martes, 17 de febrero de 2015

El parto de Carmen

En el blog siempre escribo sobre mi experiencia, pero esta vez voy a contaros el parto de una gran mujer, Carmen Fernández, que al leer mi historia del parto me contó la suya y me impresionó.

Como ya os conté en el post sobre la jornada Mujer-Parto-Consciencia, en el momento del parto se produce un estado alterado de la consciencia, en este relato se ve reflejado muy claramente, porque he de decir que conocí a Carmen en persona y es una chica de carácter fuerte, pero pacífica y encantadora. También se habló de los problemas de un parto muy intervenido, problemas que Carmen pudo evitar al acudir con el trabajo de parto muy adelantado.

Este relato lo escribió ella misma y tal cual os lo transcribo aquí.

"Yo estaba de 38+5 y la tarde de antes había ido a la clase de preparación al parto. A la vuelta me sentía muy cansada y para caminar 1 km aproximadamente tarde 1 h y descanse en tres bancos. Al llegar con dolor de cabeza me tumbe (postura habitual durante todo mi embarazo) y dormí hasta la cena. Me acosté inmediatamente después. A las 12 de la noche me levanté a vomitar (vomité durante todo el embarazo casi todo lo que comí).

Y a las 3:28 tuve la primera contracción, pensé que era otro estiramiento de adherencias ya que estoy operada de apendicitis y ya hacia tenido algún otro dolor así al principio. Me entraron ganas de ir al baño y mientras buscaba las zapatillas tuve dos contracciones más. Fui al baño y las contracciones me ayudaron a vaciar todo mi organismo. A todo esto me dolía mucho la cabeza y desperté al padre, que es enfermero, para preguntar sí me podía tomar un paracetamol teniendo contracciones. El dormía mientras me lo tomaba y las contracciones eran cada vez más fuertes y seguidas.

Le desperté para ir al hospital y pensaba que estaba exagerando. Me tomó la tensión, expulse el tapón y me vistió, yo no podía moverme. Solo quería ir al hospital cuanto antes y al intentar calzarme le dije si me tocas un pie te parto los dientes de una patada. Fuimos en coche, le obligué a saltarse los semáforos y le dije otras groserías. La admisión la hice a las 5:15 esparciendo sobre el mostrador todos los papeles de la carpeta del embarazo.

Mientras el fue a aparcar me exploró la ginecóloga de urgencias, estaba de 8 cm. Volvió y preguntó si nos quedábamos, a lo que la matrona le contestó que yo estaba de parto y podía parir donde quisiera, dejando abierta la posibilidad de ir a casa.

De la sala de exploración donde me hicieron el único tacto, me llevaron en silla de ruedas a una sala de dilatación donde me pusieron en una cama (en el cambio silla-cama rompí aguas), me monitorizaron y me cogieron una vía. Protesté por la vía, pero me cayó igual, total para nada pues pedí epidural y ya era demasiado tarde. Entre tanto tenía muchas ganas de empujar y Andrés coronó. Tanto el padre como la matrona me ayudaron a empujar agarrándome de las piernas y haciendo fuerza hacia mi. Rápidamente fui al paritorio donde un poco más tarde nació Andrés, eran las 6:30 y por la ventana estaba viendo salir el sol por encima de los árboles del parque grande.

Me pusieron a Andrés piel con piel antes de cortar el cordón y en una contracción más alumbré la placenta. Pesó 2,600 kg y midió 47 cm. Apgar 10. No me dieron puntos. Y tras esto fuimos los tres a la sala de despertar donde estuvimos solos hora y media."

Un parto maravilloso. Me contó Carmen cómo luego tuvo algún problema con la lactancia, y al igual que mi peque el suyo también tuvo hipoglucemia, por suerte todo eso ya está superado.

"Para mí lo peor vino después. Andrés era muy pequeño y según una matrona rancia tenía que tomar teta cada hora y media. Como no se enganchaba bien le costaba casi una hora y se cansaba mucho. Además me hacia un daño horrible. Cuando se lo conté, me contestó que era mi hijo y mi responsabilidad. Pero era imposible cumplir eso en tales circunstancias (además hay que sumar la peregrinación de visitas, que a mi me sobraban).

Estaba muy cansado y no tenía fuerzas para mamar porque tenía hipoglucemia. Como no pedía, ni se despertaba, nos dieron leche extra para darle con una jeringuilla. Cada tres horas le pinchaban para ver como iba evolucionando el azúcar, pero solo nos separaban los tres minutos de la prueba.

Cuando me subió la leche, me sacaba leche y se le daba con jeringuilla después de la teta para facilitarle el trabajo mientras le subía el azúcar . Las auxiliares nos ayudaron un montón y aunque a veces se contradecían entre ellas, al final una me dijo que no había fórmula mágica, que cada mamá y cada bebé son diferentes y les funcionan cosas distintas. Que ellas dan ideas y posibilidades pero que al final es ensayo-error. Estuvimos en el hospital un día más de lo habitual. Además entre tanto paseo Andrés cogió una bacteria en el ojo. Empezó su vida extra hospitalaria tomando antibiótico."

Muchas gracias, Carmen, por tu historia.
Si te gusta lo que escribo puedes seguirme en Facebook.

10 comentarios:

  1. Uff menudo parto, al parecer estupendo, todo natural 100%. Eso sí, la angustia de después con el peque tuvo que ser horrible. Por suerte todo pasó y fue estupendo. Ella un 10 por aguantar todo como una campeona!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuanto menos intervenido es un parto, mejor resulta. Sí que es una campeona :)

      Eliminar
  2. Que rápido todo y sin intervención médica, genial!!! Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A eso sí que se le puede llamar "una horita corta" :D

      Eliminar
  3. Q rapidez de parto!!!! Yo me.encontré con auxiliares sin ninguna idea
    Y cuándo había una matrona o quien sea que sabía del tema la.pobre iba agobiada de habitación en habitación ayudándonos a todas!! Y se notaba la.que sabia y se preocupaba por el tema!! Yo contenta estoy con este hospital. Espero q este segundo parto no me haga cambiar de idea!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ánimo, que no te queda nada!. Esperemos que vaya genial, además ya no eres primeriza y la experiencia es un grado!

      Eliminar
  4. Bonita historia y muy bien escrita
    Es muy buen hospital, aunque hay historias que lo ponen bien y mal como en todas partes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por desgracia te puedes encontrar de todo hasta en los mejores sitios, pero es bueno saber que hay buenos profesionales ahí :)

      Eliminar
  5. Me alegra leer cosas así. En mi semana 29 todo el mundo se empeña en contarme malas experiencias de partos que yo por supuesto me niego a escuchar, prefiero la felicidad del ignorante para ir lo más tranquila posible, si es que se puede, jajajajajja. Bs

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo veo importante estar informada, es verdad que hay partos que asustan, pero si estás informada puedes detectar y evitar malas praxis. Que vaya muy bien tu embarazo! ;)

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...