domingo, 24 de mayo de 2015

¡El cine con amigos es más divertido!

Parece que nos estamos aficionando al cine con Víctor y es que después del éxito de su primera película me he venido arriba y nos hemos atrevido con una segunda visita al cine.

Teníamos vales de entradas a 4€ que nos dieron con las anteriores entradas de la Fiesta del Cine, pero caducaban enseguida así que me animé a ir, pero esta vez con un amiguito de Víctor; Marco.

La película que elegimos fue la de La Oveja Shaun, no había más opciones en cartelera que pudieran gustar a niños de 2 años. La peli de Home ya no estaba, no me hubiera importado repetir y ya sabéis que a los peques les encanta ver las pelis una y otra y otra vez... y otra vez y otra más, sin cansarse. Creo que es porque les da seguridad saber lo que va a pasar con antelación y si les gustó la primera vez, ¿por qué no les va a gustar verla 20 veces (por decir un número)?.

Víctor casi no conocía estos dibujos, creo que la primera vez que los vio fue el día anterior a ir al cine (él elige qué ve y qué no ve en la tablet, yo no le pongo los dibujos). Pero me pareció ver que le gustaba, estuvo muy atento siguiendo el capítulo, así que me animé a llevarle a ver esa peli.
Víctor y Marco en la entrada de los cines.
La emoción para esta segunda peli era la misma que para la primera, pero ahora Víctor era el "experto" y le podía contar a Marco todo lo que sabía de los cines; era la primera película de Marco.

Rompimos todas las normas: hubo palomitas y refrescos para las mamis y gusanitos para los peques. Mientras Vero, la mamá de Marco, y yo comprábamos el avituallamiento para el cine los peques se entretenían con las máquinas de la entrada (sólo se subieron a la moto, no jugaron partidas, je je).

Compramos sólo dos entradas pero intentamos ponernos cada uno en una butaca (la sala estaba casi vacía). Marco aguantó en su butaca toda la peli, Vero hizo contrapeso en la butaca para que no se plegase, pero a Víctor no le parecía un método muy seguro y prefirió verla en mi regazo.

Víctor probó por primera vez las palomitas. Yo tenía miedo de que se atragantase, pero mientras yo me las comía a puñados a él se las iba dando de una en una y no hubo problemas.

Al final los dos acabaron la peli como unos campeones, aunque Marco tuvo que salir un par de veces (es lo que tiene el no llevar pañal) y Víctor se durmió en la teta los últimos minutos de la película.

Me llamó la atención que en esta peli no había niños, todos los demás de la sala eran adultos y esta vez si que hubo alguna mirada de reproche por lo que habían hablado los peques. Al ser los únicos niños fueron los únicos que hablaron durante la peli. La vez anterior había más niños hablando y nadie se molestó.
Lo importante es que los peques se lo pasaron muy bien y que ya no tengo miedo a volver al cine con Víctor. Es posible que algún día no le apetezca ver la película entera y si pasa eso nos iremos, pero sé que es capaz de aguantar hasta el final y de disfrutar del cine, como disfrutamos sus padres.

¿Vuestros peques también son cinéfilos?
Si te gusta lo que escribo puedes seguir mis desvaríos en Facebook.

2 comentarios:

  1. Ale, la primera experiencia salió tan bien que te has liado la manta a la cabeza!!! jajajaja. Bien hecho. Esta segunda vez ha salido fenomenal y encima de menú palomitas. Estais en racha. En breve ya te va a pedir ir de nuevo. Vete preparando y sacando carnet de socio!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Y con lo caro que es el cine!, pero ya tenemos en mente otra peli que le va a encantar, Inside Out, ha visto el trailer mil veces y se lo sabe de memoria... tendremos que esperar un poco para su estreno. Besos.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...