miércoles, 4 de marzo de 2015

"No pasa nada, mami"

No sé de dónde lo ha sacado exactamente, probablemente de oírmelo decir a mí, o lo ha oído en la guardería, o quizá lo ha sacado de Caillou, pero cuando me lo dice me derrito.

El otro día le estaba cambiando el pañal (con cacas) en la habitación y como eso olía bastante, y no a rosas precisamente, me salí a tirar el pañal dejando a mi peque solito sobre la cama. Cuando vuelvo me echo las manos a la cabeza "¡¡Hijo mio!!, ¡¿qué estás haciendo?!" me había dejado sobre la cama un paquete recién abierto de toallitas (¡enterito!) y las estaba sacando una a una, ya había vaciado más de medio paquete ¡¡¡¡y yo no había tardado ni un minuto!!!! (os recuerdo su velocidad supersónica). Normalmente las toallitas las tengo en una caja sobre la cómoda de la habitación y no llega a cogerlas, pero hay veces que con las prisas me las dejo a su alcance y la tentación es demasiado grande para él. Viendo mi cara de horror se acerca a mí, me abraza y me dice "No pasa nada, mami" con voz calmada y esa vocecilla tan tiernita que tiene. Le abracé también, le di un beso y empecé a recoger el estropicio... ¿¿¿¿¿cómo cabían todas esas toallitas en el paquete?????, como pude las guardé para que no se secasen.

Cuando estoy malita y me duele algo, la cabeza, la tripa, lo que sea, y me quejo delante de él... lo mismo, se acerca a mí, me abraza muy fuerte y me dice "No pasa nada, mami" y luego me mira, me da un besito y me vuelve a abrazar. Se me van todos los males.

A veces jugando se emociona mucho y con algún juguete de madera me ha dado un buen golpe (casi siempre en la nariz, tiene una puntería...). Me duela mucho o no yo me quejo, para que se dé cuenta de que tiene que tener cuidado y que puede hacer daño a la gente si golpea con algún objeto. Se acerca a mi despacito, me da un beso y me vuelve a abrazar diciendo "No pasa nada, mami" entonces le señalo donde me ha golpeado y me vuelvo a quejar y él me da ahí otro besito... y hasta me pide perdón, ¡pues claro que le perdono!.
¿Qué hago con este chico?, ¿me lo como a besos?.
Como he dicho antes, no sé de dónde lo ha sacado, cuando él se golpea o se cae, mi primera reacción es poner cara de poker y morderme la lengua para no pegar un grito, sé que le asustaría mucho.

Él casi nunca llora por golpes o caídas. Por muy fuerte que haya sonado el golpe, en seguida se pone de pie y sigue a lo suyo y yo con el corazón en un puño, pero sin mostrárselo, lo primero que hago es describir lo que ha pasado "Vaya, te has resbalado", "Tienes que tener cuidado que si corres es fácil que te caigas"... o algo así, y no le doy más importancia porque veo que él tampoco lo hace.

Cuando le veo llorar por un golpe ya me asusto, ha debido de dolerle realmente mucho, pero sigo con mi cara de poker y con voz serena (la procesión va por dentro) le pregunto "¿Te has hecho daño?", "¿dónde te duele?" y miro la gravedad del asunto y le tranquilizo. 

Jamás se me ocurriría decirle "No pasa nada". Ni con golpes flojos, ni con los fuertes, porque realmente yo no sé lo mucho o poco que le duele y no quiero hacerle ver que no tiene importancia, sino que sea él quien me diga cómo ha sido el golpe que se ha dado.

Igual el "No pasa nada" se lo he dicho alguna vez si se le cae sin querer el vaso de agua, para que vea que no es algo importante, que no me he enfadado y no tiene por qué preocuparse (si lo tira adrede ya es otro cantar). O se lo digo si se le suelta una rueda a un coche suyo, para que no se disguste y vea que es algo que tiene arreglo.

Esa ocurrencia suya del "No pasa nada, mami" es una de las muchas que tiene. Me parto con él, cada día me sorprende con una nueva. 

6 comentarios:

  1. A saber de dónde lo habrá sacado, a estas edades son verdaderas esponjas...es curioso porque a M le pasa algo parecido cuando se cae, casi nunca se queja y cuando lo hace, es porque ha debido de hacerse daño de verdad. Nosotros actuamos igual que tú ante las caídas, intentamos poner cara de póker para que no se asusten pero si vemos que se queja, le ayudamos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que son esponjas, Víctor todo lo que oye lo repite (hay que tener mucho cuidado) y en seguida se queda con la palabra o la expresión. En cuanto a los golpes, una vez estando con una amiga Víctor se dio un buen trompazo y ante el grito de mi amiga se asustó y lloró, pero lo tengo claro, si mi amiga no hubiese chillado mi hijo se habría levantado tan tranquilo.

      Eliminar
  2. Son geniales! La mía ha empezado a decirlo esta semana y también me derrito. Aunque con esa carita y esos obazos que tiene da igual lo que te diga, no? Que te derrites igual! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos ojazos le han salvado muchas veces, jeje, se me pasan los enfados con esa mirada del gatito de Shrek que tan bien sabe poner :P

      Eliminar
  3. jajaja que belleza!!!

    Tengo varios pequeñines que solucionan muchas cosas con el "no pasa nada" y de verdad que es para derretirse!!

    Por otro lado quiero decirte que para mi estás actuando maravillosamente cuando se da algún golpe...menospreciar con el "no pasa nada" no es lo indicado sino, tal como haces tu, conocer si realmente no ha pasado nada antes de juzgar.

    Y en cambio, darle menor importancia a los pequeños "accidentes" como lo del vaso de agua, etc está genial! mi enhorabuena ;)

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no respetamos a nuestros hijos y sus sentimientos ¿cómo van a aprender a respetar a los demás?, yo también veo muy feo que se menosprecie lo que les pasa sólo porque son niños.¡Un beso!.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...