños, no se paró a descansar ni un minuto, no se mareaba, no le faltaba el aire... se reía, hacía pompas, las intentaba explotar, se reía más, hacía más pompas...

En el dibujo que he hecho estamos George Víctor Pig haciendo pompas y Mamá Maricarmen Pig jugando con él. El dibujo lo he hecho yo y Víctor me ha ayudado a pintarlo. Nos lo hemos pasado muy bien y con este dibujo participamos en el concurso de Madresfera para conseguir un libro de Penguin Ramdom House, figuras de Bandai de Peppa Pig y un neceser de Artesanía Cerdá. Esperaremos el resultado con ilusión y os mantendremos informados.

Pintando juntos el dibujo.
Nuestra obra de arte finalizada.
¿Vosotros soléis pintar con vuestros peques?
Si te gusta lo que escribo puedes seguirme en Facebook.

martes, 12 de mayo de 2015

La habichuela mágica

A Víctor, como a cualquier niño, le encanta la naturaleza, las plantitas, las flores, los bichillos... Y eso también lo fomentan en su guardería. Ahí tienen un pequeño huertito, donde ellos mismos hacen de jardineros

El otro día nos mandaron fotos de los peques trasplantando macetas y la verdad es que está genial. 

No sólo las plantan, también hacen actividades con ellas. Tienen, menta, perejil, orégano... Así que un día salen al huerto, cortan las hojas de las plantas y las usan para cocinar, preparándose almuerzos sencillos para luego comérselos. 

Para los niños es toda una experiencia ver cómo lo que se comen no sale de la nevera o la despensa, sino de una plantita que han estado cuidando ellos mismos.

En el taller de Alianza Aire, al que asistimos en el mes de marzo, nos regalaron una semilla para plantarla, y de momento es la única planta que tenemos en casa. En la semilla, ponía "Pide un deseo", ¡era una semilla mágica!. Yo no he conseguido reconocer qué planta es. La he puesto en mi escritorio, en un lugar muy soleado y a la vista, aunque fuera del alcance de Víctor (y de su pelota de fútbol...) y de momento está sobreviviendo bastante bien.

La planté con Víctor y todos los días le enseño como avanza y le dejo que la riegue él mismo con un botellín (que me encargo de llenar con muy poquita agua para que no la líe). 

Tardó bastante en asomar, yo ya estaba perdiendo las esperanzas, hasta que por fin pudimos ver cómo salía de entre la tierra. Desde entonces no ha parado de crecer, crecer y crecer... 

Yo creo que en unos días podremos empezar a trepar, a ver si llegamos al castillo del gigante... y con un poco de suerte conseguimos la gallina de los huevos de oro!!!. 

¿Vosotros tenéis plantas en casa?, ¿les enseñáis a cuidarlas a los peques?
Si te gusta lo que escribo puedes seguir mis desvaríos en Facebook.

sábado, 9 de mayo de 2015

7 Influencers que dan visibilidad a la lactancia materna

¿Está de moda la lactancia materna?. Personalmente no creo que sea una moda, simplemente ahora hay más información y a eso ha ayudado mucho la visibilidad que le dan los famosos a la lactancia.

Son personas influyentes, personas que tienen un público y seguidores, personas admiradas y queridas. Por eso es tan importante cuando algún famoso enseña, difunde o anima a dar el pecho, ya que de esta manera ayuda a normalizarlo a verlo como algo natural.

7 influencers que ayudan a promover la lactancia materna:

Gisele Bündchen
Seguro que os suena esta imagen, ha dado la vuelta al mundo, es la imagen de Gisele alimentando a su peque mientras se arregla para trabajar (para quien no lo sepa, es modelo). Se dice que la lactancia estropea los pechos y el hecho de que una modelo de públicamente el pecho a su peque ayuda a perder ese miedo. Si lo hace una modelo que vive de su cuerpo, no será tan terrible.

Olivia Wilde
La actriz Olivia Wilde, también conocida como "Trece" en la serie House,  protagonizó un editorial de moda para la revista Glamour en el que posaba mientras amamantaba a su bebé. Según Olivia: "Ser retratada con Otis es perfecto porque cualquier retrato de mí ahora mismo no es completo si mi identidad como madre no forma parte de el. Amamantar es la cosa más natural". La foto fue criticada por lo monísima que iba y lo "peligroso" para el vestido que es llevar un recién nacido sin pañal, pero hay que entender que es una foto artística y no dejarse llevar por la envidia.

