miércoles, 19 de noviembre de 2014

Las primeras chuches de Víctor

Yo no le doy chucherías a Víctor, todavía es un bebé y, bueno, ya sabéis que no son buenas para ellos, ni para los niños, ni para los adultos, demasiado azúcar y no aporta nada bueno al cuerpo (mas que su delicioso sabor).

Así que cuando alguien me ha dado chuches para Víctor o no las he aceptado o directamente me he sacrificado y me las he comido yo, todo sea por el bien de mi peque.

Los abuelos de vez en cuando le compran gusanitos y la verdad es que van muy bien porque está tranquilo y entretenido un buen rato, así que ese truco lo he usado alguna vez pero yo me como más gusanitos que él (otra vez sacrificándome por mi hijo).

El otro día estuve en un evento que tenía una Candy Bar preciosa de Little moments y no me pude resistir, están hechas para pecar y yo soy débil. Me cogí un saquito de chuches y lo llevé a casa.

Saquito de chuches de Little moments
No lo puse a la vista, lo dejé encima de la mesa del despacho, al lado de mi portátil. A esa habitación casi no le dejamos estar a Víctor, pero entra de todas formas.

Desde su altura no se veía el saquito, pero él en cuanto se acerca a una mesa con cosas lo que hace es ponerse de puntillas y echar la mano a ver que pilla. Y lo vio, pequeñito, rosa y bonito... y claro, con lo tozudo tenaz que es, sabía que hasta que no le diese no iba a dejar de insistir. Ainsss, con toda la penica de mi alma le dije que le daría sólo una, abrí la bolsa, saqué una chuche y se la di.

Yo le observaba, pensaba que se la iba a meter en la boca y el azúcar le iba a volver loco. Ya le veía pidiendo chuche tras chuche como un adicto... pero no pasó eso. Lo que pasó es que la cogió y la empezó a amasar, ¡ni siquiera se la llevó a la boca!. Se debió pensar que era una especie de plastilina y la intentaba modelar, y como no lo conseguía la hacía cachitos y luego me pedía más para hacer lo mismo.

Bendita inocencia, yo preocupada por el azúcar y él sólo quería jugar.

¿A qué edad le empezaste a dar chuches a tu peque?
Si te gusta lo que escribo puedes seguir mis desvaríos en Facebook.

30 comentarios:

  1. ohhhh pequeñito... cuán inocentes son los bebes, me encantó tu post.
    Un beso, Karina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me sorprendió un montón, pero damos por hecho cosas y lo que pasa es que aún están descubriendo el mundo :)

      Eliminar
  2. Suele pasar que tan pequeños no les guste mucho el dulce y prefieran los gusanitos, nosotros no hemos probado a darla chuches porque como mastica poco tengo miedo que algún trozo nos de un susto y sinceramente de momento paso, lo que tambien la encantan son los gusanitos que vienen muy bien en un momento dado para distraerles o para convercerla de que se siente en la silla del coche por ejemplo (aunque no lo hago siempre porque sino necesitaría bolsas de 20kg para darselas todos los días) lo que si ha descubierto es el chocolate y como la gusta!!! cada vez que ve algo oscuro dice "mama yo quero tocolate" así que de vez en cuando la damos un poco
    Bssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay el chocolate!, como me ve que yo tomo chocolate, de vez en cuando... pues me pide y yo cojo una porción, la divido en cachitos y se los voy dando conforme me pide, le encanta... y mientras recojo la tableta que he sacado para mí y la guardo para que no la vea y cuando se termina esos trocitos le digo que ya no hay más y se conforma :)

      Eliminar
  3. Bendita inocencia. Yo solo le doy gusanillos muy de vez en cuando, y por supuesto ayudándola a comérselos jajajajaja. Pero el otro día su primo de 4 años le dio fritos, y entre los dos se comieron una bolsa. A María le gusta todo, pero porque es comida en general, le da igual chuchea que guisantes, la cuestión es comer Jajajaja.

