miércoles, 8 de abril de 2015

¡Achis! Taller sobre Infecciones Respiratorias en la infancia: la bronquiolitis.

Me pareció tan interesante la charla de Alianza Aire que no quería dejar de contaros lo que aprendí sobre la bronquilitis. Si os habéis perdido el post sobre el catarro lo podéis ver aquí.
Escuchando la charla mientras Víctor jugaba con un amiguito.
La bronquiolitis es una infección respiratoria de origen vírico.  Mientras en los adultos sanos y niños mayores de 2 años la bronquiolitis suele cursar como un proceso leve, con los síntomas similares a un catarro (tos, algo de fiebre, congestión y mocos),  en los niños menores de 2 años (lactantes o bebés), y especialmente en determinados grupos de riesgo, la infección puede cursar con más impacto, incluso conllevar la hospitalización.

La bronquiolitis consiste en la obstrucción del aire de los bronquiolos, unas vías respiratorias que son más pequeñas en el caso de los bebés, que se encargan de transportar el oxígeno por los pulmones, desde los bronquios (vías respiratorias más grandes) hasta unas bolsitas en las que se hace el intercambio de oxígeno y dióxido de carbono llamadas alvéolos pulmonares.

Por lo general la bronquiolitis puede durar entre 7 y 32 días, aunque la media de duración suelen ser 15 días.
El virus que más veces está implicado es el VRS (Virus Respiratorio Sincitial):  Suele ser causa de catarro de vías altas en adultos y niños más mayores. No todos los niños que se infectan por VRS desarrollan una bronquiolitis.

¿Cómo se contagia este virus?
• La infección se da sobretodo en los meses fríos del año.
• El VRS se contagia a través de la mucosidad o la saliva de una persona infectada.
Se propaga fácilmente en el entorno familiar, en las guarderías o centros de educación infantil y en las salas de los hospitales o centros sanitarios.
Síntomas y cuándo ir al médico:
La bronquiolitis suele cursar en adultos sanos y en niños mayores de 2 años habitualmente como un catarro, con los siguientes síntomas:
• Tos.
• Mocos.
• Congestión nasal.
• Algo de fiebre.
Supone así a menudo un proceso leve sin mayor importancia y pasa inadvertida.
Esto hace que niños o adultos con bronquiolitis en quienes se manifiesta en ellos como un catarro,  pueden contagiar a niños menores de 2 años, en quienes sí puede tener un mayor impacto, especialmente si pertenecen a los grupos más vulnerables entre los menores de 2 años como los nacidos prematuramente, con cardiopatías congénitas, etc.

Así, la bronquiolitis en los menores de 2 años puede presentar los siguientes síntomas:
• La tos empeora.
• Presenta una respiración agitada, marcándosele las costillas y moviéndosele el abdomen.
• Emite ruidos al respirar (“pitos” al respirar) o hace pausas.
• Presenta color azul en los labios o las uñas espontáneamente o con la tos.
• Rechaza o presenta dificultad para ingerir los alimentos o agua.
• Tiene adormilamiento o tono bajo, decaimiento.
• La fiebre es muy alta.
Ante cualquiera de estos síntomas en un niño menor de 2 años, especialmente si pertenece a un grupo de riesgo como los descritos, hay que acudir al médico.
Grupos de riesgo
• Los más pequeños : menores de 3 meses.
• Los que nacieron prematuramente.
• Los que tienen ciertas enfermedades:
         Cardiopatías congénitas.
         Enfermedades pulmonares (fibrosis quística, displasia broncopulmonar).
         Inmunodeficiencias.
         Enfermedades neuromusculares.
Tratamiento de la bronquiolitis
Lo más importante es ayudar a pasar el proceso
• La mayoría de los casos son leves.
• No hay un tratamiento específico.
• Los antibióticos no son útiles (es una infección vírica).
• Antitérmicos para la fiebre.
• Otros fármacos: poco útiles.
Manejo de la bronquiolitis
Lo más importante es vigilar ciertos signos de aviso
• Mantener una adecuada hidratación.
Hacer lavados nasales con suero o soluciones salinas, con o sin aspirado nasal.
• Si hay fiebre, tratar con las medidas físicas y antitérmicos habituales.
• Ofrecer cantidades más pequeñas y frecuentes de alimentos blandos e insista en la ingesta regular de líquidos para evitar la deshidratación.
• Es importante evitar el humo del tabaco y ambientes cargados de humo. No fumar en casa.
Cómo se puede prevenir:
• El lavado de manos con agua y jabón: Esta práctica debe realizarse de modo frecuente, tras viajar en transporte público, al llegar a  casa, especialmente si se está en contacto con enfermos o personas que muestren síntomas de catarro, gripe, etc., especialmente si hay un bebé en casa o se está en contacto con menores de 2 años.
• Limpiar los juguetes y superficies que puedan estar en contacto con personas (adultos o niños) con síntomas de catarro, gripe, etc. Esto es especialmente importante en centros escolares y guarderías.
• Evitar el humo del tabaco y, aunque no se fume, los ambientes de tabaco.
• Evitar los lugares cerrados, con aglomeración de gente, así como allí donde puede haber enfermos como hospitales, ambulatorios, etc., especialmente en los meses de frío y cuando se va con un niño menor de 2 años. Guarderías y parques infantiles son también un lugar de contagio.
• Fomentar la lactancia materna al menos los 6 primeros meses del bebé.
• Utilizar pañuelos de un solo uso.
• Evitar llevarse la mano a la boca al toser o estornudar y, si se hace, lavarse las manos con agua y jabón.
• La ventilación diaria tanto de casa como de otros espacios donde conviven personas, puede haber enfermos, etc.

¿Han pasado vuestros peques alguna bronquiolitis?, ¿cuál es vuestra experiencia?
Si te gusta lo que escribo puedes seguir mis desvaríos en Facebook.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...