sábado, 17 de octubre de 2015

Amigo de lo ajeno

A ver, no me malinterpretes, pero a mi peque le apetece más lo que tienen los demás que lo que tiene él. Me explico, vamos al parque a jugar y yo me bajo con su botella de agua y sus galletas (en casa casi no come, pero cuando estamos fuera me pide siempre), así que está jugando y ve a otro niño comer galletas y ¿qué hace?, pues no me pide las galletas que yo llevo para él, me pide las galletas de ese niño.

Supongo que es una situación bastante común, pero eso no quita que resulte incómoda para mí. Es a mí a quién le pide las galletas del otro niño y yo siempre le contesto que las de el otro niño se las ha comprado su madre para él y que yo le he comprado a él las suyas. Como supondréis mis palabras no tienen efecto y él sigue en sus trece, al final o nos alejamos de ese niño (y de la tentación) o la mamá se apiada de mi hambriento hijo ofreciéndole las galletas del suyo (y ahí es cuando yo me pongo roja como un tomate).
Las galletas más apetecibles son las que comen los demás.
Con los juguetes pasa tres cuartos de lo mismo. Puede llevar con él sus juguetes favoritos, pero si ve a otro niño jugando el juguete del niño le llamará la atención más que los que lleva él, incluso aunque tenga un juguete parecido en casa que esté criando polvo porque nunca le ha hecho caso.

En estos casos mi discurso es distinto. "Cariño, ese niño está jugando con su juguete y tú con el tuyo, si quieres su juguete tendrás que pedírselo y ofrecerle el tuyo a cambio y puede que el niño acepte y te deje su juguete y puede que no quiera y te tendrás que aguantar". Al principio esto nos costó mucho, pero ahora lo entiende a la perfección y me hace caso (casi siempre), ofrece el intercambio, o se espera a que el niño se aburra de su juguete y se lo deje. Por supuesto también sabe que el juguete es del otro niño y que se lo va a tener que devolver cuando se lo pida o se marche a su casa.

Lo que no lleva tan bien es que otros niños cojan sus juguetes sin permiso y ahí intervengo yo. Si el niño es pequeño le explico a Víctor que ese niño todavía no sabe compartir y le intento convencer para que le deje un rato su juguete, pero siempre le dejo decidir y si no quiere compartir no le obligo. Si el niño que ha cogido si juguete es mayor hablo con ese niño y le digo que el juguete es de mi hijo y que no puede cogerlo sin su permiso, que como se lo ha quitado sin pedírselo puede que ahora no quiera dejárselo, pero que igual si se lo pide de buenas maneras más adelante sí que se lo deje un rato.

El otro día estaba en un evento con otras mamás blogueras, todas íbamos con nuestros hijos y una de ellas, más previsora que yo (se nota la experiencia y que es mamá de dos) trajo cuentos y juguetes que muy amablemente fue dejando a otros niños para que estuvieran entretenidos. Gracias a Dácil del Blog de una Madre Desesperada mi hijo estuvo entretenido jugando con unos superhéroes y unos cómics. Antes de irnos me pareció que le dejaba los muñecos a otro niño (alguno le dejó, pero yo pensé que había devuelto todos) y cuando ya estábamos en el metro de vuelta a casa vi a Ironman metido en una de mis bolsas. ¡Horror!.
Ironman se lo pasó tan bien con Víctor que quiso venir con nosotros para jugar un rato más.
Lo primero que hice fue escribir a la mami para que no se volviese loca buscándolo ni lo diese por perdido y luego le expliqué a mi hijo que ese muñeco tenía dueño y lo tendríamos que devolver. Le pareció bien, no es que lo cogiese a escondidas ni nada de eso, simplemente jugando con él lo dejó en una bolsa y nos lo llevamos por despiste.

Ahora hemos adoptado temporalmente a Ironman, le cuidamos y jugamos con él, pero sabiendo que su dueño le echa de menos y que tiene que volver con su familia.

¿Has vivido situaciones parecidas con tu peque?, ¿qué tal lleva lo de compartir?
Si te gusta lo que escribo puedes seguir mis desvaríos en Facebook.

4 comentarios:

  1. Jajaja me parto con tu crónica. Iván sigue diciendo que un niño le ha regalado un Ironman igualto igualito al que tenemos en casa jajaja

    Lo de tu niño es normalísimo, así que no te sofoques. Los míos que ya son mayorcitos hacen los mismo. Sobre todo con las meriendas ajenas. Tanto es así que las mamis llevamos los paquetes enteros y alimentamos a los peques de las demás jajaja Lo nuestros se comen las galletas ajenas también ainsss

    Y con los juguetes igual. Ya tenemos asumidos que llevamos juguetes al parque para los intercambios ;)

    Ironman os echa mucho de menos. En casa a vuelto a su lucha contra los malvados y dice que prefería organizar el tráfico de los trenes :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, eso es que Iván no echó mucho de menos a Ironman, me alegro. En cuanto a lo de compartir... aún me faltan tablas, pero voy tomando nota, llevan comida para varios y juguetes también, jeje. Un besote.

      Eliminar
  2. Es lo más norml del mundo y si a ha aprendido a intercambiar a su edad es un logro importante. Mi hijo que es más mayor siempre se enamora de los que tienen sus amigos, pero quiere que se los compre...Y si no lo de sus hermanas...:-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no siempre sale bien lo del intercambio pero ya lo va asimilando, a veces le apetece más a veces menos, pero ya sabe cómo funciona, jeje. Lo de comprar y el dinero es tema aparte. Aún no nos hemos metido en profundidad en cómo funciona lo de ganar dinero y gastarlo, pero ya sabe que el dinero no es ilimitado y hay cosas que se pueden comprar y cosas que no.
      Cuando se tiene hermanos eso de compartir debe ser más duro, tener la tentación de los juguetes de las hermanas y no poder apartarle, los celillos y esas cosas, no me lo puedo imaginar, qué paciencia se ha de tener!! :D

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...