jueves, 26 de marzo de 2015

"Shhhhhh, bajiiiito, mamá"

Lo reconozco, me dejo llevar por las emociones, si estoy hablando de un tema que me molesta voy subiendo el tono de voz cada vez más y sin darme cuenta.

Es un problema que tengo, ya que a veces mi marido se piensa que estoy gritándole o que estoy enfadada con él, cuando en realidad sólo le estoy contando un suceso que me ha alterado o algo que me frustra.

Lo mismo si me emociona algo, si me ha pasado algo interesante y lo cuento parece como si lo volviese a vivir y vuelvo a sentir la excitación del momento y elevo mi tono de voz. 

Pues parece ser que hago lo mismo con mi familia, mis amigos, conocidos... cuando me doy cuenta ya estoy levantando la voz y gesticulando como si estuviera viviendo otra vez la historia que estoy contando.

Resulta que también lo hago con mi hijo, pobrecillo, y sin mala intención, porque como ya he dicho no soy consciente de que ocurre hasta que veo la reacción de los demás. La reacción de mi hijo el otro día me hizo callar de repente y hasta me dio la risa: estaba discutiendo con él (una vez más) sobre algún tema de poca importancia y de repente me mira y me dice "Shhhhhh, bajiiiito, mamá", mientras se llevaba el dedo a la boca para hacerme callar. ¡Y sólo tiene 26 meses!. Me callé, le miré y le dije, "Tienes razón, hijo" y, bajando la voz a un tono más aceptable, seguí discutiendo con él intentando disimular la risa. 
Su padre dice que es un vacilón y algo de razón no le falta, pero a mi me encanta su espontaneidad y sus ocurrencias. Ya me lo ha hecho varias veces y eso me hace darme cuenta de lo alterada que estoy, me ha ayudado a ser consciente y a tranquilizarme, así que agradezco que lo haga y siempre se lo digo para animarle a que siga haciéndolo.

¡Las lecciones que me da mi hijo!.
Si te gusta lo que escribo puedes seguir mis desvaríos en Facebook.

6 comentarios:

  1. A mi madre le pasa lo mismo que a ti y a mi no me gusta nada. La diferencia contigo es que si se lo decimos se enfada y acaba gritando "de verdad"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy consciente de que me pasa y me gustaría cambiarlo y poder controlarme, sé que no es agradable para quien me escucha, pero aún no he conseguido hacerlo. Acepto sugerencias :/

      Eliminar
  2. Jajajajajaja que buenoooooooo, yo gesticulo mucho y me hace muchísima gracia ver que Vikingo imita mis gestos, siempre que le veo gesticular de forma tan exagerada pienso "¿así es cómo me ve la gente? ¡que corte!" Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, son un espejo para lo bueno y para lo malo jeje. Hay que tener cuidado con lo que hacemos o decimos delante de ellos porque se quedan con todo!!!. Un beso!.

      Eliminar
  3. Jajajaja, a mi me pasa eso pero por teléfono, empiezo a gritar más y más hasta que mi marido me mira y soy consciente de lo que estoy gritando, entonces bajo el tono, jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tendremos que hacer algún curso de autocontrol... pero mientras tanto están nuestros peques para ayudarnos ;)

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...