Mayin Bialik
Más conocida como Blossom o Amy Farrah Fowler en The Big Band Theory. Además de actriz es neurocientífica y madre de dos. Ha dado el pecho a sus peques hasta los 4 años y defiende convencida la lactancia materna. Quizá del criterio de una modelo o de una actriz no nos fiemos mucho, pero ahora estamos hablando de una neurocientífica ;)

Alyssa Milano
Actriz, productora y cantante. Apareció en series como Melrose Place y Encantadas. Mamá de dos. Comparte en las redes sociales fotos dando el pecho y es gran defensora de los derechos de la lactancia.  Revolucionó recientemente las redes sociales con el altercado que tuvo en el aeropuerto de Heathrow al no permitirle llevar en el avión leche materna que se había extraído para su hija: "Every ounce of milk I'm able to produce for my child is nothing short of a miracle and to watch that milk be thrown away without any regard for my baby, was heartbreaking," she saidPara ella fue un mal trago ver cómo tiraban a la basura la leche que se había extraído para su pequeña y lo hizo saber por twitter. Sin el bebé presente no se permite llevar leche... pero si tuviera el bebé con ella ¿qué necesidad habría de extraérsela?.


Carlos González
No todo van a ser mujeres en esta lista. El pediatra Carlos González es muy conocido por sus libros que abogan por la crianza natural y respetuosa y también por la lactancia materna. Padre de tres hijos y autor de varios libros, entre ellos: Manual práctico de lactancia materna, Un regalo para toda la vida, guía de la lactancia materna y Comer, amar, mamar.

Julio Basulto
Dietista y nutricionista,  activo en las redes sociales y colaborador habitual en diversos medios, entre ellos: Consumer.es, Espacio abierto, La Sirena “El rincón de Julio Basulto”, Lecturas Práctica (sección “Expertos”),  Revista “Tu bebé” (“El mundo de tu bebé”), Ser Padres... Autor de los libros Se me hace bola y Mamá come sano. Padre de tres niñas y gran defensor de la lactancia materna. Gracias a él muchas madres están bien informadas sobre la lactancia materna, como alimentarse correctamente en ese periodo y los mitos alrededor de la lactancia.

El Papa Francisco
¿Quién hay más influyente en el cristianismo (y fuera de él) que el propio Papa?. Lo que dice se publica en periódicos, sale en la tele, es escuchado por millones de personas. Por esto mismo es tan importante el mensaje que da sobre la lactancia en público. El Papa Francisco anima a las madres a dar el pecho a demanda, donde el peque lo pida, "Da de comer al hambriento" y si el hambriento es tu propio hijo pues con más motivo, ¿no?.


Por supuesto hay muchos más influencers que promueven la lactancia materna. Muchas famosas y modelos se han apuntado a la moda de los brelfies (breastfeeding + selfie) y difunden sus fotos de lactancia en las redes sociales. Sea una moda o no, ole por ellas, ya que es una manera más de dar visibilidad a la lactancia y si además eres alguien admirado y con seguidores el mensaje se difunde todavía más. Ya escribí en el post ¡Mamá, no te escondas! la importancia de dar esta visibilidad, ya seas influencer o no.

¿Conoces a algún otro influencer que promueva la lactancia materna?
Si te gusta lo que escribo puedes seguir mis desvaríos en Facebook.

miércoles, 6 de mayo de 2015

¡Por mis narices que lo vas a hacer!

Y digo "narices" por no decir otra cosa...

A veces estamos muy ilusionados con hacer algún plan con los peques. Lo planeamos, nos imaginamos la alegría que les va a dar y lo mucho que se van a divertir y llega el día y no les apetece salir de casa y no hay manera de convencerles, o las cosas no salen como habíamos planeado.

Te voy a poner dos ejemplos que he visto recientemente, aunque seguro que a ti se te ocurre alguno más después de leerlos.

Una abuelita va feliz al parque con su nietecita de poco más de un año, hay un grupo de niños jugando al tobogán y la abuelita se acerca al tobogán con la peque hasta que llega su turno. La levanta hasta arriba del tobogán y a la niña le da pánico y empieza a llorar aterrada... pues eso no va a frenar a la abuelita porque "Hemos venido a divertirnos, ¿no?", pues fuerza a la pequeña, entre gritos y lágrimas, a bajar por el tobogán, porque todos sabemos lo divertido que es el tobogán.

