viernes, 26 de junio de 2015

¡Llega el verano!: pautas para el cuidado y protección de los niños

La semana pasada me invitaron a una charla con Chus Pascual, pediatra del Hospital Nisa Pardo de Aravaca (también tiene un blog) sobre los cuidados y protección de los niños en verano.


No conocía ese hospital y me gustó mucho. Nos enseñaron la UCI de neonatos, donde están los padres con los bebés prematuros. Una sala muy agradable y tranquila, con luz tenue para no molestar a los pequeños, donde prima el piel con piel y no hay restricciones de visitas para los padres (muy importante ya que yo lo sufrí cuando nació Víctor y lo pasé fatal).

También vimos la sala para partos de baja intervención, con bañera para dilatación, ducha en la habitación, pelota para pasar los dolores de las contracciones... puedes poner tu propia música y tener un parto respetado a la vez que controlado y cuidado, ya que está cerca del quirófano por si surgiera alguna complicación.

Sala de partos de baja intervención del Hospital Nisa Pardo de Aravaca
Lo primero de lo que nos habló la pediatra fue de los bebés prematuros. La supervivencia de estos pequeños luchadores ha aumentado mucho en los últimos años y las complicaciones y secuelas han disminuido con los avances en medicina y buenas prácticas de las unidades de neonatología.

La pediatra Chus Pascual hablando sobre el recién nacido prematuro.
Después, junto con Avène, nos dio muchas pautas para cuidar a los peques en verano.

Alimentación de los niños en verano:
- Alimentos ligeros y fríos: frutas, verduras, hortalizas, ensaladas y macedonias, yogures, sopas y cremas frías, zumos, batidos, granizados, helados caseros...
- Comidas más frecuentes y menos copiosas
- Mucha hidratación (principalmente agua)
- Extremar medidas de higiene para evitar intoxicaciones alimentarias
- Refrigerar y cocinar a temperaturas altas.

Cuidados del sol en verano:
- 15 minutos al día cubren la necesidad de vitamina D en los niños.
- Exposición paulatina aumentando gradualmente el tiempo que se está al sol.
- Evitar la exposición prolongada al sol y evitar tomar el sol de 12 a 16h.
- Las quemaduras en la infancia (especialmente en menores de 3 años) predisponen al cáncer de piel.
- Para bebés menores de 6 meses: no exponerles al sol directo ni usar cremas, en espacios abiertos lo mejor es usar sombrillas, toldos, gorros o sombreros con ala, etc.
- Usar ropas de colores claros que cubran la mayor parte del cuerpo mientras se permanezca en áreas soleadas.
- Llevar gafas de sol oscuras con filtro de rayos UV para proteger los ojos y prevenir el desarrollo precoz de cataratas.
- Pieles con mayor riesgo: pieles blancas, pecosas, con lunares raros en gran número, con antecedentes familiares de cáncer de piel, con historia de exposición frecuente al sol en los primeros años de vida.
-Ofrecer abundantes líquidos mientras se tome el sol. Para los bebés hasta los 6 meses es preferible la lactancia materna exclusiva a demanda (así se evita la deshidratación y las intoxicaciones).

Protectores solares:
- Tipos de protección solar: físicos (los más indicados para bebés y pieles sensibles), químicos y orgánicos.
- Mejor si son resistentes al agua.
- No hay que olvidar aplicar en labios, orejas, cuello, dorso de los pies...
- Usarlos también en días nublados y en la sombra (el agua, la nieve, la tierra y el cemento reflejan más los rayos)
- Aplicar correctamente cada 2 horas, con FP mínimo de 30 para los niños. La diferencia de absorción entre un SFP 30 y un SFP 100 es mínima como se puede observar en este gráfico. Ningún protector solar ofrece una protección 100% absoluta. Un SPF 15 aumenta en 15 veces la cantidad necesaria de sol para que se produzca quemadura solar. Un SPF 50 aumenta 50 veces, es decir puede tomar 50 veces más sol sin quemarse que si no emplea el filtro solar.


Los peligros del agua:
- Ahogamientos: no hay que dejar nunca a los niños solos, aunque tengan flotador, un bebé se puede ahogar con pocos centímetros de profundidad.
- Síncope de hidrocución (o corte de digestión): aumenta el riesgo a sufrirlo después de la digestión, el ejercicio físico intenso, las comidas copiosas, el alcohol, una exposición prolongada al sol. Puede provocar una pérdida de conocimiento o una parada cardíaca. Es conveniente entrar poco a poco en el agua para que el cuerpo se adapte de forma progresiva a los cambios de temperatura y salir si se siente mareo, escalofríos, nauseas, visión borrosa o zumbido de oídos.
- Accidentes: al tirarse de los trampolines, al correr cerca de la piscina con suelo mojado (hay peligro de resbalarse)...
- Picaduras: cerca de las piscinas suelen haber muchos insectos. Con niños alérgicos es recomendable disponer de adrenalina.

¿Ya te has preparado para disfrutar del verano?
Si te gusta lo que escribo puedes seguir mis desvaríos en Facebook.

4 comentarios:

  1. Muy interesante. Un abrazo, Mariate.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, es un tema que preocupa a todos los padres, sobre todo el tema de cremas si eres padre reciente sueles estar algo perdido. Un beso.

      Eliminar
  2. Una información muy completa Mª Carmen, muchas gracias. Creo que es super importante de cara al verano cuidar muchos aspectos: la piel, la alimentación, estar siempre hidratados... y a cualquier edad pero sobre todos los peques y la gente mayor. Yo tampoco conocía este hospital. La marca Avene es buenísima, de hecho mi protector solar para la cara es de esta marca. Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He aprendido mucho en esta charla, me ha gustado un montón y quería compartirlo en el blog porque siempre es útil. Tienes razón tanto niños como personas mayores necesitan de hidratación en estos días de tanto calor, ellos no son tan conscientes y somos nosotros los que tenemos que estar encima recordándoselo para que no se deshidraten. Yo también tengo protectores solares de Avène, son un must en mi botiquín de verano. Un beso!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...