jueves, 19 de noviembre de 2015

Otitis y antibióticos

La última vez que le tuvimos que dar antibióticos a Víctor casi nos cuesta el divorcio. Así de duro fue, no hubo manera de que se lo tomase. Probamos de todas las formas posibles, hasta escondiéndolo con la comida o bebida, ¡imposible!. Y claro, hacerlo a la fuerza no es lo más agradable, como te puedes suponer, pero es que ni aún a la fuerza conseguimos nada. Cerraba la garganta de tal manera que lo escupía todo sin que le entrase ni una gota. Lloros, gritos, tensión, frustración...

Fuimos desesperados a la pediatra a buscar alguna solución y la única posible era una inyección tan sumamente dolorosa que la doctora se negó a ponérsela. Nos dijo que nos olvidásemos de los antibióticos y le vigilásemos, si al cabo de los días mejoraba sin medicación, perfecto, si no ya veíamos. Por suerte mejoró sin medicación.

Después de esa experiencia nos preguntamos ¿y si la próxima vez no mejora?, ¿va a ser siempre así?.

Pues ahora Víctor está con otitis. Empecé a notarlo el sábado, cuando me pedía que le repitiese las cosas. Víctor tiene un oído muy fino, jamás me ha pedido que le repita nada, así que empecé a sospechar. El lunes por la mañana se quejaba de que le dolía un oído y oía ruidos raros. Miré a mi marido con cara de pánico y pedí cita para el médico.
Imagen sacada de WikiHow
Como lo de ir al médico también es bastante traumático, esta vez le pedí a Miguel que le llevase él. Los peques se comportan distinto con la madre que con el padre, así que tenía esperanzas de que con él se controlase más y se dejase mirar. De todas maneras antes de ir al médico le dijimos lo que le iba a hacer, sólo le iba a mirar los oídos. Incluso le enseñé cómo se los iba a mirar, le cogí la oreja y me acerqué a mirar con bromas, para que cuando llegase el momento lo llevase mejor. No le gustan los médicos, no le gusta que se le acerquen los extraños, no le gusta que invadan su espacio vital, así que lo de que un médico le haga una exploración es bastante complicado.

Pero Víctor nos dio la sorpresa. Fue al médico con su padre y estuvo muy tranquilo, desconfiado al principio, pero tranquilo. Le diagnosticaron otitis y le recetaron antibióticos. En eso también nos sorprendió. No hemos tenido que luchar con él. Le hemos explicado (como siempre) que necesita la medicina para curarse y se la está tomando sin ningún problema. Abre la boca bien grande para tomar la cucharada de antibiótico y luego dice "Ummmmmm, ¡me ha gustado!". Este chico no deja de sorprendernos. ¿Será que se está haciendo mayor?. Yo alucino con él.

¿Cómo lleva tu peque lo de tomarse la medicación?
Si te gusta lo que escribo puedes seguir mis desvaríos en Facebook.

7 comentarios:

  1. Muy buena la publicación. Y sobre todo muy útil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias!, hay que tener mucha paciencia con los peques y explicarles las cosas para quitarles el miedo..Aunque no funciona siempre a la primera, cada niño tiene sus ritmos y un día no hay manera de darles la medicina y otro la aceptan de maravilla. Un beso.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Ay, sí, da penita por una parte (ya no es mi bebé), pero luego te dan sorpresas como esta :)

      Eliminar
  3. Pues qué bien que cambiase de actitud ante el médico. Rosquis es todo un circo llevar a visitarle: No se deja cambiar de ropa, ni tocar, ni explorar, grita y llora como si le estuvieran matando y patalea, además. Hice un post al respecto y todo! Cómo está Víctor de la otitis? Espero que mejore muy pronto! besitos!

    ResponderEliminar
  4. Qué bien! Un hurra por Víctor! La emperatriz ha estado tantas veces mala que se toma lo que la des. Le da igual apiretal, dalsy o antibiótico. Nosotros también le decimos que es la medicina para que se ponga buena y se lo toma.. La batalla perdida es con el suero, eso no hay manera.. Y hasta hace poco con el ventolin..hasta que la semana pasada se lo dejé para q jugase y ahora la gusta jugar con la cámara.. Qué mayores se hacen!!

    ResponderEliminar
  5. Qué bien por Víctor, creo que todo ha contribuido, la preparación que le has dado, el hecho que fuera con el papá y el que esté creciendo... ojalá se recupere pronto del todo, ya de ahí sin otitis quizás te haga lo que a mí mi enano, que no me escucha y le tengo que repetir todo dos, tres y cuatro veces, pero si le digo hasta en susurro "quieres chocolate?" al toque me dice: "¡¿chocolate?!", ay los peques :)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...