miércoles, 14 de enero de 2015

Recuerdo del nacimiento de Víctor

Habéis podido leer la historia de cómo di a luz a Víctor y lo que pasó en el hospital mientras estuvimos ingresados:
Historia de un parto para olvidar (I). El embarazo.
Historia de un parto para olvidar (II). El parto.
Historia de un parto para olvidar (III). Y nació Víctor.
Historia de un parto para olvidar (IV). Pesadilla en el hospital.
Historia de un parto para olvidar (V). El día en el que me dieron el alta.

Yo quería tener un recuerdo de su nacimiento, pero no precisamente ESE recuerdo.

Mi marido se ofreció a contar la historia desde su punto de vista. Él no vivió lo mismo que yo, a él le sacaban de la habitación cada dos por tres. Ni vio ni sufrió el trato que recibí yo, tenía que ausentarse para hacer papeles, para comer, ducharse... en fin, su vivencia fue distinta.

A los pocos meses de haber nacido Víctor le pedí esa historia y me hizo un libro en formato ePUB (formato para leer en dispositivos tipo libro electrónico) con la historia y las fotos que sacó esos días para que lo tuviese para el recuerdo.

Me gustó un montón y se me ocurrió pasarlo a papel, así que aproveché una oferta para hacer un foto-álbum y éste fue el resultado:
Portada del foto-álbum.
Historia con imágenes y fotos.
Primeras fotos de Víctor.
Portada de la revista Time y El País del día que nació Víctor.

Hoy Víctor cumple 2 años, hoy es un día para recordar y este álbum consigue sacarme una sonrisa y unas lagrimillas.
¡Felicidades Víctor!.

4 comentarios:

  1. ¡Muchas felicidades a los dos! Es estupendo que tengas un recuerdo tan bonito que compense un poco la mala experiencia. Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, ahora necesito a los Men In Black para que me borren de la memoria lo que realmente sucedió y poder quedarme con este recuerdo :P

      Eliminar
  2. Anda, de la mala experiencia has sacado muhcas cosas, un niño precioso y un álbum para el recuerdo que te hace vivirlo de otra forma....me encanta el detallazo...mis partos no fueron maravillosos pero los miro a ellos y se me quita todo...aunque ya sabemos que las espinitas a veces se quedan,pero son solo eso, pequeñas espinas...besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Izaya, menos mal que los peques nos compensan el mal rato que pasamos. Lástima de esas espinitas. Un besazo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...