lunes, 9 de febrero de 2015

La mansión de Los Otros

¿Habéis visto la película de Los Otros?, al principio de la peli aparece la madre cerrando meticulosamente cada puerta después de entrar en una habitación, pues igual, igual, aquí, sólo que mi casa no es una mansión, ¡más quisiera yo!.
La Kidman agobiadilla en su mansión.
Yo no me considero una madre superprotectora, ni mucho menos, pero es que es dejar a Víctor solo durante un minuto y la lía, SIEMPRE. Así que no me queda otra que estar pegada a él y no dejar ninguna puerta de la casa abierta.

Este sábado estaba yo descansando en la cama, mi marido estaba en el salón con Víctor y este venía de vez en cuando a dar mal hacerme compañía. Pues en una de esas visitas, yo estaba casi dormida y me pareció oír que cerraba una puerta... medio en sueños quise pensar que era la del dormitorio y que él se había quedado fuera de la habitación.

Al cabo del rato le oigo decir a mi hijo "Mamá, abre la puerta"... bufff, qué pereza, con lo calentita que se está en la cama... bah, ya se cansará e irá al salón con Miguel. Como no le oí más volví a cerrar los ojos.

Pasaron dos minutos y volví a escuchar su vocecilla "Mamá, abre la puerta, por favor", como lo decía despacito y tranquilo pues seguí con los ojos cerrados bajo el edredón nórdico, ¡qué bien se está ahí!. Pero ya estaba mosca porque me extrañaba que siguiera al lado de la puerta y no se hubiera ido ya con su padre.

Otros dos minutos más y otra vez la vocecilla "¿Me abres la puerta, mamá?"... pues me voy a tener que levantar. Me levanto y veo la puerta del dormitorio abierta, ¡qué raro!, ¿no la había cerrado Víctor?, me acerco al salón y le pregunto  a Miguel por Víctor, "Aquí no está". uy uy uyyyy  a ver dónde la está liando ahora.

Primer sitio donde miro, la cocina, ahí está el horno, el lavavajillas, ¡los cuchillos!... ay ¿nos habremos dejado la puerta de la cocina abierta?, el sudor frío que me cae... abro la puerta y no está ahí, ¡menos mal!. Voy mirando puerta por puerta hasta que vuelvo al dormitorio y abro la puerta del baño...
Creo que no me he puesto suficiente vaselina.
"¡¡¡Bribón!!!, ¡ahí estas!" y claro que no gritaba, ni lloraba para que le abriese, porque estaba MUY entretenido. Había cogido la vaselina y se la estaba untando por TODA la cara. Le encanta la vaselina, se la ponemos en la nariz para que no se le irrite cuando le limpiamos los moquetes. Sabe donde está guardada y sabe abrirla, por eso no se la dejamos.
Poniéndose más vaselina.
¿Quién había dejado la puerta del baño abierta?, ¿habrá sido Miguel?, ¿quizá yo?, ¿los espíritus de Los Otros, acaso?. No nos podemos despistar, tenemos que cerrar todas y cada una de las puertas de la casa en cuanto salimos de las habitaciones.
Poniendo vaselina a la mami para que tenga los morritos suaves suaves.
¿Qué costumbres tenéis en vuestras mansiones para que no os la líen? 

20 comentarios:

  1. Jajaja Vaya pillo!!! Menos mal que la vaselina no tiene peligro para él. Que miedo cuando no le encontrabas!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, sí... y mi marido tan pancho en el sofá, ¡hooooombres! :P

      Eliminar
  2. Mi hija ahora que sabe abrir las puertas....el otro día abrió la de la calle! qué susto...así que siguiente paso, cerrar la puerta con llave!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues espero que tarde en llegar a abrir las puertas, porque muchas veces me dice que se quiere ir a la calle y espera en la puerta a que le abra :S

      Eliminar
  3. Jajaja, menos mal que no pilló otra cosa. Nosotros por el momento dejamos algunas puertas cerradas pero el tío se enfada todo si las ve así