Viene Peppa Pig a firmar sus libros a un centro comercial, "¡Genial!, a mi peque le encanta Peppa Pig", vamos a comprar un libro para que lo firme y nos haremos una foto con tu personaje favorito, el que nunca se cansa de ver en la tele. Llegan los padres al centro comercial con su hijo muy contentos, el peque también está contento porque tiene ganas de ver a Peppa. La fila es larguísima, todos los niños del barrio y alrededores han venido a ver a Peppa, así que se ponen en la cola y esperan a que les toque. Casi media hora después llegan a Peppa, es enoooorme, el pequeño está impresionado, la madre se acerca con él para que el papá les haga uno foto y el niño se asusta "¡¡¡No quierooooo!!!", "Pepito, sonríe a papá, que nos va a hacer una foto" le coge en brazos para acercarse a Peppa, el niño llora, se retuerce en los brazos de la madre... y ya tienen su foto maravillosa con su personaje favorito. Para enmarcar.

¿¡Estamos locos!?, ¿por quién hacemos las cosas por los peques o por nosotros?.

A veces las situaciones nos superan, nos frustramos y no somos capaces de distanciarnos y ver lo que está ocurriendo. La próxima vez que vayas a hacer algo divertido con tu hijo, asegúrate de que realmente se va a divertir cuando lo hace. Si le da miedo, si llora, si no le apetece... párate un momento, piensa qué estás haciendo y por quién. A todos nos puede pasar, pero mejor si somos conscientes y podemos evitarlo.


Si te gusta lo que escribo puedes seguirme en Facebook.

domingo, 3 de mayo de 2015

¡Mamá, no te escondas!

En mis 27 meses de lactancia me ha tocado dar el pecho en sitios muy diversos, prácticamente allá a donde voy con Víctor. Así, haciendo memoria, he tenido que sacar la teta en bares, restaurantes, probadores de alguna tienda, salas de lactancia, en el museo del Prado, bancos de la calle, en parques, en el metro, tranvía, avión, tren, en los taxis (complicado con el cinturón de seguridad, pero no imposible)... Pero nunca me he escondido, no hay motivos para hacerlo.
También doy el pecho en el blog ;)
Cuando le he dado el pecho en salas de lactancia o probadores era más por la comodidad de estar sentada y poder dejar los abrigos, bufandas, bolsos, etc, en algún sitio, nunca ha sido por pensar que de otra manera iba a molestar a la gente, ¿a quién le puede molestar eso?. Cuando leo por ahí las experiencias de otras madres a las que les echan de los sitios por dar teta a sus hijos, alucino.

A mi personalmente nunca me ha pasado, de hecho ha sido más bien lo contrario. La gente va a su bola y pasa de nosotros, por lo general, pero también me he encontrado a mucha gente que me ha felicitado por continuar con la lactancia a pesar de que mi hijo ya no sea tan bebé. La mayoría de la gente que me ha felicitado han sido abuelitas, señoras de edad mayor que han vivido en sus tiempos la lactancia con más naturalidad de la que se vive ahora, señoras que igualmente han dado el pecho a sus hijos hasta bien mayores y señoras que no pudieron darle el pecho y se les quedó esa espinita clavada...

Si das el pecho a tus hijos ¡no te escondas!.

¡Mamá, no te escondas! es el título de esta iniciativa, con el fin de que mamás, papás y comunidad en general apoyemos a una lactancia respetuosa. Dejar a un lado los tabús y poder vivir la lactancia plenamente, sin complejos, sin tener que esconderse, que la sociedad se sensibilice ante este acto que más allá de cualquier cosa principalmente es un acto de amor.

Es una acción en conjunto entrMisión: Mamá NinjaPau Almuni,  Un papá como VaderJoaquín Montaner y La parejita de golpe

Para leer otros post o participar en la fiesta de enlaces entra en aquí y deja tu link.

#mamanoteescondas
Si te gusta lo que escribo puedes seguir mis desvaríos en Facebook.

viernes, 1 de mayo de 2015

¿Cómo puede ayudar el Coaching a los padres?

El Coaching está de moda, hace cosa de un par de años no sabíamos de su existencia (¡al menos yo!), y ahora todos tenemos una idea de lo que puede ser.

