sábado, 31 de enero de 2015

Historia de dos años de lactancia. Superando problemas (Parte I: Un mal inicio de lactancia).

Ya os he contando que mi lactancia empezó con mal pie en el hospital: separación a las pocas horas de nacer, le daban biberones sin mi permiso, visitas a rehabilitación de neonatos con horarios restringidos (cada 3 horas y no me permitían ir por la noche), muy malos consejos sobre lactancia de los profesionales del centro, estrés, agotamiento físico y mental... ¡fatal!.

Cuando conseguí escapar de esa pesadilla y llegar a casa me subió la leche. Yo estaba muy fastidiada por el desgarro que tuve y casi no me podía mover, así que pasaba los días en la cama y ahí le daba el pecho a Víctor.

La primera vez que me vio la matrona tuvo que venir a mi casa porque yo casi no podía dar un paso, ni estar sentada, ni aguantaba de pie, con lo que mucho menos podía ir al centro de salud para que me viese ahí.

Lo primero que me dijo era que por qué le estaba dando biberones a Víctor, le expliqué que era lo que me habían dicho en el hospital y me dijo que ya se los podía quitar, que con mi pecho podía alimentarle tranquilamente y lo único que tenía que hacer era alimentarle a demanda. Me dio tanta confianza que así lo hice, no le volví a dar un biberón más. Cuanto me alegro de que me visitase esta matrona, igual otra no se hubiera arriesgado y yo habría perdido la lactancia.

Le comenté que me dolía mucho el pecho, era un dolor continuo, pinchazos y latigazos, que se acentuaban cada vez que daba el pecho, que en cada toma yo chillaba y hasta lloraba de dolor, estuvo observando cómo mamaba Víctor y me dijo que el agarre era bueno y que yo no tenía grietas, ni él tenía frenillo corto, como acababa de subirme la leche supongo que achacó esos dolores a tener el pecho tan tenso y sensible así que ahí se quedó la cosa.
Principios de lactancia con Víctor.
Pero a mí me seguía doliendo, día tras día, semana tras semana, unos dolores y unos pinchazos que me atravesaban entera y que me hacían ver las estrellas en cada toma. Pasaban los días y no iba a menos.

Yo preguntaba a familiares y amigos y todos me decían lo mismo, que era normal que doliese... pues no sé, a mí no me parece normal, yo no veía a otras madres chillando de dolor en cada toma, pero nada, seré yo una quejica, seguiré esperando a ver si se me pasa. Y no se me pasaba.

Al mes de dar a luz volví a visitar a la matrona en una de estas reuniones post-parto con otras mamás, íbamos contando nuestra experiencia y una mamá dijo que le pasaba lo mismo que a mí y que se apuntó a un estudio que estaban haciendo de la leche materna donde ayudaban a mamás con estos problemas con un tratamiento de probióticos. Yo estaba tan desesperada que me apunté el email de quién llevaba ese estudio, Juan Miguel Rodríguez Gómez y esa misma tarde me puse en contacto con él.

Parte II: Mastitis subaguda.
Parte III: Otros problemas que surgen

¿Tuviste problemas con el inicio de la lactancia?, ¿cómo los solucionaste?
Si te gusta lo que escribo puedes seguirme en Facebook.

8 comentarios:

  1. Fuiste muy valiente de seguir con la lactancia pese a los dolores y dificultades del principio.Enhorabuena!!! A mi Rosquis le daban bibes de 30 y de 60 ml en la Clínica por las noches pq decían que lloraba demasiado. En casa, se los fui suprimiendo con mucha calma y paciencia. No tuve problemas al principio, pero sí sufrimos una súper crisis de Lactancia a los 3 meses, y casi tiro la toalla de las lágrimas que derramé. Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos que le empapuzaban con los biberones para que se callara... pues vaya. Yo estuve buscando ayuda de la liga de la leche, pero no había grupo en mi zona y si quería ir a otros sitios me podía costar más de una hora de viaje de ida y otra de vuelta, así que lo que hice fue buscar información por Internet, también me costaron las crisis de lactancia pero a cada duda iba a Google para que me la resolviera :P

      Eliminar
  2. No se hace larga!! Admiro tu decisión y tu valentía madre mía... Lo que hacemos por nuestros hijos verdad? Deseando leer la segunda parte. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo lo hice por cabezonería y porque estaba convencida de que era lo mejor para mi peque, pero estuve a punto de tirar la toalla muuuuuchas veces. La segunda parte el 3 de Febrero :D

      Eliminar
  3. Nos dejaste con la duda de como siguió!!!! Menos mal que la matrona que vino a tu casa te dio buenos consejos!!! besos y feliz semana!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era una matrona pro-lactancia y menos mal!!!, nos dio muchos consejos en la preparación al parto, pero una cosa es lo que te cuentan y otra muy distinta tu vivencia, al final está claro que se necesita apoyo y mejor si viene de una profesional que entiende del tema. ¡Besos!.

      Eliminar
  4. Nos has dejado con las ganas :) que suerte que tuviste una buena matrona que te aconsejo bien y pese a probar el biberón no te rechazó, nosotros tuvimos una lactancia muy corta y lo pasé muy mal cuando tuve que dejarla de dar el pecho.
    Bsss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque le di biberón durante su primera semana de vida no dejaba de darle el pecho y por suerte nunca tuve problemas con el agarre, eso sí mamaba (y sigue haciéndolo) con mucha ansia, así que siempre me quedaba la duda de si se estaba quedando con hambre. Por eso me ayudó un montón que la matrona me apoyase. Sí que se debe pasar mal, yo aún no sé cuando dejaré de darle el pecho preferiría que fuese decisión de Víctor, si al final es por decisión mía y contra su voluntad lo pasaremos muy mal los dos. Besos.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...