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, a saber lo que pilló, abrió y tocó... nosotros le vimos con la vaselina, pero ya llevaba un largo rato en el baño :P

      Eliminar
  4. Jajajaja que pillo!!! menos mal que fue la vaselina y lo hidratadito que quedó después jejejeje. Disfruta ahora que puedes cerrar las puertas dentro de poco no te pedirá ayuda para abrirlas y cerrarlas y cada vez que oigas un pummmm te aterrorizarás todavia un poco más. Por cierto una bronca de mi parte al cuidador que es eso de dejarle hacer visitas a mama cuando duerme muy mal!!!!
    Bssss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja, es que el cuidador es muy confiado, no sufre como sufro yo cuando no le tengo a la vista :D

      Eliminar
  5. Jajaja, qué bueno y qué listo! por favor. Pero que sepas que es temporal que no le llegue y que no sepa abrirlas ... vete preparando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Me estáis asustando!!!. Con lo terremoto que es, menos mal que es bajito y para cuando llegue a las puertas tendrá un poquito más de cabeza para no hacer lo que no debe (¿soy demasiado optimista?,¿inocente?) ainss.

      Eliminar
  6. Jijiji siii debe ser toda una odisea cuando ya empiezan a ser "independientes", mi pequeña aun no anda pero cuando empiece seguro que me acordaré de esta entrada jijijiji

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De repente tienes que andar con mil ojos y preparar la casa para que nada de lo que pueda alcanzar sea peligroso, porque si ven que no llegan se ponen de puntillas!!!. Son más listooooos ;)

      Eliminar
  7. Oh qué susto, pero al menos no lloraba que si hubiese sido así cualquiera entra en pánico. Qué te puedo decir de medidas de protección, que la mejor medida es la atención... sobreprotección no sé, pero trato de no quitarle el ojo a mi peque y si no me queda de otra (como si estoy cocinando y él en otro ambiente) la casa la tengo en silencio para poder escuchar hasta su respiración... solo de esa forma me he evitado hasta ahora tantos accidentes, travesuras las ha habido pero yo he llego en medio de ellas y las hemos terminado juntos jejeje...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, no hay que despistarse, ni fiarse. Cuando vi que no lloraba ya me supuse que era porque estaba aprovechando la situación para hacer lo que los papis no le dejan hacer, jajaja. Muchas veces le he pillado con las manos en la masa y ya sabe él lo que puede y lo que no puede hacer, se le ve la cara de culpabilidad cuando le pillamos haciendo algo que no debe :D

      Eliminar
  8. Jajajajaja que tío!!!! Nosotros en casa lo tenemos chungo, las puertas no cierran muy bien y aunque Vikingo aún no puede abrirlas llama al perro que las va dando con el morro o la cabeza hasta que las abre. Tengo que estar pendiente sobretodo que no entren al estudio de Papidire que hay cosas molonas y peligrosas para ambos. Un abrazote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí tampoco cerraban muy bien las puertas, pero llamamos a un manitas para que nos las arreglara y es realmente fácil de solucionarlo, le daba un par de martillazos y listo!, creo que merece la pena la inversión para evitaros problemas más adelante. Tienes un niño muy listo, usa un cómplice para que le ayude, jajajaja.

      Eliminar
  9. Jajaja! Qué bueno! Me encanta! A mi peque también le encanta la vaselina en los labios y claro, se la pone por toda la carita!
    http://atenciontempranayestimulacion.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros la usamos mucho y claro todo lo que nos ve hacer lo quiere hacer él, así que la empezamos a usar con él para la nariz... ha pasado por tantos catarros que es una manera de que no se le pele por el roce de los pañuelos... y como has podido ver y leer... ¡le encanta!. Besos.

      Eliminar
  10. ¡Pero que gracioso! Lo buenos es que los dos terminaron hidratados de vaselina. Como sabes mi peque ha empezado ya a abrir las puertas... como me dijo Izaya se abre un mundo de aventuras jajjaa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y sobre todo cierra con llave la puerta de la calle!!! :*

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...