sábado, 26 de septiembre de 2015

Fomentando el habla en el bebé

Hace tiempo que me lo dice la gente "Pero cuánto habla tu hijo ¡y qué bien habla!, se le entiende todo". Sí mi hijo habla mucho, excepto cuando está algo intimidado por la gente o está con desconocidos. Y es cierto, tiene mucho vocabulario y usa muchas expresiones y a la gente le resulta chocante.

Por supuesto, cada niño es distinto y tiene sus ritmos, pero como tanta gente me pregunta voy a contar lo que, según he ido observando, más le ha ayudado a tener la fluidez que tiene al hablar.

La teta: ya sabéis que hay muchos estudios que dicen que la lactancia ayuda a mejorar el desarrollo de su inteligencia, pero la lactancia no sólo ayuda de esa manera. La forma en la que los bebés agarran el pecho, la fuerza que tienen que hacer para succionar (mucho mayor que con el biberón) y la manera en la que tienen que colocar la mandíbula y la lengua hacen que fortalezcan la musculatura de la boca que luego les ayuda a hablar antes y mejor.

Hablar mucho con él y delante de él: he de reconocer que yo soy poco habladora y es conmigo con quien pasa la mayor parte del tiempo, pero mi marido lo compensa. Aún recuerdo que cuando era muy pequeñito, Víctor se quedaba dormido escuchando las historias que me contaba su padre sobre cómo le había ido su día en el trabajo o las cosas que le preocupaban. Hablamos mucho, con él y entre nosotros, delante de él.

El lenguaje de signos: el lenguaje de signos para bebés lo usamos con Víctor desde que dijo su primera palabra ("mamá"). La gente piensa que si se usa el lenguaje de signos con bebés les retrasará el habla, se equivocan. Con el lenguaje de signos lo que hay que hacer es repetir las palabras muchas veces, no sólo gesticulando, también hablando, con lo que se le habla más al bebé que cuando no se usan los signos. Cuanto más escucha más rápido aprende las palabras.
Signo para la palabra "Hablar" de la app Learn ASL.

El chupete: o mejor dicho el usarlo poco o no usarlo. Cuando son pequeños no les interfiere en el habla, pero conforme van creciendo si tienen el chupete en la boca no hablan o hablan peor (hay niños que hablan con el chupete puesto). Víctor casi no usaba el chupete, cuando fue creciendo ya sólo lo usaba para dormirse en la guardería, y cuando se lanzó a hablar ya nos habíamos deshecho del chupete porque ya no lo usaba ni para dormir. Si tu peque ya habla y sigue usando el chupete le puedes decir que no le entiendes con el chupete puesto, para que se acostumbre a quitárselo para hablar.

Ver pelis (infantiles) con él: ya lo sé, está desaconsejadísimo que los niños vean la tele, dicen que de pequeñitos con la tele (o tablet) no aprenden nada y les hace más mal que bien. En mi opinión no lo veo tan mal si se intercala con otras actividades y, en el caso de mi hijo, yo sí que he visto que aprende con la tele, así que le sigo dejando que la vea. Desde que empezamos a ir al cine, las pelis le encantan. En casa no se las ve enteras, ni tampoco secuencialmente, las adelanta o las retrocede en la tablet según le parece viendo la escena hasta que le apetece (iba a decir hasta que se aburre, pero no se aburre nunca). Pero nosotros vemos la peli con él (o al menos la escuchamos y de tantas veces ya nos la sabemos de memoria). Cuando una escena le llama la atención la comentamos, repetimos palabras o frases que le gustan y siempre, siempre, hay cosas nuevas que va descubriendo en las pelis, aunque las haya visto mil veces. Con lo que su vocabulario crece con cada peli nueva que ve.

Contarle cuentos o leer libros con él: de momento lo de la lectura no le emociona demasiado, aunque también lo hacemos de vez en cuando y hay cuentos que le encantan como el de Zas o el de Cucas (sus libros favoritos hasta el momento).
Cuento de Zas, el elefante.

Corregirle los errores: cuando empiezan a hablar son muy graciosos, dicen palabras con las que te puedes pasar meses hasta que averiguas su significado... y cuando lo haces te partes de risa. Es una fase preciosa de los bebés y da hasta penita cuando empiezan a hablar correctamente y dejan de decir esas palabras tan tiernitas. Aunque me dé pena yo le voy corrigiendo, sin saturarle, claro. No hay que corregirles cada una de las palabras que digan mal, pero sí poco a poco hasta que vayan mejorando. Y nunca corregirles de malas maneras, siempre cariñosa y positivamente.

Hablarle correctamente y con exactitud: evitar palabras como "tete" para chupete, "guau guau" para perro y demás palabras infantilizadas. Hay que hablarles correctamente y ser lo más exactos que podamos. Yo cuando veo un perro digo, "¡Mira, un perro!" y si sé la raza digo "¡Mira, un boxer!", lo entiende perfectamente y si no le enseño vocabulario, ¿cómo lo va a aprender?.

Genética y personalidad propia: por supuesto la genética también influye, igual que la personalidad de los niños; hay niños tímidos, más risueños, muy callados o muy habladores. Víctor es de estos últimos, de los que no callan ni bajo el agua.

¿Tienes algún otro truco para fomentar el habla de tu peque?
Si te gusta lo que escribo puedes seguir mis desvaríos en Facebook.

4 comentarios:

  1. Me gustan mucho tus consejos. Cumplimos casi todos aunque la lengua de signos... No nos ponemos con ella. Aunque sí le hacemos muchos signos naturales. Y la tele o tablet nada de nada por ahora. Coincido totalmente en lo de llamar a las cosas por su nombre. No me gusta nada lo de los "pipis", el "guagua". ¿Para qué enseñarles mal y tener que corregirles luego?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La lengua de signos al principio da muuucha pereza, lo reconozco, pero en cuanto ellos empiezan a hacer los signos que le enseñas te da un subidón y ya no quieres parar de enseñarle, jeje. En cuanto a las pelis, tenía más de dos años cuando empezó a verlas, antes de eso sí que veía algún vídeo en el YouTube, la mayoría en inglés y sobre todo canciones infantiles, pero tampoco animo a la gente a que use tablets con los peques porque tiene su peligro. Hay que usarlas con moderación porque al final el tiempo que pasan con la tablet es tiempo que no están saltando, pintando, descubriendo cosas... Un beso.

      Eliminar
  2. Muy buenos consejos, yo los seguí casi todos, mis hijos hablaron pronto y con fluidez. Lo que no recuerdo es el tema de los signos, aunque es probable que inconscientemente lo hiciera ya que soy muy dada a gesticular!!! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, es una recopilación de lo que he visto que le ha funcionado a Víctor, seguro que hay más truquis y por supuesto cada niño es distinto y tiene sus ritmos, pero la mayoría de las cosas son de sentido común que vamos haciendo todos los papis con los peques. Un besazo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...