lunes, 3 de agosto de 2015

Lactancia materna: lo que tenga que ser, será

Con motivo de la Semana Internacional de la Lactancia (del 1 al 7 de agosto) Madresfera junto con Acción Contra el Hambre (ya habrás visto el banner que tengo a la derecha del blog por si te quieres hacer socio) nos invitan a las blogueras a contar nuestra experiencia con la lactancia materna para apoyar al "Proyecto Kwashiorkor". El objetivo de esta maratón de post es generar diálogo sobre el tema. Si quieres leer más sobre el tema puedes ver el post que lo explica, aquí.

Tengo escritos muchos post sobre lactancia, los puedes ver en ésta página, pero hoy te quiero dar ánimos y contarte que si estás embarazada o conoces a alguien que lo esté no te tienes que agobiar con este tema. Lo que tenga que ser, será.

No hace falta prepararse el pezón para la lactancia, ¡de verdad que no!. No hace falta leer muchos libros, aunque yo recomiendo "Un regalo para toda la vida" del pediatra Carlos González, también puedes encontrar este libro en "Comer, amar y mamar" del mismo autor (tres libros en uno), a mí, personalmente, me encantaron. No hace falta siquiera tener sacaleches en casa, igual se necesita más adelante, cuando se compagine lactancia con trabajo o necesites separarte de tu peque por algún motivo, pero para el inicio ponle al pecho cuando te lo pida y con eso basta.

A mí me marearon mucho en el hospital, que si 10 minutos en cada pecho, que si cada tres horas de reloj, que si me tenía que subir la leche porque llevaba 4 días con calostro y eso no podía ser... de verdad, antes de aconsejar así a las madres primerizas el personal sanitario debería informarse y formarse adecuadamente.

Lo de seguir tu instinto es esencial, eso y la lactancia a demanda: cuando el pequeño quiera, si es a los 5 minutos de mamar, como si es a las 2 horas o a las 4. Lo importante es hacerlo con los primeros signos de hambre (cuando está inquieto, gira la cabeza como buscando teta y se mete la mano en la boca), no cuando ya esté desesperado y desconsolado llorando.

Teniendo claro eso habrá que enfrentarse a los problemas que surjan, si es que surgen problemas, que no tiene por qué: el frenillo corto, las grietas, etc. Todo se puede superar, de verdad, y si ves que sola no puedes acude a tu matrona, o a una consultora de lactancia, o a las reuniones de tu zona de los grupos de lactancia (como La Liga de la Leche). No tengas miedo, no te enfrentes sola a los problemas. Yo he ido a todos estos sitios, por distintos problemas e inseguridades de primeriza y todos me han ayudado.

Si no hay problemas sólo hay que observar que el pequeño se desarrolla con normalidad, está activo, hace pis a menudo y va engordando, aunque sea poco a poco, cada uno tiene su ritmo. Ni caso a las curvas de crecimiento, si hay algún problema ya lo controlará el pediatra. Para que te hagas una idea, Víctor nació con un percentil 80 y en un año ya había bajado al percentil 5 y está más sano que una manzana, activo como el que más y muy feliz. Los pediatras durante unos meses le iban controlando cada poco tiempo, pero no vieron nada raro, sólo que tenía otro ritmo de crecimiento.
Víctor con lorcillas tras 6 meses de lactancia materna exclusiva.
Si, aun con todo, ves que no puedes seguir adelante con la lactancia, no pasa nada, no te agobies. Yo durante la primera semana le estuve dando biberones a Víctor (mandados por el hospital) porque nació muy grande y le tuvieron que ingresar por bajada de glucosa. Pues le di esos complementos de biberón y cuando fui a la primera revisión con la matrona me dijo que se los quitase, que no hacía falta. Con mucho miedo se los quité ¡y tenía razón! no le hacían falta. Pero si ves a tu peque mal, si no te ves con fuerzas para seguir con la lactancia, lo importante es vuestra salud, la tuya y la de tu hijo. Si con los biberones se solucionan los problemas, pues adelante. Al menos lo has intentado.
Imagen sacada de La Liga de la Leche
Te animo a que lo intentes, a que no te agobies y a que sigas tu instinto con la lactancia materna. Yo no sabía cuanto tiempo iba a darle el pecho a mi hijo, me propuse llegar a los dos años y ya llevamos 30 meses, a pesar de todos los problemas que me han ido surgiendo. Una vez superados los dos primeros meses te digo que lo de la lactancia ¡está chupado!.

Acción contra el Hambre pone en marcha una campaña de donativos que tiene como objetivo recaudar fondos para continuar con sus proyectos de promoción de la lactancia tanto en países con altas tasas de desnutrición infantil como en situaciones post-traumáticas después de una catástrofe natural o de un conflicto

Donación de la campaña "Proyecto Kwashiorkor": bit.ly/donalactancia

No hay un mínimo de donación, todas las donaciones cuentan y se destinan a proyectos de lucha contra la desnutrición que incluyen la promoción de la lactancia.

Espero que mi post sirva de ayuda a todas las mamis que quieren dar el pecho a sus peques.
Si te gusta lo que escribo puedes seguir mis desvaríos en Facebook.

4 comentarios:

  1. Un post estupendo. Sin duda en los inicios de mi lactancia hubiera matado por encontrar un post así. Estoy contigo, la lactancia no es una cmaino de rosas los dos priemros meses, pero superados estoas es pan comido. Un besazo guapa ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado. Ojalá pueda a ayudar a muchas mamás quitándoles esa ansiedad y miedos del principio, confieso que también a mí me hubiera gustado leer algo así cuando nació Víctor. Es lo que tiene el ser primeriza. Un beso.

      Eliminar
  2. Comparto la mayor parte de cosas que comentas pero lo de que no es necesario el sacaleches al principio, en mi caso sí que lo fue. Tuve la subida de la leche a los 2 días de dar a luz y mi producción siempre ha sido bastante alta, vamos que mi hija no llegaba a vaciarme el pecho y tenía que ayudarme sí o sí con el sacaleches para evitar la mastitis. De todas formas, creo que el mejor consejo que podemos dar a las futuras mamás es que acudan a grupos de apoyo a la lactancia. Es el único sitio donde saben ayudarte. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo es que tenía (y tengo) muy poca producción y nunca me he llevado bien con los sacaleches. Cuando lo he necesitado me he extraído la leche manualmente. Además cuanto más te extraes más produces, así que hay que tener cuidado con eso. Como ya te digo yo no lo he vivido en mis propias carnes y puede que sea más efectivo en tu caso aliviarse con el sacaleches y hay gente que no se maneja mejor con ellos que manualmente. Los grupos de apoyo son fundamentales. Un abrazo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...