Conocí a Laura Croas de Late Coaching y a Laura García de Coaching con Laura en un taller que impartieron en la guardería de mi hijo y les hice una entrevista para profundizar más en este tema que me parece apasionante.
Laura Croas y Laura García
Una de las herramientas que nos dieron en el taller y que definitivamente ha triunfado entre las familias que asistimos fueron "Los 3 Tesoros", consiste en contarle a tu hijo antes de acostarle las 3 cosas que más nos han gustado de lo que hemos vivido ese día y luego les pedimos a ellos que nos cuenten sus 3 tesoros. En nuestro caso al ser Víctor tan pequeño soy yo la que cuento sus 3 tesoros, le ayudo a recordar las cosas que le han pasado buenas durante el día (y que pienso que le han gustado), supongo que en unos meses será él quien me los cuente, pero os aseguro que le encanta y al día siguiente me pide que le cuente los 3 tesoros. Es una manera de conectar con nuestro hijo por una parte y de acostarnos con una mentalidad positiva al recordar las cosas bonitas.

Si quieres saber algo más sobre el coach y cómo te puede ayudar no te pierdas la entrevista:

1 ¿Qué os llevó al coaching? ¿Cómo surgió la idea de Late Coaching y Coaching con Laura?

Laura García: El coaching llegó a mí después de años de malestar y lucha. No me atrevía a tomar el control de mi vida, porque eso me daba vértigo, y culpaba a los demás. Hasta que un día, decidí tomar el control y volver a imprimir pasión en mi vida profesional.

Para completar mi formación en psicología, me Certifiqué como Experta en Coaching, Programación Neurolingüística, Coaching Cuántico y Mindfulness y durante ese camino descubrí que, inconscientemente, llevaba toda la vida luchando. Lo que yo denominaba inconformismo, era en realidad una lucha constante conmigo misma y con todo lo que me rodeaba. Experimenté en primera persona los beneficios del Coaching y decidí que ese sería el camino a seguir.

Coaching con Laura surgió porque quería que apareciese mi nombre. Me había vuelto a encontrar y quería ser mi propia Marca. Mostrar quien soy. 

Laura Croas:  Después de trabajar durante muchos años como psicóloga en el sector de RRHH y ser mama dos veces, un día como cualquier otro, decidí triunfar. Decidí no esperar a las oportunidades, sino yo misma buscarlas.  

Conocí el coaching y descubrí que si es bueno vivir, todavía es mejor soñar y lo mejor de todo, cumplirlo!.

Así nació Late Coaching, para cumplir mi sueño y ayudar a mis coachees (clientes) a que  cumplan los suyos y encuentren ese equilibrio familiar tan deseado por todos.

Me especialicé en Coaching educativo y familiar, Coaching de grupos y Mindfulness. En este camino,  y después de coincidir con Laura en diferentes cursos y conferencias, un día, decidimos intercambiar nuestros teléfonos y unir nuestras experiencias en un objetivo común, acompañar a las familias hacia su bienestar.

Nuestras especializaciones, formación y caracteres se compenetran de tal forma que hacemos que enseñar y aprender sea sencillo, eficaz, divertido y diferente. 


2 ¿Qué tipos de coaching existen?

Antes de hablar de los diferentes tipos de coaching, definiremos, en pocas palabras en qué consiste. El coaching es una metodología basada en las preguntas, que ayuda al coachee, a explorar sus creencias, valores, fortalezas y limitaciones y que da como resultado, un autoconocimiento profundo y un movimiento hacia los objetivos deseados. 
Es decir, el coaching nos ayuda a pasar desde donde estamos hasta donde queremos estar.

Según  a quien vaya enfocado, hablaremos de Coaching personal, ejecutivo, educativo, deportivo, familiar… 


3 ¿En cuál o cuáles estáis especializadas?

Estamos especializadas en Coaching educativo y cuántico. Orientadas hacia la familia y la mujer. Ayudamos a padres, niños, adolescentes y educadores a recuperar la confianza en sí mismos, mejorar las relaciones interpersonales y rebajar las tensiones familiares asociadas a cada etapa.
Utilizaremos todos los recursos de los que disponemos (psicología, coaching, PNL, mediación…) para generar el cambio que necesitan.

Es un hecho que cuando nos sentimos bien por dentro, cambiamos también por fuera.


4 ¿Toda la gente es "apta" para recibir coaching? ¿Os habéis topado con gente que no se deja ayudar?

En un proceso de coaching, el cliente es el dueño del proceso y por tanto de su resultado. El coaching es un trabajo de mirada hacia el interior, de toma de conciencia y acción. 
Todo el mundo puede realizar un proceso de coaching, siempre y cuando adquieran un compromiso consigo mismo para salir de su zona de confort, estar dispuesto a cambiar conductas que ahora le limitan y probar cosas diferentes para generar resultados diferentes.

Realizamos una primera sesión exploratoria, gratuita, en la que les explicamos en qué consiste y en la que el coachee podrá averiguar si es su mejor momento para iniciar el proceso. 


