viernes, 17 de julio de 2015

Colecho y batacazo

¡BUUUMM!, no estoy hablando de un batacazo metafórico, estoy hablando de cómo suena la caída de la cama al suelo a las 3 de la mañana cuando se hace colecho.

Nosotros colechamos desde que Víctor nació. Colechar es dormir todos en la misma cama, lo aclaro por si acaso hay dudas.
Durmiendo pegadito a su mamá.
Antes de nacer Víctor, sus abuelitos (mis suegros) nos regalaron una minicuna preciosa para él. Nosotros, ignorantes de lo que iba a pasar, estábamos encantados con ella, hasta que Víctor nació y vimos que era misión imposible que durmiese ahí. Por pura necesidad de descanso, nuestro principalmente, decidimos que Víctor dormiría con nosotros, además eso me facilitaba el tema de la lactancia.

La minicuna al final se convirtió en un lugar para almacenar juguetes y un sitio donde dejar a Víctor momentáneamente cuando tenía, por ejemplo, que ir al baño.

Después de la minicuna llegó la cuna, heredada de sus primitos de Zaragoza. Más de lo mismo, no le dimos uso, porque sólo conseguíamos que Víctor durmiese pegadito a nosotros, principalmente a mí.
Foto de la primera vez que se durmió solito en la cuna (¡con 15 meses y medio!). Todo un hito que no se volvió a repetir.
Ahora le estamos preparando un cuarto propio, donde tiene su cama y tendrá sitio para jugar con sus juguetes. Estamos deseando que lo estrene, ya os contaré... Pero hasta entonces sigue durmiendo con nosotros.

Para dormir tiene su sitio a mi lado, entre la barrera de protección y yo, a mi otro lado duerme mi marido. Pero Víctor se mueve mucho por las noches, y muchas veces se despierta, me trepa y se coloca en medio de la cama, entre su padre y yo.

Miguel lleva unos días con mucha carga de trabajo, llegando a casa a la 1, las 2, las 4 de la mañana y algún día se queda trabajando en la oficina sin dormir. Ayer fue uno de esos días.

Víctor pasó por encima de mí para dormir en mitad de la cama, como no estaba su padre se fue cada vez más hacia su lado, el que no tiene barrerá, hasta que en una de esas vueltas se cayó al suelo dándome un buen susto. No se debió hacer mucho daño porque lloró un poquito, pero le levanté del suelo, le puse en su lado de la cama y se quedó frito al segundo. Eso sí, al día siguiente se acordaba del batacazo, pero por suerte se quedó sólo en un susto.

¿Colechas con tus peques?, ¿os habéis llevado sustos de este tipo?
Si te gusta lo que escribo puedes seguir mis desvaríos en Facebook.

8 comentarios:

  1. A mi 1 vez me pasó algo parecido,pero de bebé,bebé no, a los 18 meses o dos años, pero con 3 niños que han colechado creo que no es un promedio muy alto. Menos mal que se quedó en susto!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El susto es tremendo, aunque luego no sea nada, porque estás dormida, no te lo esperas y oyes el ruido junto con los llantos del peque sin saber qué ha pasado ¡y a oscuras!. Espero que no se vuelva a repetir, porque ¡no veas lo que se envejece con estos sustos! jajaja. Un beso.

      Eliminar
  2. Monstruitpequeño se ha caido más de una y más de dos veces, la última vez hace unos días, suena mucho y parece que ha sido el golpe del siglo, pero yo creo que es más el susto que se dan que el daño que se hacen. Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la cama no es muy alta, no creo que se puedan hacer mucho daño, pero el susto es enorme, para ellos y para nosotras. Habrá que atarles o algo para que no se vuelva a repetir, jajaja. Un beso.

      Eliminar
  3. No sabes como te entiendo... mi hija cada varias semanas se pega alguno de esos... se mueve tantisimo, y yo estoy tan cansada q algunas veces ni me entero, o lo q es peor, confundo cuando me pisa con alguno de nuestros gatos!
    Ella es capaz de saltar por encima de la barrera, o caerse por los pies!!
    Para minimizar caidas movimos la cama de manera q un lado toque la pared, asi solo hay 2 opciones, pasando por encima mio o por los pies, y luego pusimos alfombras muy mullidas, y aún así se ha hecho más de un morado en la mejilla al caer :(
    Aprovecho para preguntarte como llevas el tema de pasarlo a su propia cama. Nosotros le estamos preparando ahora la habitación, hemos decidido ponerle un colchon en el suelo para las caidas y ponerle únicamente cuentos y peluches para q no se me ponga a jugar de madrugada, q es capaz! Y aunque le gusta mucho, dice q quiere dormir en MI cama... no sé como convencerla para q aunque sea algún ratito lo pase en la suya y se vaya acostumbrando. Gracias!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todavía no le hemos pasado a su cuarto, con el jaleo del verano y las vacaciones lo hemos retrasado, a ver ahora si con la vuelta a la guarde y a las rutinas podemos ponernos a ello. De momento la cama la tiene y la vamos usando, pero el cuarto no está en condiciones. No hemos conseguido que duerma solo, Las veces que hemos dormido ha sido conmigo, pero yo le voy diciendo que esa es SU habitación y SU cama y que puede dormir ahí cuando quiera. Ya haré post cuando lo consigamos (si es que lo conseguimos, ji ji). ¡Un abrazo y mucho ánimo!.

      Eliminar
  4. Vikingo se ha caído un par de veces, nosotros lo que hicimos fue colocar la cuna pegada a la cama y quitar una de las barandas, así no ha vuelto a caerse pero cuando dormía entre los dos se daba la vuelta hacia los pies y una de las caídas sí que fue fuerte. Un besazo y ya nos cuentas que tal el paso a su habitación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En nuestra habitación no cabe una cuna, así que tenemos barrera en un lado y en el otro o estamos nosotros o ponemos una almohada. El otro día se me olvidó poner la almohada, Víctor estaba acurrucado contra la barrera y no íbamos a tardar mucho en acostarnos, pero como estaba algo pachucho con tos y mocos se movió mucho y se fue al suelo :(

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...