    ResponderEliminar
  4. Mi niño mayor nunca le dí chuches , y para cuando las conoció por el cole o demás , ya no las quería , en fin , que no come nada nada de esas cosas . Sin embargo el pequeño , tampoco yo compro esas cosas, las comenzó a probar por los demás del cole y es que le gusta cuanta porquería traen .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si podemos llegar al cole sin chuches como tus peques y con un poco de suerte que no le llamen la atención. Pero es lo que dices, una vez ahí con cada cumple se reparten chuches y ya no hay quien se libre. Gracias por compartir tu experiencia, me has dado ánimos :)

      Eliminar
  5. A Princess la pirra el chocolate y como en Mallorca es tradición regalar un collar de chuces por todos los santos, ahí caimos a cuatro patas: le encantan. Aunque no la dejo que coma excepto en caso muy muy excepcionales. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaajaaja, ayyy esas tradicionessss. Yo lo que temo son los cumples, es lo típico que compran los padres para repartir con el resto de niños... De hecho aún no sé lo que voy a comprar yo cuando toque celebrar su cumple :S

      Eliminar
  6. Bahhh las chuches son un alimento más, o no? O NO??????? jajajajaja
    Tráelas para acá que ya os hacemos el favor y os evitamos tentaciones ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues el próximo viaje te llevo, que en casa tengo bolsas y bolsas de chuches y si me las como todas yo exploto ¿de dónde salen tantas chuches?, ¿cómo llegan a mi casa? o.O

      Eliminar
    2. Como tengo buen corazón yo les daré un hogar y alojamiento personalizado en mis flancos jaaaaaaaaaaaaaaaaaaaajajajaja

      Eliminar
    3. Muchas gracias por ofrecerte a la adopción, igual hago una visita a windcity estas navidades :)

      Eliminar
  7. Jajajaja suele pasar, a veces una les ofrece algo con todo el amor del mundo y ellos prefieren jugar o pasar de eso. Yo soy de las tuyas, las chuches cuanto más tarde mejor, Vikingo ha probado los gusanitos pero porque una vecina se los dio sin previo aviso. Los miró, los aplastó y se los dio al perro. Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es como darles un regalo y que lo que les mole sea la caja, jeje.

      Eliminar
  8. A los mellis no les damos chuches pero le chiflan los dulces (sobretodo los pasteles, y es que salieron a la madre! jaja). De todos modos, pasarán por esa etapa, o acaso nosotros no fuimos niñ@s también?? Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que lo más rico y sabroso es lo menos sano, pero la sal y el azúcar cuanto más se pueda reducir mejor :)

      Eliminar
  9. Jajajajja... me imagino la cara de Víctor pensando: ¡Así que aquí es donde mamá guarda la plasti! Jajajajaj...

    ¡Un muackiles!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y lo entretenido que estuvo intentando amasar los mini trocitos de 'plastilina' que le daba mamá :D

      Eliminar
  10. Yo le doy gusanitos, desde que cumplió el año que mi padre le compro una bolsa es adicta a ellos jajaj
    Hace poco descubrió una piruleta por casa, durante 30 minutos estuvo cansina pidiendo que se la diera, y cuando la consiguió le dio 3 lametazos y la tiró a la basura!
    No tenemos unos niños dulces jajaj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor, mejor, jeje. No sé qué tienen los gusanitos que a todos les encantan :D

      Eliminar
  11. Jajajaja, me ha encantado lo de sacrificarte por tu hijo!!! Yo no soy muy de chuches pero si hay gusanitos sí que me sacrifico, lo que haga falta por ellos!! jajajaja. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo es que por mi hijo MA-TO y si hay que comerse unos gusanitos para que el pobre no se empache, pues con todo mi esfuerzo me los como ;P

      Eliminar
  12. jaja, si es que los niños son muy tiernos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alucinada me dejó, jeje. Sí que son tiernos :)

      Eliminar
  13. Jaja si es que mira que nos sorprenden estos niños. Al mio mayor no le gustan mucho pero al pequeño le chiflan y tengo cada pelea con él porque me las pide. Y es q siempre tengo con tanto cumple.
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenemos que prohibir las chuches en los cumples!!, sólo zanahorias y brócoli!!! jajajaja pero buenooo que luego se nos hacen adictos ;)

      Eliminar
  14. Jajaja, qué buena su reacción. Y tú cómo te sacrificas jajaja. Nosotros aún no le damos nada de nada de nada. Pero se nos va a acabar el chollo si queremos seguir así porque claro, el quiere comer lo que ve. Por ahora nos hemos librado pero voy a tener que decir adiós a las meriendas "guarras" jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué hacemos las madres sino sacrificarnos por el bienestar de nuestros hijos? ;)
      Lo de las chuches por mucho que las evites en casa al final siempre llegan a sus manos, porque son el recurso fácil de los cumpleaños, si no es en la guardería en el colegio, así que no les podemos tener eternamente en una burbuja o confiar en su inocencia porque al final espabilan :D

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...