sábado, 30 de mayo de 2015

Las vacaciones en familia perfectas (¡y con un bebé!)

Las vacaciones sin hijo eran bastante sencillas, mirábamos en el mapa un país o ciudad que nos apeteciese visitar y con unos días de antelación hacíamos las reservas e íbamos. Visitábamos la ciudad, paseábamos, mirábamos museos, probábamos la comida típica y sobre todo descansábamos e íbamos a nuestro ritmo.

Con la llegada de Víctor todo esto cambió. Cambió por varios motivos, pero el principal eran los viajes. Eso de viajar durante horas, en coche, tren o avión con nuestro terremoto era todo un suplicio, lo pudimos comprobar las pocas veces que nos hemos atrevido a salir con él.

Cuando era más bebé porque no podíamos estar sentados con él en brazos sin que llorase, luego cuando empezó a caminar era imposible estar quietos en el asiento más de 10 minutos, con lo que los viajes en avión los descartamos. Tanto es así que el año pasado después de que se nos cruzaran los cables hacer una reserva para viajar en avión, con hotel y todo, en los últimos días vimos que iba a ser tan traumático (para Víctor, pero sobre todo para nosotros) que al final nos arrepentimos y cancelamos todo.

Este año va a ser distinto. Se puede negociar con Víctor, entiende las cosas y es más comprensivo y aunque sigue siendo un culo inquieto ya no tenemos tanto miedo de viajar con él.

Ahora sí podemos soñar con unas vacaciones ideales en familia. Esas vacaciones en las que todos disfrutamos: Miguel descansando (que ya viaja lo suyo a lo largo del año por trabajo) y Víctor y yo disfrutando de experiencias nuevas. Si nos dan a elegir siempre hemos sido más de ciudad que de playa o montaña, nos gustan las excursiones, programadas o por nuestra cuenta y por supuesto conocer lugares diferentes cada vez... aunque no negaré que algún sitio merece una segunda y tercera visita, ¡nunca hay tiempo para verlo todo!.
Piscina de Artur Martorell
Madresfera y la Fundación Pere Tarrés (creadores de Ningún niño sin colonias) han organizado un concurso donde podemos ganar unas vacaciones este verano en una de las seis casas de colonias que disponen. Así que voy a soñar despierta a ver si nos toca disfrutar de esas vacaciones en familia que tanto nos merecemos todos.

De entre todas las casas disponibles de las Vacaciones en Familia de la Fundación Pere Tarrés la que más me llama la atención es la de Artur Martorell en la Costa Dorada por todas las actividades que ofrece, la playa (¡Víctor no ha estado nunca en la playa!),  la Ciudadela Ibérica, el castillo medieval de Calafell, excursión a la playa natural Muntanyans de Torredembarra, y un montón de actividades del club náutico de Calafell. Una delicia de vacaciones para disfrutar en familia, con piscina, pista deportiva y espacio recreativo infantil. ¿Se le puede pedir más a unas vacaciones?.

Si no funciona el vídeo puedes verlo en este enlace.
¿Cómo son tus vacaciones ideales?, ¿ya las tienes planeadas?.
Si te gusta lo que escribo puedes seguirme en Facebook.

2 comentarios:

  1. Como siempre, completamente de acuerdo en todo... de verdad q nuestros hijos con unos meses de diferencia pero creo q son idénticos!
    Me da tanto pánico coger un avión con ella q llevamos meses posponiendo un viaje a Canarias a ver a la familia de mi marido pq no me atrevo...
    Otra cosa q no has comentado, y no se si también os pasará, q ya de por si es dificil los viajes en coche, pero si no es SU sillita es imposible, no hay fuerza humana capaz de meterla en otra sillita sin riesgo de romperle algún hueso. Y claro, cómo puedo alquilar un coche con una sillita infantil y asegurarme q sea la misma? pq la opción de viajar con la nuestra q pesa casi 30kgs la descarto...
    Nosotros también somos de ciudad, y me gustaría tanto poder ir a Londres con Emma, estoy segura q le encantará, las ardillas de Hide Park, el museo de ciencias naturales, etc etc...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de la silla, hasta hace poco usábamos su maxicosi... que aunque no le hacía nada de gracia, era el suyo y luego se enganchaba cómodamente al carrito y no tenía que llevar el trasto colgando de un brazo, la silla por otro lado, luego las maletas, el bolso, el niño... ya me entiendes. Pero hace meses que le retiramos ese carrito (y ya no cabe en el maxicosi por mucho que le hagamos hacer contorsionismo) así que la cosa está más complicada.

      Con Víctor fuimos a Londres cuando tenía 9 meses y aparte de que no dormimos ni un sólo día por la novedad del sitio (para él) y porque se acatarró... por lo demás bastante bien, eso sí con mochila portabebés, porque el carrito sólo para pasear por la zona donde estás instalada en cuanto te mueves de ahí y vas en metro ya es más complicado (o imposible). Si fuéramos ahora iría en brazos o andando a todas partes. Un beso.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...