domingo, 28 de septiembre de 2014

Poniendo límites a mi bebé

A raíz de un comentario que me hicieron sobre que mi bebé de alta demanda lo que necesitaba era que le pusiera límites para que no me tomase el pelo, le he estado dando vueltas y la verdad es que sí le pongo límites. ¡Vaya si se los pongo!, si no lo hiciera estaríamos en urgencias día sí y día también.

Le pongo límites cuando no le dejo que mueva la pantalla plana de la tele para que no se la tire encima, le pongo límites al no parar el coche en medio de la autopista para darle teta, le pongo límites al no dejarle saltar en el sofá para que no se caiga y se dé contra el canto de la mesita, al agarrarle de la mano y no permitir que se suelte cuando paseamos al lado de la carretera, cuando se lanza a morderme, en el parque cuando se acerca a los columpios cuando otro niño está jugando...


Si me paro a pensar todos los días tiene que estar obedeciendo los límites que le pongo. ¿A qué se refería entonces esta persona?, ¿acaso un bebé no está aprendiendo lo que hay en el mundo y no le apetece explorarlo todo?, ¿le vamos a tener que negar todo lo que nos pida porque "aquí se hace lo que yo digo porque soy tu madre y no me discutas"?, ¿eso es lo que deseamos? ¿un bebé obediente y sumiso? (¿se puede conseguir eso?) en todo caso será un bebé frustrado, un bebé al que no se le permite aprender, porque eso es lo que hacen los bebés, no nos desafían por imponerse a nosotros, lo hacen para APRENDER.

¿Dónde no le pongo límites? si quiere que le coja en brazos, si no le apetece comer más, si no quiere ir a dormir y quiere jugar un ratito más... ¿entonces qué hago?, pues hablo con él, es pequeño y aún es difícil que entienda los motivos por los que le pedimos ciertas cosas, pero se le puede tratar de convencer, o se le cambia de tema, se le puede distraer cuando empieza con una rabieta haciéndole preguntas, poniendo música, enseñándole su juguete favorito, haciéndole cosquillas... A veces lo consigo y otras veces desisto y le dejo que siga con lo que estaba un ratito más. 

Hasta que comprenda bien los motivos de nuestras "imposiciones" hay miles de maneras para reconducirles sin llegar a los gritos, sin necesidad de que tengan que llorar cada vez que no les guste lo que les pides, sólo tenemos que aprender a conocer a nuestro bebé y saber cómo llevarle. No es fácil y no se consigue siempre pero si lo probáis veréis que cada día cuesta menos.

Cada madre y cada padre saben cómo han de cuidar a su pequeño, donde han de poner o no los límites, donde empiezan los deseos de los padres y donde acaban los de los niños. No merece la pena estar todo el día de malas, con gritos y enfados, a veces somos nosotros los que tenemos que ceder y no pasa nada.

Y vosotras, ¿les ponéis límites a vuestros pequeños?, ¿cuales son los trucos que usáis para os hagan caso?
Si te gusta lo que escribo puedes seguir mis desvaríos en Facebook.

10 comentarios:

  1. Pues más o menos los mismos que le pones tu ;-). A mi siempre me han dicho que no era una mamá primeriza al uso, porque siempre he dejado la cuerda muy suelta. Como bebé la dejé explorar todo lo que quiso, mi marido (y otra gente anónima) se ponían de los nervios.."de va a care" "se va a hacer daño"... lo que no entendían es que no era despreocupación, sino riesgos calculados y yo siempre estaba a 1 segundo para recogerla y animarla cuando alguno de sus descubrimientos no iban del todo bien. Eso sí, quizás por esa libertad, también ha entendido que cuando mamá ( o papá) dicen que No es por alguna razón de peso y eso lo ha hecho todo más fácil. Claro que en algún momento nos ha "probado" y estirado esos límites pero es en el momento de rabieta cuando hay que empezar a educarles en el No se puede tener todo cuando y como quieres.

    La verdad es que es un tema muy delicado y personal de cada uno pero lo más importante...KEEP CALM ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La gente se ponía nerviosa cuando con 12 meses (y hasta ahora) Víctor se acercaba a las puertas para cerrarlas, me miraban escandalizados de cómo se lo permitía... Pues como tú dices estando cerca, por si acaso, pero aprendió a cerrarlas despacito y apartando los dedos para no pillárselos y lo aprendió él solito. Si les controlamos y les limitamos en exceso no aprenden. Los bebés necesitan explorar.

      Eliminar
  2. AH! y en besos, brazos y abrazos.....Límite el infinito y más allá jejeje, que me parece una tontería porque no determina en ningún caso su grado de independencia y sociabilización (que le pregunten a la mía)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y no te olvides de las cosquillas, jiji, al menos a mi peque le encantan :)

      Eliminar
  3. Yo estoy contigo hay que poner ciertos límites porque sino con niños como los nuestros estaríamos todo el día diciendo que no y de rabieta en rabieta porque son demasiado curiosos y exploradores. Yo tampoco la niego brazos si lo pide es por algo. Tu sigue como hasta ahora es muy fácil juzgar viendoles unas horas o incluso con 5 minutos ya hay gente que "sabe" como les educamos o es que ¿tienen poderes y saben como les educamos en casa?
    Besazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A la gente le gusta hablar sin saber y meterse donde no les llaman :P
      Pero a palabras necias oídos sordos. Claro que ponemos límites, no criamos a salvajes, criamos a bebés en un mundo lleno de peligros, pero los límites los decidimos nosotras, que para eso somos sus madres y sabemos lo que necesitan nuestros peques ;)

      Eliminar
  4. Me parece muy bien todo lo que dices, de hecho creo que cada madre como bien dices, es la que mejor conoce a sus hijos para poner los límites donde cree que debe ponerlos. La dueña de la guardería de mi hija, es psicóloga infantil, y siempre dice "haz lo que quieras asumiendo las consecuencias que pueda tener" y tiene razón! nosotras decidimos lo que está bien o no, pero tenemos que pensar qué consecuencias tendrá y asumirlas. Me encanta tu blog!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué buena frase y cuanta razón tiene. Mucha gente toma decisiones y luego no se responsabilizan de las consecuencias, me daría para escribir otro post y puede que lo haga, jiji. ¡Muchas gracias por tu apoyo!.

      Eliminar
  5. Muy bueno este post!
    Justamente lo más difícil de conseguir es el equilibrio...el saber cuándo si y cuándo no...qué cosas restringir y cuales no, y me atrevo a decir que nos pasamos la vida jugando a buscar ese equilibrio! y eso está bien :)
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Claro! Y conforme van creciendo y se puede razonar más con ellos se pueden ir modificando los límites y dejar a los peques parte de responsabilidad, que sean capaces de ver las consecuencias de lo que hacen para que puedan decidir sin depender constantemente de los mayores. ¡Un abrazo!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...