5 ¿Cómo podéis ayudar a los padres con vuestro trabajo?

A las madres, padres y familias en general, les ayudamos trabajando desde la autocreencia (autoestima+confianza). Partimos de la base de que toda persona tiene el potencial necesario para conseguir lo que se proponga.Una vez consiguen de manera individual quererse más y mejor, poner sus límites y tener cubiertas sus necesidades, no exigirán a otros miembros de la familia que se las cubran.

Con las sesiones individuales nos enfocamos en ellas como personas, con independencia del rol que estén desempeñando (madres, esposas, hijas….). El objetivo es que tomen el control de sus vidas y que vuelvan a brillar, porque si ellas brillan, todos los que las rodean lo harán también.

Proporcionamos herramientas para la identificación y gestión emocional, comunicación, empatía, resolución de conflictos, culpa….y con los talleres, que son trabajos en grupo, creamos un espacio a las familias para expresar sus inquietudes y sobre todo, que reciban la información necesaria para comprender las etapas por las que pasan sus hijos y ellos mismos.


6 ¿y a nuestros hijos?

Muchas veces, los padres nos traen a niños para trabajar algo en concreto con ellos y después de varias sesiones, detectamos que en realidad, esa inquietud que nos plantean, no siempre es un problema del niño, sino que se trata de una proyección de los padres. 

Es decir,  nuestros hijos hacen de espejo nuestro. Nosotros, como padres, proyectamos en ellos, tanto la alegría, sentido del humor, como también, nuestros miedos, frustraciones y  asuntos sin resolver.Es por ello, que cuando esto se resuelve, el padre gira y los niños lo hacen mucho más. Imagínate que vas en un coche con el limpiaparabrisas muy sucio. Es imposible que le enseñes al niño el camino por donde vas, si tú no lo ves antes. Por esto, siempre os proponemos una mirada hacia vuestro interior, primero para identificar estos temas irresueltos y luego para trabajarlos.


Este vídeo, que nos pusieron en el taller, lo ilustra muy bien:
Si no puedes ver el vídeo pincha en este enlace: https://www.youtube.com/watch?v=vTsQKhXx-ok

Nuestro trabajo con los niños se desarrolla a través de sesiones dinámicas, que incluyen cuentos, canciones, juegos y preguntas (dependiendo de la edad). 

Les ayudamos a detectar y desarrollar sus habilidades, a identificar y gestionar sus emociones, desarrollar su autoestima,  resolver conflictos, toma de decisiones, asertividad… En definitiva, les acompañamos en su proceso para convertirse en adultos equilibrados.


7 ¿Hacéis seguimiento después de un proceso de coaching? ¿Cómo habéis cambiado la vida a la gente? ¿Alguna experiencia significativa que os haya llamado la atención?

El trabajo del coach termina cuando ambas partes están de acuerdo con que el cliente ya ha encontrado lo que buscaba, es decir, ha conseguido su objetivo.

Nos aseguramos que el cliente haya adquirido todos los recursos y que puede recurrir a ellos siempre que los necesite. No sólo para el tema trabajado, sino que puede extrapolarlo a cualquier otra situación.

A medida que se va avanzando en el proceso, las sesiones se van espaciando, para dejar que el coachee pueda poner en práctica todo lo aprendido. Como siempre decimos, el coaching comienza cuando termina la sesión.

Todos los procesos son confidenciales, por lo que no hablaremos de ninguno en especial, lo que si podemos decir es que al finalizarlos la vida de las personas ha cambiado y nos lo hacen saber con numerosas muestras de agradecimiento, mensajes, fotos de logros conseguidos…. 

Todos los procesos son especiales y únicos para nosotras y de todos ellos aprendemos algo, por lo que es difícil quedarnos con uno. 


Si ves que te puede interesar una sesión de coach te ofrecen un descuento del 10%  en los procesos personales mencionando que les habéis conocido a través de este blog. También quieren dar la posibilidad a las madres de formar grupos (mínimo 6 personas) para recibir sus talleres. La persona que lo organice acudirá gratis.  Ellas se encargan de buscar un  espacio adecuado para impartirlos. Los talleres se adaptan a las necesidades del grupo, os dejo un ejemplo de los talleres que tienen actualmente, puedes verlos aquí. ¿Cuál te interesa?, contacta con ellas para organizarlo.


¿Conocías el Coach?, ¿te ha ayudado en tu día a día como madre/padre?
Si te gusta lo que escribo puedes seguirme en Facebook.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...